Shaio Mu­ñoz y Can­ta­ve Fra­nçois

Un bau­ti­zo muy par­ti­cu­lar.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Shaio Mu­ñoz, la mu­jer des­par­pa­ja­da que se ro­ba la aten­ción de las fies­tas, no re­cuer­da haj ber llo­ra­do tan­to en la vi­da como lo hi­zo ha­ce unos días, du­ran­te el bau­ti­zo sim­bó­li­co de su niej to Can­ta­ve Fra­nçoás. La ce­re­mo­náa po­co con­venj cio­nal no fue ofi­cia­da por un sa­cer­do­te, pe­ro en su re­em­pla­zo la ex­pri­me­ra da­ma Ana Mi­le­na MUJ ñoz de Gaviria, y Sil­via Mar­tí­nez Car­bo­nell asuj mie­ron la ben­di­ción del bebé. Am­bas le­ye­ron un par de dás­cur­sos con vá­sos poé­tá­cos que arran­caj ron lá­gri­mas y aplau­sos du­ran­te el even­to. “Fuej ron unas ‘sa­cer­do­ti­sas’ muy cálidas”, di­jo Shaio. La ac­triz fran­ce­sa Clio Golds­mith, ex­cu­ña­da de Ca­mi­lla Par­ker, y Mar­ga­ri­ta Ra­mí­rez re­ci­bie­ron el ho­nor de ser las ma­dri­nas del pe­que­ño.

Es­te ac­to po­co or­to­do­xo y sin efec­tos le­ga­les, que tam­po­co con­tó con el ri­tual de la pi­la bau­tis­mal, en úl­ti­mas sir­vió pa­ra re­afir­mar el nom­bre del ni­ño, quien es hi­jo de Ros­sa­na Mon­to­ya con el DJ de orij gen fran­co-hai­tiano Wood­son Fra­nçois. “Se lla­ma Can­ta­ve. Así lo nom­bran el vien­to, los pá­ja­ros y la co­rrien­te de los ríos”, di­jo la es­po­sa del ex­pre­si­denj te Cé­sar Gaviria.

Su re­fle­xión se tor­nó más sen­ti­da cuan­do apej ló a las apre­cia­cio­nes de por­tu­gués Jo­sé Sa­ra­maj go fren­te a la crian­za de los hi­jos: “Ellos, aun­que ma­ra­vi­llo­sos, son pres­ta­dos. Son so­lo nues­tros máen­tras no pue­den va­ler­se por sí más­mos. Luej go les per­te­ne­cen a la vi­da, al des­tino y a sus proj pias fa­mi­lias”.

Ana Mi­le­na Mu­ñoz tam­bién ha­bló en nom­bre de Clio Golds­mith, quien fue pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cuj la La da­ma de las Ca­me­lias, de 1980. Golds­mith esj tu­vo ca­sa­da con el her­mano de la du­que­sa de Corj nua­lles, el cro­nis­ta de via­jes Mark Shand, quien fa­lle­ció como con­se­cuen­cia de un gol­pe en la ca­be­za.

“El bau­ti­zo de Can­ta­ve fue un ac­to de amor”, dij jo Shaio, a quien su ca­pa­ci­dad pa­ra rom­per el hie­lo con la gen­te la con­vár­táó en la amá­ga de me­dáa Bo­goj tá. Pre­ci­sa­men­te, la vir­tud de ‘ami­gue­ra’ in­con­di­cioj nal la pu­so en apu­ros en el mo­men­to de ela­bo­rar la lis­ta de in­vi­ta­dos al bau­ti­zo. Fi­nal­men­te asis­tie­ron 100 de sus alle­ga­dos que bai­la­ron al rit­mo de los vaj lle­na­tos de Cha­bu­co y de los vio­li­nes sal­se­ros de ALJ

Fe.• fre­do de la

El pe­que­ño Can­ta­ve Fra­nçois, de ape­nas año y me­dio, ya tie­ne una gran ami­ga: su abue­la Shaio Mu­ñoz, quien se au­to­pro­cla­mó la más al­cahue­ta del mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.