SE­GUN­DO, DE AZULEJOS Y LADRILLOS

Habitar - - ESPECIAL -

En un con­tex­to cá­li­do, de­ter­mi­na­do por el la­dri­llo a la vis­ta de las pa­re­des de sie­te me­tros de al­to, el ar­qui­tec­to San­tia­go Mu­ñoz le dio mo­vi­mien­to al co­me­dor con el jue­go en­tre la co­ci­na y los clien­tes.

“Los co­ci­ne­ros que es­tán aden­tro no tie­nen una sen­sa­ción de en­cie­rro y pue­den ver la reac­ción del clien­te con el pla­to que aca­ban de pre­pa­rar. Es un buen jue­go en­tre las dos par­tes”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to San­tia­go Mu­ñoz. Las pa­re­des de Se­gun­do –que mues­tran la­dri­llo ar­te­sa­nal y lis­to­nes de ma­de­ra na­tu­ral– le dan un con­tex­to cá­li­do al ace­ro inoxi­da­ble de la co­ci­na y con­tras­tan con los azulejos cua­dra­dos que le im­pri­men co­lor al fondo. Las texturas del con­jun­to de ma­te­ria­les –que tam­bién reúne con­cre­to ex­pues­to y már­mol blan­co– se acen­túan con las lám­pa­ras que cuel­gan del te­cho de sie­te me­tros de al­to y de­ter­mi­nan una at­mós­fe­ra tan úni­ca co­mo el ár­bol que des­de el ex­te­rior im­po­ne su pre­sen­cia. La al­tu­ra y la dis­po­si­ción del lu­gar fue­ron pen­sa­dos pa­ra dar­le vi­si­bi­li­dad al vie­jo cau­cho sa­ba­ne­ro, y el con­cep­to –que en su ma­te­ria­li­za­ción lo­gró una com­bi­na­ción ar­mó­ni­ca– de­jó a la co­ci­na co­mo pro­ta­go­nis­ta. Fi­nal­men­te es allí don­de su­ce­de la ac­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.