Ser más es­pi­ri­tua­les

Gente Caribe - - Índice - POR Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

Ser es­pi­ri­tual es fun­da­men­tal pa­ra ser fe­liz. En­tien­do la es­pi­ri­tua­li­dad co­mo tras­cen­den­cia, co­mo la ca­pa­ci­dad de ir más allá de lo ma­te­rial, de lo in­me­dia­to, de lo eco­nó­mi­co y de lo útil, pa­ra en­con­trar esas reali­da­des que nos ge­ne­ran va­lor real en nues­tra vi­da y que no tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas an­te­rio­res. Es­toy se­gu­ro que una sa­na ex­pe­rien­cia es­pi­ri­tual nos po­si­bi­li­ta la fe­li­ci­dad. Por eso creo que es ne­ce­sa­rio tra­ba­jar en desa­rro­llar ca­da vez más es­ta ha­bi­li­dad. Hoy quie­ro pro­po­ner­te al­gu­nas cla­ves pa­ra desa­rro­llar tu ca­pa­ci­dad es­pi­ri­tual:

SER AGRA­DE­CI­DO. No mereces to­do, no to­do te lo ga­nas. Ne­ce­si­tas en­ten­der que mu­chas de las co­sas que re­ci­bes son pro­duc­to de la li­bre de­ci­sión de los de­más pa­ra con­ti­go. Por ello, creo que pa­ra ser fe­liz tie­nes que dar gra­cias por to­do lo que eres, tie­nes y pue­des. Vi­vir agra­de­ci­do te ha­ce com­pren­der el va­lor de ca­da reali­dad y de ca­da per­so­na con la que te re­la­cio­nas. Dar gra­cias a la vi­da, y a Dios to­dos los días, es muy ne­ce­sa­rio.

VI­VIR DES­DE EL AMOR Y LA LI­BER­TAD. Es­tos dos va­lo­res ayu­dan a te­ner más y me­jo­res re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Amar le da sen­ti­do a to­das las ac­cio­nes que rea­li­zas. Tam­bién, es ne­ce­sa­rio que res­pe­tes la ca­pa­ci­dad de de­ci­dir de los otros, y en­tien­das que ellos tie­nen de­re­cho a ha­cer lo que des­de sus ca­pa­ci­da­des, de­ci­dan. Nin­gu­na prác­ti­ca que nie­gue el amor o es­cla­vi­ce, es ver­da­de­ra­men­te es­pi­ri­tual.

NO EXA­GE­RAR LA CUL­PA. Es ne­ce­sa­rio en­ten­der el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nes en to­do lo que te su­ce­de, pe­ro no pue­des vi­vir cul­pán­do­te de to­fren­te do y ha­cien­do que la vi­da se vuel­va un ca­mi­nar por el va­lle de lá­gri­mas de la tor­tu­ra. A ma­yor cul­pa, más erro­res y más in­fe­li­ci­dad. En­tien­de que la ra­zón de ser de la vi­da es la fe­li­ci­dad.

SER DIS­CI­PLI­NA­DO. Cre­cer en el con­trol de las emo­cio­nes, im­pul­sos y de­seos, es ne­ce­sa­rio. No pue­des vi­vir al ga­re­te, sino que tie­nes que sa­ber dar­le sen­ti­do al sa­cri­fi­cio y ser ca­paz de di­fe­rir el pla­cer. No pue­des te­ner­lo to­do, y co­no­cer­lo y acep­tar­lo te da po­si­bi­li­da­des de ser más es­pi­ri­tual.

TE­NER MO­MEN­TOS PA­RA ALI­MEN­TAR EL ES­PÍ­RI­TU. Con­tem­plar las ma­ra­vi­llas de la na­tu­ra­le­za –ver atar­de­ce­res a la mon­ta­ña, ver co­mo el sol de­rra­ma su san­gre ro­ja en el azul pro­fun­do del mar, res­pi­rar el ai­re pu­ro del ama­ne­cer des­de la pla­ya, ca­mi­nar en esa zo­na li­mi­nal entre la are­na y el mar mis­mo-, dia­lo­gar por el úni­co y gran pla­cer de es­cu­char a los que amas, orar y co­nec­tar­te con el ab­so­lu­to –en mi ca­so siem­pre des­de el mo­de­lo de Je­sús de Na­za­ret-. To­dos esos mo­men­tos son ne­ce­sa­rios si quie­res cre­cer es­pi­ri­tual­men­te.

Es­toy con­ven­ci­do que esas ex­pe­rien­cias hay que com­par­tir­las con per­so­nas que en­tien­dan el va­lor de lo es­pi­ri­tual y que ayu­den a cre­cer en es­ta di­men­sión tan fun­da­men­tal pa­ra ser fe­li­ces. Ca­da día es­toy más se­gu­ro que te­ne­mos que ele­gir bien con quie­nes com­par­ti­mos el mun­do; no se pue­de gas­tar el tiem­po con to­dos. La vi­da es muy cor­ti­ca pa­ra per­der­la en de­ba­tes y re­la­cio­nes que no apor­tan pa­ra que ca­da día sea­mos me­jo­res se­res hu­ma­nos. Oja­lá te re­ga­les hoy la po­si­bi­li­dad de ser un po­co más es­pi­ri­tual. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.