NE­CE­SI­TO

Habitar - - Editorial -

ME GUS­TA LA IDEA DE VI­VIR EN UN PA­LA­CIO. Ha­ce po­co leí Ciu­dad de los ángeles caí­dos, de John Be­rendt, una fan­tás­ti­ca no­ve­la de no fic­ción so­bre Ve­ne­cia. La obra –en sus me­jo­res mo­men­tos– se de­tie­ne en los fan­tás­ti­cos pa­laz­zos en los que vi­ven al­gu­nos de los ha­bi­tan­tes ilus­tres de la ciu­dad. Y lue­go de re­pa­sar el con­te­ni­do de es­ta edi­ción tu­ve que vol­ver a la mu­si­ca­li­dad de los me­jo­res mo­men­tos de la pro­sa del escritor es­ta­dou­ni­den­se; o me­jor: vol­ver a los sueños que me des­per­tó su no­ve­la.

Pa­ra empezar ne­ce­si­to hos­pe­dar­me, en al­gún mo­men­to de mi vi­da cer­ca­na, en el ho­tel Pro­vi­den­ce en Pa­rís. El ho­tel fue ori­gi­nal­men­te un pa­la­ce­te en tiem­pos de Na­po­león III y sus res­tau­ra­do­res su­pie­ron con­ser­var el es­pí­ri­tu de la épo­ca con una ra­bio­sa con­tem­po­ra­nei­dad que ra­ya con el kitsch y ex­pre­sa co­mo nun­ca la fu­ria del co­lor del ter­cio­pe­lo. Y tam­bién ne­ce­si­to re­mo­de­lar mi apar­ta­men­to y con­ver­tir­lo en una ver­sión con­tem­po­rá­nea de un pa­laz­zo ur­bano. Y Bar­ce­lo­na me dio la ten­ta­ción. Nues­tra por­ta­da es un apar­ta­men­to en la Ciu­dad Con­dal que na­ce de las en­tra­ñas de un edi­fi­cio del si­glo XIII. Es luz, di­se­ño y una pa­le­ta de co­lo­res que, se­gu­ra­men­te, no co­no­cían en el si­glo en que se le­van­tó el edi­fi­cio.

Y pa­ra ter­mi­nar ten­go que re­co­men­dar­les ob­ser­var la obra de Juan Pa­blo Or­tiz en Su­ba­cho­que: es una ver­da­de­ra cla­se de tra­di­ción y mo­der­ni­dad.

Y cla­ro: que lean la gran en­tre­vis­ta de uno de los ar­qui­tec­tos co­lom­bia­nos más in­tere­san­tes de los úl­ti­mos tiem­pos: Fe­li­pe Mesa, uno de los crea­do­res de un em­ble­ma de la nue­va ola de la ar­qui­tec­tu­ra co­lom­bia­na: el Or­qui­deo­ra­ma de Me­de­llín.

Fer­nan­do Gó­mez Eche­ve­rri

Di­rec­tor

FO­TO

HER­NÁN PUEN­TES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.