LA NUE­VA FLOR DE FUZ­HOU EN CHI­NA

Habitar - - PORTADA - POR AN­DREA URI­BE YE­PES

Las for­mas or­gá­ni­cas y po­ro­sas de la fa­cha­da de es­te edi­fi­cio se com­ple­men­tan con un in­te­rior de­di­ca­do a re­sal­tar pe­que­ños de­ta­lles. Las ar­tes y la cul­tu­ra chi­na tie­nen una nue­va y ma­jes­tuo­sa ca­sa.

Fuz­hou es la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Fu­jian, Chi­na. Es una an­ti­gua ciu­dad ubi­ca­da a ori­llas del río Min y fren­te a la is­la de Tai­wán, que ha ga­na­do im­por­tan­cia por su de­sa­rro­llo in­dus­trial y cul­tu­ral. En el 2014, el gobierno con­vo­có a un con­cur­so pa­ra di­se­ñar y cons­truir un cen­tro de­di­ca­do a las ar­tes y la cul­tu­ra. El ga­na­dor fue PES- Ar­chi­tects, un es­tu­dio con se­de en Helsinki y Shang­hái, que en­ten­dió el con­tex­to y en­tre­gó el Fuz­hou Strait Cul­tu­re and Art Cen­tre, un lu­gar que re­vi­sa la his­to­ria de la ciu­dad al tiem­po que ha­bla del fu­tu­ro.

Los ar­qui­tec­tos se ins­pi­ra­ron en los pé­ta­los del jaz­mín, la flor ofi­cial de Fuz­hou, pa­ra pro­yec­tar un edi­fi­cio de cin­co vo­lú­me­nes que in­clu­yen una sa­la pa­ra ópe­ra con 1.600 si­llas, una sa­la de con­cier­tos con 1.000 si­llas, un tea­tro mul­ti­fun­cio­nal, una ga­le­ría y una sa­la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Tam­bién cuen­ta con una te­rra­za a la que se pue­de ac­ce­der a tra­vés de ram­pas des­de una pla­za cen­tral o des­de los jar­di­nes. Inau­gu­ra­do en oc­tu­bre del 2018, es­te cen­tro fue pen­sa­do con mi­nu­cia pa­ra la co­mu­ni­dad: “Di­vi­dir el com­ple­jo gran­de en uni­da­des más pe­que­ñas le da al Cen­tro una es­ca­la más hu­ma­na y fa­ci­li­ta la na­ve­ga­ción tan­to en in­te­rio­res co­mo en ex­te­rio­res”, afir­ma Pek­ka Sal­mi­nen, el ar­qui­tec­to lí­der.

La fa­cha­da de ca­da uno de los vo­lú­me­nes es­tá com­pues­ta por una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca en­vol­ven­te con aperturas que brin­dan una tex­tu­ra de­li­ca­da y tras­lú­ci­da y per­mi­ten el pa­so de la luz na­tu­ral de ma­ne­ra muy su­til. Ca­da uno de los es­pa­cios in­te­rio­res tie­ne ma­te­ria­les pre­do­mi­nan­tes: acero, con­cre­to, bam­bú y ce­rá­mi­ca fue­ron los más usa­dos y ca­da uno tie­ne un sen­ti­do. El bam­bú, por ejem­plo, que jun­to a las or­quí­deas, el cri­san­te­mo y el ci­rue­lo chino for­ma el gru­po lla­ma­do los Cua­tro Hom­bres de Ho­nor del país, es­tá pre­sen­te en la sa­la de tea­tro don­de a tra­vés de una má­qui­na de cor­te con­tro­la­da por compu­tador se fa­bri­ca­ron unos blo­ques que brin­dan una acús­ti­ca im­pe­ca­ble.

Du­ran­te las di­nas­tías Ming, Fuz­hou flo­re­ció co­mo uno de los puer­tos más se­gu­ros pa­ra el co­mer­cio de la Ru­ta de la Se­da, y su por­ce­la­na y ce­rá­mi­ca eran al­ta­men­te ape­te­ci­das. Fue por es­to que el ar­tis­ta y ce­ra­mis­ta tai­wa­nés Sa­muel Hsuan-yu Shi se unió al equi­po de ar­qui­tec­tos pa­ra rea­li­zar nu­me­ro­sas in­ter­ven­cio­nes en di­cho ma­te­rial. La fa­cha­da es­tá he­cha en tan­das de ce­lo­sías y azu­le­jos de ce­rá­mi­ca blan­ca, y la sa­la de ópe­ra y la de con­cier­tos tie­nen pa­ne­les gra­ba­dos y de mo­sai­cos que fue­ron he­chos jun­to con los ex­per­tos en acús­ti­ca pa­ra lo­grar que se adap­ta­ran a los es­pa­cios.

En el ex­te­rior hay una pla­za cen­tral que en­cuen­tra co­ne­xio­nes con el río Min­jiang y crea un pa­seo con una at­mós­fe­ra mo­der­na por los de­ta­lles de la cons­truc­ción, pe­ro tra­di­cio­nal por el am­bien­te en el que es­tá in­mer­so. Lo que crea es­ta amal­ga­ma es una ex­pe­rien­cia com­ple­ta que mues­tra el sen­ti­do de to­da edi­fi­ca­ción: unir el pa­sa­do y la tra­di­ción con lo ve­ni­de­ro.

LO­CA­CIóN FUZ­HOU, CHI­NA FO­TOS MARC GOODWIN Y ZHANG YONG C O RT E S í A D E P E S - A R C H I T E C T S

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.