OL­GA DE JIM AMA­RAL AMA­RAL

Habitar - - PORTADA - POR Z A N D R A Q U I N T E R O O VA L L E FO­TOS CON­NIE RESTREPO

En el apar­ta­men­to de Jim y Ol­ga Ama­ral se res­pi­ra pa­sión por la vi­da y por el ar­te, lo que en el ca­so de es­ta en­tra­ña­ble pa­re­ja de ar­tis­tas, es la mis­ma co­sa. Las ca­sas de las per­so­nas ma­yo­res son es­pa­cios fas­ci­nan­tes; ca­da rin­cón es­tá car­ga­do de vi­da, de his­to­rias gran­des y pe­que­ñas. Ca­da ob­je­to es pre­cio­so, no so­lo por el va­lor mo­ne­ta­rio o es­té­ti­co que pue­da po­seer, sino por­que con­tie­ne mo­men­tos y emo­cio­nes que re­sul­tan in­va­lua­bles y que com­po­nen los frag­men­tos de una exis­ten­cia lar­ga y de­can­ta­da.

El apar­ta­men­to de Jim y Ol­ga Ama­ral es así. Es el ho­gar de dos fi­gu­ras ori­gi­na­lí­si­mas, úni­cas y en­tra­ña­bles del ar­te co­lom­biano que, ade­más, con­for­man una pa­re­ja con más de 60 años de vi­da en co­mún. En es­ta ca­sa no se sa­be dón­de em­pie­za Ol­ga y ter­mi­na Jim, o al con­tra­rio. Des­pués de tan­tos años se en­cuen­tran fun­di­dos, tan­to co­mo las por­ce­la­nas, los li­bros, los mue­bles, las es­cul­tu­ras y los cien­tos de ob­je­tos que ha­bi­tan, jun­to con ellos, es­te ho­gar.

El apar­ta­men­to se en­cuen­tra en un edi­fi­cio de la dé­ca­da de 1940 cons­trui­do por la fir­ma Tru­ji­llo Gó­mez & Mar­tí­nez Cár­de­nas, una joya ar­qui­tec­tó­ni­ca con de­ta­lles pre­cio­sos en su ar­qui­tec­tu­ra y aca­ba­dos –pa­si­llos am­plí­si­mos, apli­ques de­co en la­tón, ba­ran­das en ma­de­ra per­fec­ta­men­te­pu­li­das–quea­de­más­sir­vió­co­mohos­pe­da­jeim­pro­vi­sa­do­pa­ra­los de­le­ga­dos de la Con­fe­ren­cia Pa­na­me­ri­ca­na de 1948 cuan­do, por los efec­tos del Bo­go­ta­zo, re­sul­ta­ba im­po­si­ble que­dar­se en el cen­tro de la ciu­dad.

Jim y Ol­ga lle­ga­ron a es­te edi­fi­cio des­pués de vi­vir en di­ver­sas ca­sas en Bo­go­tá, de pa­sar dos años en Nue­va York y otros diez en Fran­cia. Fue­ron, li­te­ral­men­te, “as­cen­dien­do”. En 1994 com­pra­ron un apar­ta­men­to en el se­gun­do pi­so, años des­pués otro en el cuar­to pi­so (Ol­ga lo ha­bía ven­di­do años atrás y se le pre­sen­tó la opor­tu­ni­dad de vol­ver a ad­qui­rir­lo), pa­ra fi­nal­men­te, en el 2007, com­prar es­te en el sép­ti­mo, que des­de en­ton­ces ha si­do su mo­ra­da y del que, di­cen, no pien­san sa­lir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.