INSPIRACIÓN

EL SUS­HI ES UNA DE LAS MUES­TRAS DE LA MAESTRíA NIPONA A LA HO­RA DEL HA­CER. SEA UNA PIN­TU­RA, UN DI­SE­ñO O UN PLA­TO CO­MO ES­TE, SU CUI­DA­DO­SO EQUI­LI­BRIO DE CO­LO­RES Y TEXTURAS AL­CAN­ZA UNA BE­LLE­ZA ADMIRABLE.

Habitar - - SUMARIO -

El sus­hi fue nues­tro pun­to de par­ti­da pa­ra en­con­trar una se­rie de ob­je­tos que ue nos evo­quen la sen­ci­llez, la ar­mo­nía y el co­lo­ri­do de esa in­dis­pen­sa­ble pre­pa­ra­ción aja­po­ne­sa.

SíM­BO­LO JA­PO­NéS POR EX­CE­LEN­CIA EN OC­CI­DEN­TE, el sus­hi em­pe­zó a ser co­no­ci­do en Ca­li­for­nia cer­ca de 1910, cuan­do más de 40.000 ni­po­nes emi­gra­ron a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra tra­ba­jar en la cons­truc­ción de vías fe­rro­via­rias. El ali­men­to, que na­ció en Chi­na cua­tro si­glos an­tes de Cris­to con el ob­je­ti­vo de pre­ser­var el pes­ca­do me­dian­te el moho que sur­ge del arroz, se tras­la­dó al ar­chi­pié­la­go de Asia orien­tal en el trans­cur­so del Im­pe­rio mon­gol, a comienzos del si­glo XVIII se per­fec­cio­nó en Osa­ka y a fi­na­les del pe­río­do Edo, el co­ci­ne­ro Ha­na­ya Yohei pre­pa­ró un ti­po de sus­hi sin fer­men­tar que po­día co­mer­se con las ma­nos o usan­do pa­li­llos de bam­bú. Co­mo una im­pe­ca­ble pie­za de di­se­ño, su equi­li­brio de co­lo­res y texturas com­po­nen una es­té­ti­ca ca­rac­te­rís­ti­ca de la cul­tu­ra ja­po­ne­sa que en es­ta edi­ción nos ins­pi­ró pa­ra via­jar al otro la­do del mun­do y traer­les es­ta se­lec­ción de ape­ti­to­sos ob­je­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.