XU HONGFEI. EL ‘BO­TE­RO’ CHINO.

El ar­tis­ta, uno de los más co­no­ci­dos en el país asiá­ti­co, ex­pu­so sus mo­nu­men­ta­les obras en la Pla­za de Bo­lí­var de Bo­go­tá. Las 13 es­cul­tu­ras ela­bo­ra­das con fi­bra de vi­drio se con­vir­tie­ron en una es­pe­cie de me­mo­rial fe­mi­nis­ta que re­cla­ma res­pe­to y ad­mi­ra­ció

Jet-Set - - CONTENIDO -

El ar­tis­ta ex­pu­so sus es­cul­tu­ras ela­bo­ra­das con fi­bra de vi­drio en la Pla­za de Bo­lí­var de Bo­go­tá.

El es­cul­tor chino

Xu Hongfei, de­jó de in­co­mo­dar­se por las cons­tan­tes com­pa­ra­cio­nes que ha­ce la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da en­tre su obra y la del maes­tro co­lom­biano Fer­nan­do Bo­te­ro. Des­de PAÍ­SES OPUES­TOS E IN­FLUEN­CIAS AR­TÍS­TI­CAS MUY Di­fe­ren­tes, los dos tie­nen en co­mún el in­te­rés por las for­mas mo­nu­men­ta­les y la vo­lup­tuo­si­dad de LAS FI­GU­RAS HU­MA­NAS.

So­lo que las es­cul­tu­ras del crea­dor orien­tal ca­re­cen del tras­fon­do po­lí­ti­co y de los co­men­ta­rios so­cia­les que mo­ti­van a Bo­te­ro des­de sus ini­cios en el mundo de la plás­ti­ca. Las mu­je­res de Hongfei, al­gu­nas ve­ces lu­ju­rio­sas y otras frí­vo­las, son pu­ro di­ver­ti­men­to y ale­gría. Ellas bai­lan des­nu­das, mon­tan bi­ci­cle­ta y apa­re­cen dis­pues­tas pa­ra el amor como una ma­ne­ra de re­di­mir, se­gún el au­tor, a las da­mas de ta­llas gran­des o plus si­ze, un tér­mino que ad­qui­rió no­to­rie­dad en el mundo de la mo­da. Como se sa­be, la al­ta cos­tu­ra y las ar­tes bus­can vi­si­bi­li­zar a las mu­je­res de cur­vas reales, que es­tán en con­ti­nua con­fron­ta­ción con los pa­rá­me­tros de be­lle­za que pro­mue­ven la del­ga­dez y lo fit­ness.

Xu Hongfei, se­gún los ex­per­tos, tam­po­co hu­bie­ra con­ver­ti­do su obra en un cla­mor de de­nun­cia so­cial o de sá­ti­ra po­lí­ti­ca. Ha­ce años li­de­ra la en­ti­dad gre­mial que agru­pa a los ar­tis­tas de su país, co­no­ci­do por los cas­ti­gos se­ve­ros como cár-

cel ó desíáe­rro co­ní­ra los que se han aí­re­vá­do a desafiar el sis­te­ma, en­tre ellos la es­po­sa del pre­mio No­bel de Paz, Liu Xiao­bo.

La ex­po­si­ción de Xu que aterrizó en la Pla­za de Bo­lí­var de Bo­go­tá, des­pués de su pa­so por Áms­ter­dam, Cuz­co y Londres, se lla­ma Gor­di­tas. Con ella, además, qui­so ha­cer­le un ho­me­na­je al ti­po de mu­je­res que ha ad­mi­ra­do, mu­chas de cuer­po ro­lli­zo como sus ex­pa­re­jas.

Ca­da una de es­tas es­cul­tu­ras lle­va un men­sa­je fe­mi­nis­ta, le­jos de las bur­las y el ma­to­neo a las que son ex­pues­tas a dia­rio las per­so­nas de ta­lla XXL. “Es cul­pa de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que pro­mue­ven los cuer­pos fa­bri­ca­dos en los gim­na­sios. Ha­ce po­co fui ju­ra­do de un con­cur­so de be­lle­za y to­das las can­di­da­tas pa­re­cían sa­ca­das del mis­mo mol­de. Nues­tra so­cie­dad es­tá en­fer­ma”, di­jo el ar­tis­ta.

En su afán de de­nun­ciar la mar­gi­na­li­dad fe­me­ni­na, el es­cul­tor asiá­ti­co ape­ló a una obra de gran for­ma­to como re­fle­jo, se­gún él, del es­ta­tus de nue­vo ri­co que ad­qui­rió su país y de la opu­len­cia eco­nó­mi­ca que si­tuó a es­ta na­ción en el ex­clu­si­vo ‘club’ de las po­ten­cias mun­dia­les. “Cuan­do hay di­ne­ro y la gen­te se sien­te bien to­do se em­pie­za a agran­dar: los edi­fi­cios, los re­cin­tos pú­bli­cos... las es­cul­tu­ras. La gen­te se sien­te más fe­liz”, ex­pli­có du­ran­te su pa­so por Bo­go­tá.

La in­ter­ac­ción del pú­bli­co con las obras que es­tu­vie­ron en la ca­pi­tal, don­de los tran­seún­tes apro­ve­cha­ron pa­ra ha­cer­se sel­fies y abra­zar­las, le en­se­ñó a Xu Hongfei que el pú­bli­co la­tino es el más cá­li­do y ale­gre del pla­ne­ta. A es­ta ho­ra, el ar­tis­ta es­tá en su país don­de or­ga­ni­za la re­tros­pec­ti­va de sus es­cul­tu­ras más re­fe­ren­cia­das por los ca­tá­lo­gos de ar­te y aprue­ba los úl­ti­mos de­ta­lles de un par­que ins­pi­ra­do en sus ‘gor­di­tas’. Fer

in­vi­ta­dos.• nan­do Bo­te­ro es­ta­rá en­tre sus

Las es­cul­tu­ras de Xu Hongfei son ins­ta­la­das en los lu­ga­res más em­ble­má­ti­cos de las di­fe­ren­tes ciu­da­des del mundo. En Bo­go­tá es­tu­vie­ron cer­ca de la se­de del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca.

La obra del ar­tis­ta asiá­ti­co ca­re­ce de tin­tes po­lí­ti­cos. “So­lo me mo­ti­va lle­var­les ale­gría a las per­so­nas”, di­jo du­ran­te la aper­tu­ra de la ex­po­si­ción.

El es­cul­tor es una ce­le­bri­dad en Chi­na, tan­to que sus via­jes mo­vi­li­zan a la pren­sa cul­tu­ral de es­te país.

Es­cul­tu­ras como es­ta, que vie­ron los bo­go­ta­nos, ins­pi­ra­rán un par­que de di­ver­sio­nes en la ciu­dad de Guangz­hou, en Chi­na, don­de nació el ar­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.