Jen­ni­fer Stef­fens e Iris De la Os­sa

Ac­tri­ces

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FOTOS Or­lan­do Ama­dor AGRA­DE­CI­MIEN­TOS Ca­nal Telecaribe

La di­fe­ren­cia de edad entre la ba­rran­qui­lle­ra Jen­ni­fer Stef­fens y la sin­ce­le­ja­na Iris De la Os­sa no ale­ja el he­cho de que las dos ten­gan mu­chos as­pec­tos en co­mún. Es­te par de mu­je­res, con sa­bor ca­ri­be­ño, tu­vie­ron la di­fí­cil ta­rea de per­so­ni­fi­car a la eter­na no­via de Ba­rran­qui­lla en la se­rie del ca­nal Telecaribe, ti­tu­la­da La in­ven­ci­ble Est­her­ci­ta.

De Stef­fens el pú­bli­co co­no­ce de su tra­yec­to­ria. Des­de que su­po que lo su­yo era la ac­tua­ción no ha pa­ra­do de in­ter­pre­tar di­ver­sos pa­pe­les. De la Os­sa, por su par­te, es un ros­tro nue­vo, de 27 años, que pe­se ha­ber cur­sa­do cin­co se­mes­tres de De­re­cho y ha­ber cul­mi­na­do aca­dé­mi­ca­men­te la ca­rre­ra de Fi­lo­so­fía, en­con­tró su nor­te en las ar­tes es­cé­ni­cas.

“Yo he si­do ac­triz toda mi vi­da, creo que des­de el vien­tre de mi ma­má (...) me fui en­ca­mi­nan­do por la ac­tua­ción sin sa­ber­lo, pues re­cuer­do que mis ttt

ttt jue­gos de pe­que­ña te­nían que ver con la es­cri­tu­ra, la pues­ta en es­ce­na, la pin­tu­ra y el di­bu­jo (...) lo­gré ser ac­triz del Tea­tro Li­bre de Bo­go­tá y hoy día lle­vo mu­chos años en la te­le­vi­sión y en el tea­tro. Tam­bién he he­cho ci­ne y he es­ta­do de­trás de las cá­ma­ras”, ma­ni­fies­ta Jen­ni­fer.

Aña­de que la ac­tua­ción es un ar­te que cuen­ta his­to­rias de otras la­ti­tu­des y cul­tu­ras, a tra­vés de guio­nes que acer­can a las per­so­nas a la reali­dad de otros mun­dos y de lu­ga­res le­ja­nos. Con­si­de­ra que el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla —por su na­tu­ra­le­za tea­tral y ar­tís­ti­ca— fue el pre­cur­sor de que un día cual­quie­ra se ani­ma­ra a es­cri­bir su his­to­ria en la ac­tua­ción.

Iris, que hoy día de­bu­ta con un pa­pel protagónic­o en la pro­duc­ción de Est­her­ci­ta, ase­gu­ra que tu­vo su pri­mer en­cuen­tro con las ar­tes es­cé­ni­cas en una es­cue­la de ac­tua­ción. Al su­mer­gir­se en es­te mun­do se en­con­tró a sí mis­ma y en­ten­dió que era allí don­de siem­pre ha per­te­ne­ci­do.

“Des­de que ten­go uso de ra­zón he com­pues­to can­cio­nes de for­ma em­pí­ri­ca y he par­ti­ci­pa­do en rei­na­dos, con­cur­sos de bai­le, Fac­tor XS y tea­tro es­co­lar, así que lo ar­tís­ti­co siem­pre ha es­ta­do. En­con­trar­me con la ac­tua­ción me ha lle­va­do a des­cu­brir que de­fi­ni­ti­va­men­te es lo mío (...) so­bre el pa­pel de Est­her­ci­ta, me en­te­ré del cas­ting jus­to cuan­do lle­ga­ba a Ba­rran­qui­lla a rea­li­zar el pa­pe­leo pa­ra mi gra­dua­ción en Fi­lo­so­fía, pe­ro hi­ce un stop pa­ra de­di­car­me a la au­di­ción. Lue­go re­ci­bí la gran no­ti­cia y em­pe­cé con las gra­ba­cio­nes”.

In­ves­tir­se co­mo Est­her Fo­re­ro en una se­rie, en la eta­pa de la adul­tez has­ta la an­cia­ni­dad, tu­vo una sig­ni­fi­ca­ción muy es­pe­cial pa­ra Jen­ni­fer. Fue —en sus pa­la­bras— un re­ga­lo de la vi­da, que des­de el mo­men­to en que es­cu­chó la pro­pues­ta en bo­ca de Mau­ri­cio Mar­tí­nez y del di­rec­tor Yul­dor Gu­tié­rrez no du­dó en de­cir “sí”.

“Siem­pre mos­tré mi ado­ra­ción por el pro­yec­to por­que mues­tra la vi­da de Est­her y to­do lo que la nu­trió co­mo poe­ti­sa. In­ter­pre­tar­la fue pa­ra mí el me­jor ob­se­quio que me pu­die­ran dar co­mo ba­rran­qui­lle­ra, co­mo mu­jer y co­mo ar­tis­ta. La ad­mi­ro por­que tu­vo la gran ca­pa­ci­dad de hi­lar le­tras con sen­ti­do amo­ro­so, de­mos­tran­do su ge­ne­ro­si­dad con su gen­te y el pue­blo ba­rran­qui­lle­ro (...) toda la vi­da la he que­ri­do y en mi lis­ta de can­cio­nes re­po­san al­gu­nas de sus le­tras. Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla, por ejem­plo, siem­pre me ha acom­pa­ña­do por­que me fui de mi ciu­dad pa­ra for­jar mi ca­rre­ra ac­to­ral. Creo que siem­pre ha si­do mi himno de la nos­tal­gia, de la vi­ven­cia y del ho­gar”.

Iris re­co­no­ce que re­pre­sen­tar a la can­tan­te y a la com­po­si­to­ra en la ju­ven­tud has­ta la adul­tez fue su me­jor desafío. Di­ce que no fue sen­ci­llo amol­dar­se a la época, al lé­xi­co que em­plea­ban en aquel mo­men­to y a las pa­la­bras que pre­va­le­cían en sus con­ver­sa­cio­nes. Cons­truir su per­so­na­je hi­zo que se pu­sie­ra a la ta­rea de ob­ser­var ca­da una de las entrevista­s au­dio­vi­sua­les que al­gu­na vez la ba­rran­qui­lle­ra Est­her ofre­ció.

Jen­ni­fer se de­di­có a exa­mi­nar ca­da una de las ac­tua­cio­nes de Est­her en los es­ce­na­rios y a es­cu­char los re­la­tos de las per­so­nas que es­tu­vie­ron por mu­chos años a su la­do. La su­ma­to­ria de lo an­te­rior la lle­vó a des­cu­brir la ver­dad de su vi­da pri­va­da y emo­cio­nal. Iris ma­ni­fies­ta que en su pro­ce­so de cons­truc­ción de per­so­na­je en­con­tró a una Est­her­ci­ta en­tu­sias­ta, aven­ta­ja­da, em­po­de­ra­da, con mu­cho ca­rác­ter. Jen­ni­fer, a su vez, des­cu­brió a la mu­jer y a la ar­tis­ta. De ella ad­mi­ró su fuer­za in­te­rior, su em­pe­ño pa­ra ha­cer reali­dad sus sue­ños y su pu­jan­za pa­ra rom­per pa­ra­dig­mas.

“En co­mún te­ne­mos mu­chas co­sas, so­bre to­do el gus­to por el yo­ga y el amor por Ba­rran­qui­lla, por las co­sas que a sim­ple vis­ta son ni­mias, pe­ro que en reali­dad son gran­dio­sas. Siem­pre he di­cho que ella dis­fru­tó de­ba­jo de un pa­lo de ma­ta­rra­tón y yo, en cam­bio, de­ba­jo de un pa­lo de man­go”, cuen­ta entre ri­sas Jen­ni­fer.

Con el pa­pel de Est­her­ci­ta la sin­ce­le­ja­na Iris so­lo sa­be una co­sa. Y es que ini­ció su ca­rre­ra ac­to­ral con bro­che de oro, un re­cuer­do que ate­so­ra­rá en lo más pro­fun­do de su co­ra­zón. Ser Est­her fue —pa­ra ella— co­mo ubi­car­se fren­te a un espejo y ver en su re­fle­jo a una ar­tis­ta, una com­po­si­to­ra, una lo­cu­to­ra y una mu­jer ale­gre.

Lue­go del de­ber cum­pli­do en las gra­ba­cio­nes, Stef­fens ase­gu­ra que se ha de­di­ca­do a li­de­rar ta­lle­res iti­ne­ran­tes de ac­tua­ción, lla­ma­dos Se­mi­lle­ro Ca­ri­be soy. Asi­mis­mo se en­cuen­tra tra­ba­jan­do tan­to en la rea­li­za­ción del guion de una película co­mo en un pro­yec­to en gé­ne­ro do­cu­men­tal, que in­vo­lu­cra el me­dio am­bien­te y el tró­pi­co Ca­ri­be.

Dis­fru­ta es­cu­char mú­si­ca, vi­si­tar la pla­ya, ir a ci­ne, leer y me­di­tar. Ama la co­mi­da de mar y el arroz de fi­deo, la pos­ta de car­ne, el arroz de co­co, la bo­ro­nía y la car­ne des­me­cha­da. Iris en­cuen­tra re­go­ci­jo al com­par­tir con su fa­mi­lia. Se con­si­de­ra una mu­jer no­ve­le­ra y me­ló­ma­na em­pe­der­ni­da. Den­tro de sus pro­yec­tos es­tá es­tu­diar mú­si­ca y me­jo­rar su téc­ni­ca vo­cal, pe­ro tam­bién cam­biar su rum­bo y alis­tar ma­le­tas pa­ra lle­gar a Bo­go­tá en bus­ca de nue­vos pro­yec­tos. GC

DE JEN­NI­FER STEF­FENS

“Con Est­her ten­go en co­mún el amor por Ba­rran­qui­lla, por las co­sas que a sim­ple vis­ta son ni­mias, pe­ro que en reali­dad son gran­dio­sas”.

DE IRIS DE LA OS­SA

“Al es­tu­diar el per­so­na­je en­con­tré a una Est­her­ci­ta en­tu­sias­ta, aven­ta­ja­da, em­po­de­ra­da, con mu­cho ca­rác­ter”.

Jen­ni­fer Stef­fens e Iris De la Os­sa po­san en el in­te­rior de una de las ca­sas, ubi­ca­da en Ba­rrio Aba­jo, que to­ma­ron co­mo lo­ca­ción pa­ra las gra­ba­cio­nes de la se­rie.

Las ac­tri­ces ase­gu­ran que dis­fru­tan ta­ra­rear los éxi­tos de Est­her­ci­ta Fo­re­ro so­bre to­do ‘La lu­na de Ba­rran­qui­lla’ y ‘Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.