ES­TI­LO PRO­PIO

Habitar - - INTERIORISMO -

Di­se­ña­do por la ar­qui­tec­ta Ji­me­na Lon­do­ño pa­ra la ac­triz Ma­nue­la Gon­zá­lez y su fa­mi­lia, es­te apar­ta­men­to de gran for­ma­to mues­tra un es­ti­lo ur­bano que re­in­ter­pre­ta la ele­gan­cia sen­ci­lla de la mo­der­ni­dad y se en­tre­la­za con la he­ren­cia cul­tu­ral de quie­nes lo ha­bi­tan.

Ha­ce po­cos años exis­tió en la ciu­dad de Bo­go­tá un res­tau­ran­te lla­ma­do No­li­ta. Su di­se­ño in­te­rior mar­có un an­tes y un des­pués en la es­ce­na del in­terio­ris­mo co­mer­cial ca­pi­ta­lino: re­pro­du­cía una gran ca­sa fa­mi­liar tí­pi­ca de los años cin­cuen­ta en la que la mez­cla de pi­sos en gra­ni­to fun­di­do in­si­tu, de co­lo­res blan­co, ne­gro y ver­de men­ta, so­por­ta­ban co­lum­nas ta­pi­za­das en mi­cro­bal­do­sas tor­na­so­la­das, pa­re­des re­cu­bier­tas en ma­de­ra con in­crus­ta­cio­nes me­tá­li­cas y gran­des su­per­fi­cies de con­cre­to a la vis­ta. To­do es­to acom­pa­ña­do de una inol­vi­da­ble co­lec­ción de pie­zas mid-cen­tury.

No­li­ta -un pro­yec­to de Fe­li­pe Vi­lla­ve­ces- se fue, pe­ro su es­ti­lo que­dó mar­ca­do en la me­mo­ria de mu­chos. So­bre to­do en la de la ar­qui­tec­ta ma­ni­za­li­ta Ji­me­na Lon­do­ño, quien en­con­tró en el apar­ta­men­to que aquí pre­sen­ta­mos el es­pa­cio ideal pa­ra re­in­ter­pre­tar al­gu­nos de los con­cep­tos bá­si­cos de una de las eta­pas más re­le­van­tes en la his­to­ria mo­der­na del di­se­ño (el es­ti­lo mid-cen­tury). Pa­ra traer de vuel­ta ese ima­gi­na­rio es­pa­cial a un es­ti­lo de la vi­da ur­bano y con­tem­po­rá­neo, la ar­qui­tec­ta tu­vo la suer­te de con­tar con un par de clien­tes dis­pues­tos a rom­per el mol­de.

Pa­ra en­con­trar un di­se­ño di­fe­ren­te al de los con­cep­tos ac­tua­les de vi­vien­da es­ta­ble­ci­dos por las cons­truc­to­ras en Bo­go­tá, la ac­triz Ma­nue­la Gon­zá­lez y su pa­re­ja, el em­pre­sa­rio An­drés Vas­co, tu­vie­ron que rein­ven­tar los 300 me­tros cua­dra­dos que ha­bían ad­qui­ri­do. Pa­ra es­to le en­car­ga­ron el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co a Li­lia­na Ru­bio. Una vez fi­na­li­za­da es­ta pri­me­ra eta­pa, Ji­me­na Lon­do­ño se en­car­gó de pen­sar un es­pa­cio que se­ría el res­guar­do de dos pa­dres, tres hi­jos, un ga­to, in­vi­ta­dos per­ma­nen­tes y una gran he­ren­cia de li­bros y obras de ar­te co­lom­biano.

Ma­nue­la trae con ella un ba­ga­je he­re­da­do de su pa­dre ar­qui­tec­to y un en­ten­di­mien­to del ar­te co­mo un ha­bi­tan­te más de la ca­sa. Su ma­dre fue crí­ti­ca de ar­te y al­can­zó a co­lec­cio­nar pie­zas de Ma­nuel Her­nán­dez, Ra­mí­rez Vi­lla­mi­zar y Mi­guel Huer­tas que hoy con­vi­ven con ellos. Es­te apar­ta­men­to es un pro­yec­to de vi­da pa­ra Vas­co y Gon­zá­lez. Jun­tos, es­tu­vie­ron in­vo­lu­cra­dos en ca­da mo­men­to de su crea­ción, y se­gún la ar­qui­tec­ta Ji­me­na Lon­do­ño, es­to fue una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra el re­sul­ta­do fi­nal del pro­yec­to, el cual con­si­de­ra, has­ta aho­ra, co­mo su tra­ba­jo más com­ple­to.

Com­ple­to y com­ple­jo de­bi­do a la can­ti­dad de de­ta­lles o “fi­li­gra­na”, co­mo le gus­ta re­fe­rir­se al tra­ba­jo ar­te­sa­nal que ca­rac­te­ri­za es­te es­pa­cio. Los ejem­plos es­tán ahí, co­mo la cons­truc­ción mi­li­mé­tri­ca de la es­ca­le­ra de es­truc­tu­ra me­tá­li­ca re­cu­bier­ta en ro­ble da­nés con ba­ran­das de vi­drio y pa­sa­ma­nos de bron­ce, en la que las unio­nes en­tre to­dos los ma­te­ria­les son in­vi­si­bles al ojo. So­bre­sa­le tam­bién la in­clu­sión de una pa­red de la­dri­llo en la sa­la –es­te ma­te­rial es un re­cuer­do im­por­tan­te de la in­fan­cia de Ma­nue­la–, que la mis­ma Ji­me­na re­cu­brió a mano con cal pa­ra dar­le un aca­ba­do in­dus­trial que fue­ra más acor­de con la to­ta­li­dad del es­pa­cio. O el mue­ble de tres me­tros de lar­go que re­co­rre el pi­so has­ta el te­cho y lo­gra di­vi­dir el am­bien­te com­par­ti­do en­tre el co­me­dor y la sa­la, sin in­te­rrum­pir la fun­cio­na­li­dad de un es­pa­cio abier­to. Sin em­bar­go, el ele­men­to que más re­sal­ta y que re­co­rre los dos pi­sos del apar­ta­men­to es la uti­li­za­ción del gra­ni­to fun­di­do en si­tio a car­go del ar­te­sano Ós­car Páez.

En los pi­sos, pa­tro­nes geo­mé­tri­cos crea­dos en mar­mo­li­na, mi­cro­ce­men­to y pie­dras tri­tu­ra­das ne­gras, gri­ses y blan­cas, se en­mar­can den­tro de la li­nea­li­dad de las se­pa­ra­cio­nes me­tá­li­cas que los for­man.

“En es­te mo­men­to, des­pués de ha­ber pa­sa­do por va­rios pro­ce­so de en­sa­yo y error, po­dría de­cir que es­ta es mi ca­sa so­ña­da”, co­men­ta Ma­nue­la al pre­gun­tar­le so­bre el pro­ce­so de crear es­te es­pa­cio. Tan­to ella co­mo Ji­me­na con­cuer­dan al de­cir que fue un pro­ce­so co­la­bo­ra­ti­vo en el cual, des­de un prin­ci­pio, hi­cie­ron ‘clic’. Es­te apar­ta­men­to en su to­ta­li­dad cohe­si­va, fun­cio­nal y es­té­ti­ca, es el re­sul­ta­do de una dis­po­si­ción a ha­cer las co­sas bien y a un buen tra­ba­jo de co­la­bo­ra­ción.

( Pá­gi­na an­te­rior) Si­llas Oli­via y me­sa de cen­tro Ga­brie­la de Fo­lies. So­fá de Ro­che Bo­bois. Ta­pe­te en hi­los me­tá­li­cos de He­chi­zoo. Obra de Mi­guel Huer­tas. Ban­ca reciclada por Ma­nue­la. Re­tra­to del ex­pre­si­den­te de Co­lom­bia Ra­món Gon­zá­lez Va­len­cia. Lám­pa­ras de te­cho de la co­ci­na de Vi­da Útil.

Cor­ti­na de Te­las y To­nos. Me­sas au­xi­lia­res me­tá­li­cas ili de Fo­lies. Lám­pa­ra de es­cri­to­rio de Dess­van. Me­sa y si­lla de Fo­lies. Obras de ar­te de Ga­briel Mes­sil y John Geof­frey Sán­chez.

Ba­ño au­xi­liar. Mue­ble di­se­ña­do por Ji­me­na Lon­do­ño, al fon­do, so­fá de Ro­che Bo­bois. Re­loj de pa­red de Dess­van.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.