CA­RO­LI­NA HE­RRE­RA SE RETIRA.

Ca­ro­li­na He­rre­ra

Jet-Set - - CONTENIDO -

Des­pués de ser la di­rec­to­ra crea­ti­va du­ran­te P7 años de CH, la di­se­ña­do­ra ve­ne­zo­la­na da un pa­so al cos­ta­do, pe­ro se­gui­rá sien­do em­ba­ja­do­ra de la mar­ca.

Des­pués de 37 años en la mo­da, la di­se­ña­do­ra ve­ne­zo­la­na pre­sen­tó la úl­ti­ma co­lec­ción co­mo di­rec­to­ra crea­ti­va de su mar­ca. El jo­ven Wes Gor­don, de 31 años, asu­mió las rien­das de un em­po­rio que tie­ne más de 100 bou­ti­ques en el mundo y que fac­tu­ra 1200 mi­llo­nes de dó­la­res al año.

1981. Las se­ries

de te­le­vi­sión –co­mo Di­nas­tía– dic­ta­ban los cá­no­nes de la mo­da en com­pli­ci­dad con las ten­den­cias del hip­pis­mo tar­dío y la mú­si­ca dis­co, que crea­ron un es­ti­lo ecléc­ti­co en­tre lo eco­ló­gi­co y las pren­das pla­ti­na­das. El gi­ro que to­mó la forma de ves­tir desató la in­dig­na­ción de Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, quien an­tes de mo­rir es­cri­bió su agra­vio contra “la de­ca­den­cia de la ele­gan­cia” y el triunfo del mer­can­ti­lis­mo que ge­ne­ró el prêt-à-por­ter.

Na­da es­ta­ba cla­ro en aquel pro­ce­so de transición, ni en la ór­bi­ta po­lí­ti­ca y me­nos en las pa­sa­re­las, que se de­ba­tían en­tre el mi­ni­ma­lis­mo y lo os­ten­to­so. En ese con­tex­to apa­re­ció la aris­tó­cra­ta ca­ra­que­ña Ca­ro­li­na He­rre­ra –hi­ja de una fa­mi­lia acau­da­la­da–, quien sa­lió al res­ca­te de la ele­gan­cia co­mo con­cep­to ín­te­gro de mo­da, in­te­li­gen­cia y bue­nos mo­da­les, muy por la lí­nea de sus maes­tros Co­co Cha­nel, Cris­tó­bal Ba­len­cia­ga, Yves Saint Lau­rent y Pie­rre Bal­main. Así lo se­ña­ló des­de su ini­cio pro­fe­sio­nal en Nueva York has­ta nues­tros días, cuan­do en esa mis­ma ciu­dad ce­rró un ci­clo de 37 años de tra­ba­jo y le di­jo adiós a la di­rec­ción crea­ti­va de su fir­ma du­ran­te un des­fi­le que or­ga­ni­zó en el MO­MA.

He­rre­ra ha si­do una con­ven­ci­da de que los ves­ti­dos son ver­da­de­ras jo­yas de ar­te. Esa mis­ma apre­cia­ción la te­nía su men­to­ra Dia­na Vree­land, la edi­to­ra to­do­po­de­ro­sa de Vo­gue, que la ele­vó a ícono de la mo­da mun­dial cuan­do no exis­tía el an­tes y el des­pués de An­na Win­tour, su su­ce­so­ra en la pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción. An­na, quien lle­gó para que­dar­se co­mo ‘bi­blia’ y jue­za im­pla­ca­ble del di­se­ño, tam­bién ben­di­jo a He­rre­ra con pa­la­bras tan pe­ren­nes co­mo las que se escriben

en una éie­dra de már­mol y que aún reéi­ten exj éer­tos y crí­ti­cosw “blla (Ca­ro­li­na He­rre­ra) éer­soj ni­fi­ca el po­der del es­ti­lo ame­ri­cano”. Su arri­bo a la mo­da lle­gó de ma­ne­ra tar­día –con 42 años–, cuan­do creía que ha­bía na­ci­do para or­ga­ni­zar la ca­sa y te­ner be­bés, muy en la lí­nea de las da­mas de la cla­se al­ta de Ca­ra­cas.

Las pri­me­ras pun­ta­das del éxi­to las dio en Nueva York, a don­de lle­gó con su se­gun­do eséoj so, el aris­tó­cra­ta y edi­tor de la re­vis­ta Vanity Fair Rei­nal­do He­rre­ra, éa­dre de dos de sus cua­tro hij jas. Man­hat­tan se le apa­re­ció es­plen­do­ro­sa y frej né­ti­ca co­mo en las pe­lí­cu­las de Woody Allen, con el agi­te de la dis­co­te­ca Stu­dio 54, don­de si bien no fue la rei­na de­bi­do a la im­po­si­bi­li­dad de des­tro­nar a Bian­ca Jag­ger, por lo me­nos fue una de las prinj ce­sas de es­te es­ce­na­rio que ins­pi­ró la ex­cén­tri­ca mo­da se­ten­te­ra. Allí sa­lu­da­ba con ai­res eu­ro­peos a Mick Jag­ger y a Andy War­hol, bai­la­ba al rit­mo de Don­na Sum­mer y guar­da­ba en la re­ti­na la esj té­ti­ca del em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, con sus taj co­nes de vértigo y hom­bre­ras. En esos mo­men­tos He­rre­ra no con­ci­lia­ba con el machismo, pe­ro tamj po­co con la lí­nea or­to­do­xa del fe­mi­nis­mo que rej nun­ció al maquillaje, al bra­sier y a los es­co­tes. Es más, le pa­re­cía feo un cló­set sin bá­si­cos del lady

Ca­ro­li­na He­rre­ra se­gui­rá co­mo em­ba­ja­do­ra de la mar­ca; es de­cir, re­co­rre­rá el mundo para pro­mo­ver los per­fu­mes y di­se­ños.

look co­mo las fal­das has­ta la ro­di­lla o blu­sas blan­cas. “Des­de ha­ce un tiem­po las mu­je­res se vis­ten muy mal, qué tris­te abrir un ar­ma­rio y no en­con­trar qué po­ner­se”, di­jo.

En 1986, cuan­do la dé­ca­da de Ro­nald Rea­gan y Mi­jaíl Gor­ba­chov ya ha­bía ad­qui­ri­do un ca­rác­ter más De­fi­ni­do Con la Con­tra­rres­pues­ta Al Co­mu­nis­mo, la ex­qui­si­ta la­ti­na la­bra­ba el se­llo dis­tin­ti­vo de Ca­ro­li­na He­rre­ra, de es­pal­da al lu­jo y la os­ten­ta­ción que se abría pa­so en un mundo con­vul­sio­na­do. Fue cuan­do en las pa­sa­re­las apa­re­cie­ron las fal­das de es­truc­tu­ras ar­qui­tec­tó­ni­cas y la ca­pa­ci­dad para rein­ven­tar la ca­mi­sa blan­ca, su pren­da best se­ller que al­gu­nas ve­ces mos­tra­ba con un es­ti­lo vic­to­riano de­pu­ra­do y otras, car­ga­das de de­ta­lles co­mo la­zos y cin­tas.

Des­de el co­mien­zo, Ca­ro­li­na en­car­nó el chic neo­yor­quino y su re­va­lo­ra­ción al mundo de la mu­jer que ga­na­ba de­re­chos se­xua­les y es­pa­cios la­bo­ra­les.

Su pri­me­ra co­lec­ción na­ció co­mo una ne­ga­ción a las ten­den­cias y creó ves­ti­dos atem­po­ra­les que se pue­den re­ci­clar ca­da año. El con­cep­to fue apro­pia­do del uni­ver­so de Ba­len­cia­ga, su gran ins­pi­ra­dor, a quien co­no­ció cuan­do ella iba a cum­plir 12 años.

De él apren­dió que de­trás del nom­bre de un CREA­DOR Exis­ten mu­je­res in­fluen­cia­do­ras, Ca­si siem­pre del ci­ne y la reale­za, que ayu­dan a cons­truir una mar­ca. Ella vis­tió a Jac­kie Ken­nedy y

a Nancy Rea­gan, los eter­nos éa­ra­dig­mas del glamour en Es­ta­dos Uni­dos. In­clu­so di­se­ñó el ves­ti­do de no­via de Ca­ro­li­ne Ken­nedy, hi­ja de la ex éri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se. “Pe­ro Jac­que­li­ne no es la mu­jer más ele­gan­te de la his­to­ria. Pre­fie­ro a la rei­na Isa­bel, quien es fiel a su es­ti­lo des­de ha­ce más de cin­co dé­ca­das”, afir­mó la di­se­ña­do­ra, quien aún no ha ves­ti­do a Me­la­nia Tru­mé. To­das las fa­mo­sas del mundo tie­nen un Ca­ro­li­na He­rre­ra en su roée­ro, des­de Ni­co­le Kid­man, Le­ti­zia Or­tiz, Oé­rah Win­frey has­ta Tay­lor Swift, So­fía Ver­ga­ra e Ivan­ka Tru­mé.

Aho­ra ten­drá más tie­méo éa­ra des­can­sar, con la sa­tis­fac­ción de ha­ber cons­trui­do un eméo­rio de 100 bou­ti­ques en 104 éaí­ses y que fac­tu­ra 1200 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. La ban­de­ra de la ele­gan­cia se la en­tre­gó a uno de sus ase­so­res, Wes Gor­don, de 31 años, y ex­crea­ti­vo de la ca­sa Ós­car de la Ren­ta. Des­de aho­ra se­rá la em­ba­ja­do­ra mun­dial de la mar­ca y dic­ta­rá cá­te­dra de

emé­re­sa.• que nun­ca es tar­de éa­ra ha­cer

“La ele­gan­cia y el es­ti­lo no tie­nen que ver con el di­ne­ro”,ase­gu­ró la crea­do­ra de la fir­ma CH.

Andy War­hol, el ar­tis­ta con­tem­po­rá­neo que trans­for­mó la cul­tu­ra pop con obras de­di­ca­das a Ma­rilyn Mon­roe y Liz Tay­lor, tam­bién pin­tó a Ca­ro­li­na He­rre­ra. War­hol co­no­ció a la di­se­ña­do­ra en Stu­dio 54, la dis­co­te­ca más fa­mo­sa de Nueva York en los años...

Ca­ro­li­na des­fi­ló por la al­fom­bra ro­ja de los Emmy con su no­vio Da­vid Reu­ben Jr, hi­jo de Da­vid Reu­ben, uno de los hom­bres más ri­cos del mundo se­gún los dia­rios in­gle­ses. El gran ícono de la mo­da tra­ba­ja con su hi­ja Ca­ro­li­na Adria­na He­rre­ra, la...

La ‘bi­blia’ de la mo­da An­na Win­tour, edi­to­ra de Vo­gue, con­si­de­ra que Ca­ro­li­na He­rre­ra en­car­na el po­der del es­ti­lo es­ta­dou­ni­den­se. Con el di­se­ña­dor de za­pa­tos Ma­no­lo Blah­nik cons­ti­tu­yen uno de los gru­pos de ami­gos más res­pe­ta­dos en es­te sec­tor.

Ca­ro­li­na He­rre­ra, de 78 años, se ca­só en se­gun­das nup­cias con el so­cia­li­té ve­ne­zo­lano Rei­nal­do He­rre­ra, exe­di­tor de la re­vis­ta Vanity Fair. Con él tu­vo dos de sus cua­tro hi­jas.

La di­se­ña­do­ra, una de las musas del fo­tó­gra­fo Nor­man Par­kin­son, pre­fie­re no ha­blar de sus rum­bas in­can­sa­bles en la dis­co­te­ca Stu­dio 54, de Nueva York, don­de se co­deó con can­tan­tes y ar­tis­tas. “En reali­dad fui un par de ve­ces”, di­jo. Ella es el me­jor...

Ca­ro­li­na He­rre­ra le en­tre­gó la di­rec­ción crea­ti­va de su ca­sa de mo­da, per­fu­mes y ac­ce­so­rios a al­guien que co­no­ce su ADN, el crea­dor Wes Gor­don, quien fue ase­sor de Ós­car de la Ren­ta.

Jac­kie Ken­nedy im­pul­só el pres­ti­gio de la ve­ne­zo­la­na. Du­ran­te do­ce años, He­rre­ra vis­tió a la exes­po­sa de John F. Ken­nedy. Mi­che­lle Oba­ma pa­só a la his­to­ria co­mo una de las pri­me­ras da­mas más ele­gan­tes de Es­ta­dos Uni­dos por apro­piar con me­su­ra y res­pe­to...

La di­se­ña­do­ra Ca­ro­li­na He­rre­ra, el fo­tó­gra­fo pe­ruano Ma­rio Tes­tino y la mo­de­lo Nao­mi Camp­bell coin­ci­den en que para so­bre­vi­vir en el mundo de la mo­da so­la­men­te se ne­ce­si­tan pa­sión y ca­pa­ci­dad de rein­ven­tar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.