EL OJO HAMBRIENTO

JORGE GONZÁLEZ ES EL ME­JOR FO­TÓ­GRA­FO DE ALI­MEN­TOS QUE HAY EN CO­LOM­BIA. CON MÁS DE 55 LI­BROS PU­BLI­CA­DOS Y VA­RIOS PRE­MIOS EN SU HA­BER, SUS IMÁ­GE­NES LO­GRAN DES­PER­TAR LOS SEN­TI­DOS.

Habitar - - EGO -

TRA­BA­JA CON LA IMA­GEN, PE­RO ES­TE GRAN CONVERSADOR TIE­NE MI­LES DE CUEN­TOS. Bis­nie­to y nieto de fo­tó­gra­fos –con­ser­va un da­gue­rro­ti­po de su bi­sa­bue­lo y el di­plo­ma de 1910 de fo­tó­gra­fo de uno de sus abue­los–, Jorge re­to­ma­ría el rum­bo fa­mi­liar cuan­do, lue­go de gra­duar­se co­mo co­mu­ni­ca­dor so­cial en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, se es­pe­cia­li­zó en fo­to­gra­fía de pro­duc­to y de ali­men­tos en las uni­ver­si­da­des de Mas­sa­chu­setts y de Mai­ne. Re­cuer­da que, ha­cia me­dia­dos de los 90, “un steak se ilu­mi­na­ba igual que un des­tor­ni­lla­dor”: mis­ma luz, mis­mos fil­tros; ob­je­tos sin vi­da. Sin em­bar­go, cuan­do dio con los tra­ba­jos de fo­tó­gra­fos co­mo Tes­sa Trae­ger y Don­na Hay su­po que “si una fo­to de ali­men­tos no te ha­ce sa­li­var, per­dis­te el cur­so”. De re­gre­so en Co­lom­bia, en 1997 y co­mo co­la­bo­ra­dor de la re­vis­ta Bue­nVi­vir, tu­vo la opor­tu­ni­dad de me­ter­se en las co­ci­nas de los me­jo­res chefs y res­tau­ran­tes del país, abrién­do­se ca­mino en una es­pe­cia­li­dad que aquí era in­ci­pien­te y en la que hoy es to­da una au­to­ri­dad. Des­de en­ton­ces, Jorge ha co­la­bo­ra­do con edi­to­ria­les, pu­bli­ca­cio­nes y co­ci­ne­ros dan­do a luz li­bros ma­ra­vi­llo­sos que de­jan en cla­ro sus ob­se­sio­nes: ob­ser­var ana­lí­ti­ca­men­te, crear con luz y ge­ne­rar ideas vi­sua­les “Lo que yo bus­co es que el ali­men­to es­té im­bui­do en un con­tex­to, que es­té na­rran­do una his­to­ria den­tro de un es­pa­cio que yo doy con luz. Lo úni­co que yo ten­go pa­ra ha­cer esa na­rra­cion es la luz", di­ce es­te gran fo­to­gra­fo ed ali­men­tos

Con ella ha­ce pan, he­la­dos, car­ne pa­raham­bur­gue­sas, la ma­sa de la pas­ta .“No me la de­jan me­ter en la ca­ma por­que es muy fría”. Di­ce de su in­se­pa­ra­ble y ‘en­ga­lla­da’Kit­chen Aid.

Un día, Jorge y el maes­tro Edgar Ne­gret se jun­ta­ronpa­ra co­ci­nar un es­to­fa­do en una olla de LeC­reu­set. Ne­gret in­si­tió en que te­nían que usar fue­go al­to y Jorge, muy edu­ca­do,le hi­zo ca­so. El es­to­fa­do se que­mó,Ne­gret se ape­nó mu­cho y le re­ga­ló es­ta obra co­mo“des­agra­vio”.

Le ob­se­sio­nan las más­ca­ras afri­ca­nas, la pri­me­ra la com­pró en Nue­va York ha­ce 25 años y las co­lec­cio­na. Es­ta le en­can­ta por­que es la que más ge­ne­ra abs­trac­ción del ros­tro hu­mano; la com­pró en una tien­da de Usa­quén.

“Nun­ca había en­con­tra­do al­go tan cor­tan­te y tan tierno, tan hi­rien­te y tan se­duc­tor; tan bru­tal que ha­ce que te den ga­nas de to­car­la pa­ra cor­tar­te!”. Ca­rol se la cam­bió por las fotos pa­ra un ca­tá­lo­go.

En un via­je a Bo­ya­cá co­no­ció a una vie­ji­ta que te­jía es­par­to. Ella le con­tó que un se­ñor de Bo­go­tá le en­car­gó 60 me­tros cua­dra­dos de te­ji­do, que nun­ca vol­vió y que si le po­día avi­sar que lo es­ta­ba es­pe­ran­do. Jorge le com­pró un par.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.