Per­do­nar es vi­vir co­mo ga­na­do­res

Gente Caribe - - Índice - www.Is­mae­lCa­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mae­lca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la POR Is­mael Ca­la

“La paz no es po­si­ble sin el per­dón”, afir­man va­rias ins­ti­tu­cio­nes de Fin­lan­dia que han pe­di­do la apro­ba­ción de un nue­vo emo­ji de­no­mi­na­do “Te per­dono”. Los emo­jis son sím­bo­los de la cul­tu­ra di­gi­tal con­tem­po­rá­nea. Cuen­tan con ad­mi­ra­do­res y de­trac­to­res, pe­ro “vi­ven” en los te­lé­fo­nos de millones de per­so­nas, que los usan en sus con­ver­sa­cio­nes ha­bi­tua­les.

Has­ta aho­ra, se­gún los pro­mo­to­res de la cam­pa­ña, no exis­te un emo­ji pa­ra per­do­nar. Y va­le la pe­na to­mar­se el te­ma en se­rio, más allá de la re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca o ver­bal que use­mos en in­ter­net.

Ha­ce un par de años, me con­mo­vió el ca­so de la ar­gen­ti­na Ce­les­te Díaz, que su­frió un ac­ci­den­te, per­dió una pier­na y aho­ra ca­mi­na con una pró­te­sis. Ella tu­vo el va­lor de per­do­nar al cho­fer que cau­só su tra­ge­dia. Y, en de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa, emo­cio­na­da, di­jo sen­tir “una paz enor­me” al es­cu­char la dis­cul­pa sin­ce­ra del res­pon­sa­ble. Aquí no so­lo hay vo­ca­ción de en­ten­di­mien­to, sino tam­bién un “no” ro­tun­do al vic­ti­mis­mo.

Es­ta mis­ma se­ma­na, el pa­pa Fran­cis­co ins­tó a los ca­tó­li­cos a des­te­rrar el cul­to al la­men­to y en­tre­gar­se al amor y al per­dón. Es evi­den­te que su re­cla­mo es vá­li­do pa­ra to­dos los se­res hu­ma­nos, in­clu­yen­do a los ateos. “Dios sa­be que el mal so­lo se pue­de ven­cer con el bien. Nos sal­vó así: no con la es­pa­da, sino con la cruz. Amar y per­do­nar es vi­vir co­mo ga­na­do­res”, di­jo el Pa­pa en una mi­sa en Ita­lia.

¡Hay mu­cho que es­cri­bir y ha­cer so­bre el per­dón! De he­cho, el pró­xi­mo 9 de mar­zo, lle­va­re­mos el de­ba­te a una pri­sión de Cos­ta Ri­ca, por se­gun­da vez, co­mo par­te de un pro­gra­ma pa­ra dis­mi­nuir la vio­len­cia. Tam­bién he­mos di­se­ña­do el cur­so on­li­ne “Per­do­nar, el ca­mino a la li­ber­tad”, pa­ra sis­te­ma­ti­zar to­do el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co al res­pec­to.

En re­su­men, pa­ra apren­der a per­do­nar ne­ce­si­ta­mos: iden­ti­fi­car a la per­so­na o si­tua­ción, y qui­zás no em­pe­zar por la más pro­ble­má­ti­ca; acep­tar nues­tros sen­ti­mien­tos de for­ma de­ta­lla­da y neu­tral, a tra­vés de un dia­rio; y li­be­rar­nos y em­pe­zar a per­do­nar, a par­tir de un aná­li­sis com­pa­si­vo so­bre las cau­sas emo­cio­na­les que ori­gi­na­ron el pro­ble­ma.

Nel­son Man­de­la, icono por ex­ce­len­cia de la lu­cha y el su­fri­mien­to per­so­nal por la paz y la jus­ti­cia, afir­ma­ba: “El per­dón li­be­ra el al­ma, eli­mi­na el miedo. Por eso es una he­rra­mien­ta tan po­de­ro­sa”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.