DA­RÍO NARVÁEZ, DI­SE­ÑA­DOR IN­DUS­TRIAL

Habitar - - PORTADA - POR SO RAYA YAMHUR EJE SUR UN RE­TRA­TOS PAB LO SALGADO

Las crea­cio­nes del di­se­ña­dor in­dus­trial Da­río Narváez es­con­den men­sa­jes que se re­ve­lan con el tiem­po mien­tras pro­po­nen un ba­lan­ce en­tre lo análo­go y la tec­no­lo­gía. Sus pie­zas ex­plo­ran los prin­ci­pios y los re­in­ter­pre­ta en una vía que apun­ta a con­tar his­to­rias.

Da­río Narváez na­ció en Po­pa­yán el 9 de ma­yo de 1989. A los 10 años de edad apren­dió a ha­cer pe­se­bres y en di­ciem­bre sus fa­mi­lia­res y al­gu­nas igle­sias de la ciu­dad le pe­dían que se en­car­ga­ra de ima­gi­nar y re­crear a pe­que­ña es­ca­la las cam­pi­ñas de Belén. Cuan­do no es­ta­ba cons­tru­yen­do mi­cro­ar­qui­tec­tu­ra en car­tón pa­ja, pin­ta­ba he­li­co­nias con óleos o to­ma­ba los li­bros de bio­gra­fías que en­con­tra­ba en la bi­blio­te­ca de su abue­lo y ha­cía su pro­pia ver­sión de los re­tra­tos. En el co­le­gio se lu­ció en di­bu­jo ar­tís­ti­co y téc­ni­co. Ayu­da­ba a los pro­fe­so­res con mu­ra­les y afi­ches pa­ra los even­tos es­co­la­res y a los 13 ya es­ta­ba ex­plo­ran­do el ar­te abs­trac­to.

Le gus­ta­ban los nú­me­ros, le iba bien en ma­te­má­ti­cas, ju­ga­ba fút­bol y te­nía una pa­ti­ne­ta en la que pin­ta­ba los lo­gos que veía en las re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les. Cons­truía sus pro­pias ram­pas con las ta­blas de las ca­mas de su ca­sa y un se­rru­cho pres­ta­do, aun­que por ese en­ton­ces no era cons­cien­te de que exis­tía al­guien en­car­ga­do de ha­cer ob­je­tos. En el 2006, cuan­do ob­tu­vo su di­plo­ma de ba­chi­ller, des­cu­brió el Di­se­ño In­dus­trial por re­fe­ren­cia de una pri­ma. Sa­bía que que­ría es­tu­diar al­go crea­ti­vo y la ca­rre­ra que aca­ba­ba de co­no­cer pa­re­cía ser la ade­cua­da. Se ra­di­có en Ca­li y en­tró a es­tu­diar a la Uni­ver­si­dad Ice­si. Su im­pe­ca­ble mano al­za­da lo hi­zo sa­car la me­jor no­ta en bo­ce­tos y esa fue la cons­tan­te de to­do el pro­gra­ma: un pro­me­dio por en­ci­ma de 4.7, mo­ni­tor de va­rias ma­te­rias en la fa­cul­tad de Di­se­ño e Ingeniería, cua­dro de ho­nor en to­dos los se­mes­tres y gra­do Cum lau­de.

Hi­zo su prác­ti­ca uni­ver­si­ta­ria en Nue­va York en Cur­ve ID y, an­tes de ter­mi­nar la pa­san­tía, Al­ber­to Mantilla le ofre­ció que­dar­se en la fir­ma. Hoy es­tá en la Gran Man­za­na cur­san­do una maes­tría en Di­se­ño y Tec­no­lo­gía con me­dia be­ca en Par­sons, con­ti­núa tra­ba­jan­do con el equi­po de Mantilla y Ant­hony Bax­ter pa­ra clien­tes co­mo John Dee­re, ha­ce ilus­tra­cio­nes pa­ra su ar­chi­vo per­so­nal y desa­rro­lla pro­yec­tos in­de­pen­dien­tes que ya han si­do un éxi­to en pla­ta­for­mas co­mo De­sign­boom. Ese es Da­río, un boom del di­se­ño na­cio­nal.

¿Có­mo lle­gó a Cur­ve ID?

A fi­na­les del 2010, cuan­do es­ta­ba ter­mi­nan­do la uni­ver­si­dad, una pro­fe­so­ra me pi­dió mi por­ta­fo­lio pa­ra en­viár­se­lo a Al­ber­to Mantilla. A él le gus­tó y nos con­tac­ta­mos pa­ra ha­cer la pri­me­ra en­tre­vis­ta. Re­cuer­do que ha­blé con él des­de una cabina te­le­fó­ni­ca. Des­pués hu­bo un en­cuen­tro con el res­to del equi­po de Cur­ve ID por Sky­pe. Yo es­ta­ba muy ner­vio­so, ha­bla­ba po­co in­glés y la no­che an­te­rior ha­bía pa­san­do de­re­cho ha­cien­do la te­sis. En fe­bre­ro me lla­mó Al­ber­to, me di­jo que me ha­bía ido mal en la en­tre­vis­ta, pe­ro que sa­bía que en mí ha­bía ta­len­to y po­ten­cial. Me pi­dió que hi­cie­ra un pro­yec­to pa­ra John Dee­re, lo reali­cé y se lo en­vié por co­rreo elec­tró­ni­co. Me res­pon­dió: “Nos en­can­tó el tra­ba­jo. ¿Cuán­do vie­nes a Nue­va York?”. Yo no ha­bía sa­li­do de Co­lom­bia. Sa­qué el pa­sa­por­te y la visa y en ma­yo ate­rri­cé allá.

En­ton­ces via­jó a ha­cer la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal, y en teo­ría se iba a que­dar cua­tro me­ses.

Lle­gué en ve­rano. Ha­bía tres pro­yec­tos gran­des: pa­ra Muma, John Dee­re y Pa­na­so­nic. Al­ber­to y Ni­co­lás Ochoa es­ta­ban di­ri­gien­do el pro­yec­to de la si­lla In­go pa­ra Muma y yo es­tu­ve muy me­ti­do en el de­sa­rro­llo con­cep­tual y en los bo­ce­tos. La idea era vol­ver a Ca­li al ter­mi­nar la prác­ti­ca, gra­duar­me en agos­to e ir­me a Eu­ro­pa a es­pe­cia­li­zar­me en di­se­ño de ca­rros, que era mi pa­sión en ese mo­men­to. Pe­ro Al­ber­to y Tonny Bax­ter me lla­ma­ron un día y me pre­gun­ta­ron: “¿Te gus­ta Nue­va York?” Les res­pon­dí “Sí”. No ha­bían pa­sa­do los cua­tro me­ses, ni si­quie­ra ha­bía ter­mi­na­do la pa­san­tía y me di­je­ron: “Te que­re­mos ha­cer un full ti­me”.

Lo con­tra­ta­ron, y en su tiem­po li­bre, ¿cuán­tos cur­sos hi­zo?

En Com­pu­ter Grap­hics Mas­ter Aca­demy hi­ce cur­sos en las no­ches de ar­te con­cep­tual, figura ana­lí­ti­ca, di­se­ño de en­tor­nos y pin­tu­ra di­gi­tal; ahí me guia­ron pro­fe­so­res que han tra­ba­ja­do en Pi­xar y Dream­Works. Los sá­ba­dos en la ma­ña­na, de hobby, to­mé cur­sos de es­cul­tu­ra en la New York Aca­demy of Art.

¿Y qué pa­só con la pa­sión por di­se­ñar ca­rros? En Nue­va York me di cuen­ta de que el di­se­ño au­to­mo­to­ra es un cam­po muy ex­clu­si­vo, muy es­té­ti­co y es­cul­tu­ral. Hay que te­ner mu­cho ta­len­to pa­ra ha­cer­lo, pe­ro es co­mo… bueno… ¿y qué más pa­sa?, ¿cuál es la ex­pe­rien­cia?

¿Qué lo im­pul­só a ha­cer la maes­tría en Di­se­ño y Tec­no­lo­gía que es­tá cur­san­do en Par­sons?

El di­se­ño in­dus­trial es­tá en un pro­ce­so de cam­bio. El que se co­no­cía en el si­glo pa­sa­do era el de la era de la in­dus­tria­li­za­ción. To­do muy re­la­cio­na­do con la es­té­ti­ca. Aho­ra, en la era di­gi­tal, hay nue­vas ex­pe­rien­cias. La tec­no­lo­gía es­tá cam­bian­do ab­sur­da­men­te, pe­ro veo que el di­se­ño in­dus­trial se que­dó en la era de la in­dus­tria­li­za­ción. Los di­se­ña­do­res in­dus­tria­les na­tos se es­tán que­dan­do en la ex­pe­rien­cia es­té­ti­ca, en la po­ca in­no­va­ción, en ha­cer lo que ya es­tá he­cho. Se ba­san más en el ex­te­rior que en el nú­cleo. Esa fue una de las ra­zo­nes por las cua­les em­pe­cé a es­tu­diar di­se­ño y tec­no­lo­gía. Sien­to que el di­se­ño in­dus­trial es­tá en un pro­ce­so de cam­bio que es­tá en la tec­no­lo­gía, en la era di­gi­tal.

¿Tie­ne al­gún re­fe­ren­te que lo apli­que?

Jo­ris Laar­man. Él tra­ba­ja con un equi­po de cien­tí­fi­cos y gen­te del cam­po tec­no­ló­gi­co. Ha­ce si­llas y otras pie­zas de mo­bi­lia­rio con al­to ni­vel de ex­pe­ri­men­ta­ción y tec­no­lo­gía. Vi su tra­ba­jo y pen­sé: “¿có­mo hi­zo eso?”. Em­pe­cé a leer, a in­ves­ti­gar y con­cluí que to­ca es­tar ahí en el cam­bio. Bus­qué uni­ver­si­da­des. Apli­qué en el Royal Co­lle­ge of Arts, en Lon­dres, y en Par­sons, en Nue­va York. En las dos me acep­ta­ron y me que­dé en Es­ta­dos Uni­dos ya que en Par­sons me di­je­ron: “Por su tra­ba­jo y por lo que vi­mos en su por­ta­fo­lio que­re­mos ofre­cer­le el cin­cuen­ta por cien­to de be­ca”. En­tré en agos­to del 2017 y ter­mino en ma­yo del pró­xi­mo año. Me ha ido muy bien afor­tu­na­da­men­te. Me man­tu­vie­ron la be­ca (que era pa­ra un año) por­que ten­go el pro­me­dio en 3.97 so­bre 4. Pe­ro ha si­do una ex­pe­rien­cia di­fí­cil por­que la maes­tría es de tiem­po com­ple­to, y es­toy 27 ho­ras a la se­ma­na en Cur­ve tra­ba­jan­do con el equi­po en va­rios pro­yec­tos pa­ra John Dee­re y otros pa­ra All-Clad.

¿Qué va a ha­cer de te­sis? Al­go re­la­cio­na­do con ro­bots.

¿Cuál es su mi­sión pro­fe­sio­nal?

Ca­da vez que la tec­no­lo­gía avan­za nos es­ta­mos ais­lan­do de lo análo­go, de lo tan­gi­ble, de la ex­pe­rien­cia de to­car, de sen­tir las tex­tu­ras, de oler… y esos mo­men­tos sen­so­ria­les ali­men­tan el ce­re­bro. Con la fal­ta de esa ex­pe­rien­cia tan­gi­ble que la tec­no­lo­gía es­tá evi­tan­do es­ta­mos per­dien­do esas co­ne­xio­nes del ce­re­bro, de don­de sur­gen las ideas. El tra­ba­jo con­sis­te en ge­ne­rar un ba­lan­ce, en usar esa tec­no­lo­gía pa­ra cons­truir nue­vas ideas. Eso es lo que es­toy ex­pe­ri­men­tan­do. Bus­co una co­mu­nión en­tre lo fí­si­co de la in­dus­tria­li­za­ción y los có­di­gos de la era di­gi­tal. En mi opinión, es ahí don­de cre­ce el di­se­ño in­dus­trial.

Pa­ra us­ted, ¿cuál es el valor agregado del buen di­se­ño?

Los ob­je­tos de­ben pro­po­ner víncu­los emo­cio­na­les que per­mi­tan ex­ten­der la ex­pe­rien­cia más allá del tiem­po, las ten­den­cias y la mo­da. Los ob­je­tos que po­seen ca­rác­ter atem­po­ral se ca­rac­te­ri­zan por ser fun­cio­na­les y con­si­de­rar pro­fun­da­men­te for­ma y es­té­ti­ca, pe­ro tam­bién pue­den crear co­ne­xio­nes emo­cio­na­les, re­cuer­dos, me­mo­rias y nos­tal­gia. Las es­tra­te­gias cí­cli­cas pro­pias de un sis­te­ma sos­te­ni­ble de­ben so­bre­pa­sar lo fí­si­co y lo tan­gi­ble, tras­cen­der los lí­mi­tes de lo téc­ni­co —que son el me­dio y el ma­te­rial— e in­tere­sar­se en atri­bu­tos más in­trín­se­cos y per­so­na­les. El di­se­ño se vuel­ve sos­te­ni­ble y per­du­ra en el tiem­po cuan­do su­pera lo es­tric­ta­men­te es­cul­tu­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.