CHAMANES DEL ES­PA­CIO

Habitar - - SUMARIO -

ES­TA ES UNA EDI­CIÓN ES­PE­CIAL. Tie­ne de to­do un po­co. Tie­ne un cen­tro cul­tu­ral en Chi­na que nos re­cuer­da por qué la gran ar­qui­tec­tu­ra es­tá des­ti­na­da a con­mo­ver­nos y a de­jar­nos con la bo­ca abier­ta. Tie­ne una ca­sa que nos ofre­ce lo me­jor del di­se­ño bra­si­le­ño. Tie­ne un apar­ta­men­to en Bo­go­tá que nos re­ga­la un in­terio­ris­mo to­tal­men­te re­fres­can­te.

Y tie­ne lo me­jor de Ex­poar­te­sa­nías.

Ex­poar­te­sa­nías siem­pre sor­pren­de. No so­lo por­que ca­da año se re­nue­va crea­ti­va­men­te, sino por­que es ca­da vez más evi­den­te el ni­vel de per­fec­ción que han al­can­za­do nues­tros ar­te­sa­nos; es más: creo que la pa­la­bra “ar­te­sa­nos” se que­da cor­ta. Hay pie­zas que per­fec­ta­men­te po­drían es­tar en un mu­seo de ar­te mo­derno; hay pie­zas que nos co­nec­tan di­rec­ta­men­te con nues­tras raí­ces co­mo si tu­vie­ran al­gún ti­po de po­der que va más allá de lo re­li­gio­so; hay pie­zas que pa­re­cen he­chas pa­ra con­vi­vir con lo me­jor de los Ea­mes o de Phi­lip­pe Starck; hay pie­zas que pa­re­cen he­chas pa­ra el me­jor res­tau­ran­te de Nue­va York o di­rec­ta­men­te pa­ra la co­lec­ción de Peggy Gug­gen­heim. Ex­poar­te­sa­nías es una gran opor­tu­ni­dad pa­ra re­no­var­se y con­se­guir pie­zas ori­gi­na­les.

P.D. En me­dio del de­ba­te por el pre­su­pues­to que exi­ge, me­re­ce o, sim­ple­men­te, ne­ce­si­ta la educación pú­bli­ca en Co­lom­bia, uno de los pun­tos que han sa­li­do a flo­te y que mar­can un po­co to­do lo que nos fal­ta co­mo país, es el es­ta­do rui­no­so del edi­fi­cio de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal. ¿Par­te del fu­tu­ro de la ar­qui­tec­tu­ra de Co­lom­bia sal­drá de un edi­fi­cio en rui­nas?

FO­TO HER­NÁN PUEN­TES

Fer­nan­do Gó­mez Eche­ve­rriDi­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.