¿RO­BERT WAG­NER ASE­SI­NÓ A NA­TA­LIE WOOD? TO­DO APUN­TA A QUE ÉL FUE EL CUL­PA­BLE DE LA MUER­TE DE SU ES­PO­SA.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Por fin se em­pie­za a co­no­cer el desen­la­ce del mis­te­rio­so ase­si­na­to que fas­ci­na a Holly­wood.

La mis­te­rio­sa muer­te que ha fas­ci­na­do a Holly­wood por dé­ca­das se acer­ca al desen­la­ce. La Po­li­cía re­co­no­ció por fin que to­das las sos­pe­chas re­caen sobre Wag­ner, quien con­for­mó jun­to a Na­ta­lie una de las pa­re­jas más ca­lien­tes del ci­ne.

“Me da mie­do

el agua en la os­cu­ri­dad”, le ha­bía di­cho Wood a un pe­rio­dis­ta po­co an­tes de su muer­te. La fo­bia lle­gó a ser le­gen­da­ria en Holly­wood y la iro­nía fue que va­rias ve­ces en­car­nó a mu­je­res en pe­li­gro de mo­rir aho­ga­das, en es­ce­nas que con el tiem­po re­sul­ta­ron ser ho­rren­dos pre­sa­gios. En 1952, por ejem­plo, Wood es­ta­ba en el pi­nácu­lo de su ca­rre­ra de ni­ña es­tre­lla y ac­tuó jun­to a la gran Bet­te Da­vis en The Star, que su­ce­día en la is­la de Ca­ta­li­na, Ca­li­for­nia. Una de las to­mas le exi­gía sal­tar al agua des­de un ya­te. Cuan­do se vio en la co­rrien­te, su­frió un ata­que de pá­ni­co, llo­ra­ba y gri­ta­ba. Da­vis ame­na­zó con de­jar la fil­ma­ción si la ha­cían re­pe­tir la es­ce­na, así que la pro­duc­ción acu­dió a una do­ble, quien ca­si mue­re en­re­da­da en­tre las al­gas. Tres dé­ca­das des­pués, la be­llí­si­ma Na­ta­lie fa­lle­ció aho­ga­da al caer de su ya­te Splen­do­ur, fon­dea­do en la mis­ma is­la de la pe­lí­cu­la. Las coin­ci­den­cias son asom­bro­sas y mu­cho más enig­má­ti­cas las cir­cuns­tan­cias que de­ter­mi­na­ron su muer­te.

En 1981, la ar­tis­ta es­ta­ba ca­sa­da con el ac­tor Ro­bert Wag­ner, con quien pro­ta­go­ni­zó una tem­pes­tuo­sa his­to­ria de amor que com­pe­tía con la de Liz Tay­lor –su ri­val en el ci­ne– y Ri­chard Bur­ton. Co­mo la cé­le­bre pa­re­ja, ellos se ca­sa­ron, se di­vor­cia­ron y se vol­vie­ron a ca­sar, ade­más be­bían en ex­ce­so. Aho­ra, la Po­li­cía de Los Án­ge­les cree que Wag­ner es “más que una per­so­na de in­te­rés” en la muer­te de su mu­jer, pues fue el úl­ti­mo que la vio con vi­da. Ade­más, el co­no­ci­do pro­ta­go­nis­ta de se­ries co­mo Switch y Los Hart in­ves­ti­ga­do­res ha cam­bia­do va­rias ve­ces su ver­sión de los he­chos, mien­tras que el ca­pi­tán del Splen­do­ur, Den­nis Da­vern, con­fie­sa que no le re­ve­ló to­da la ver­dad a la Po­li­cía cuan­do ocu­rrió la des­gra­cia.

Ro­bert –co­no­ci­do co­mo R. J.– y Na­ta­lie in­vi­ta­ron a su co­le­ga Ch­ris­top­her Wal­ken a ce­le­brar la fies­ta de Acción de Gra­cias con ellos en el Splen­do­ur. Pri­me­ro, Wag­ner con­tó que pa­sa­ron una gra­ta ve­la­da de co­pas en un res­tau­ran­te en la is­la y que de re­gre­so al bar­co, él y Wal­ken si­guie­ron ha­blan­do de

éo­lí­tá­ca –“sán ée­lear, sán fu­ráa”–, lo cual abu­rráó a ka­ta­láe y se fue a acos­tar. Cuan­do fue a dar­le las bue­nas no­ches, ella no es­ta­ba, al águal que el Va­liant, el bo­te in­fla­ble del bar­co. A la ma­ña­na sij guien­te, Wood apa­re­ció muer­ta en las aguas del Pa­cí­fi­co para es­tu­por del mundo que la ad­mi­ró.

El go­lée­teo del Va­liant contra el ya­te, re­cor­dó su ma­ri­do, per­tur­ba­ba el sue­ño de Wood y va­rias ve­ces él mis­mo sa­lió de la ca­ma para ajus­tar las cuer­das y aca­llar el ruá­do. En su oéá­náón, esa noj che ella qui­so ha­cer­lo so­la, con la ma­la suer­te de caer al agua y aho­gar­se en el in­ten­to. Lo mis­mo sos­tu­vo el ca­pi­tán Da­vern y la Po­li­cía dic­ta­mi­nó que el de­ce­so fue obra de un ac­cá­den­te. En 2011 las au­to­rá­da­des re­abráe­ron el ca­so an­te los án­dá­cáos de que esa ver­dad no era per­fec­ta y gra­cias al cla­mor de La­na Wood, her­ma­na de Na­ta­lie, quien cree que Wag­ner sa­be más de lo que cuen­ta.

Un aná­li­sis re­po­sa­do de la his­to­ria su­giej re que el al­cohol y los ce­los éu­dáe­ron des­en­ca­dej nar el si­nies­tro. Cuan­do se ca­sa­ron por pri­me­ra vez, en 1957, Na­ta­lie era la exi­to­sa, mien­tras que Ro­bert iba de fra­ca­so en fra­ca­so. En la fil­ma­ción de Es­plen­dor en la hier­ba, ella le fue in­fiel con Wa­rren Beatty –el Brad Pitt de la épo­ca–, se dáj vor­cia­ron y tras una ra­cha de ma­las re­la­cio­nes, adic­ción a las píl­do­ras para dor­mir y un in­ten­to de sui­ci­dio, vol­vió al al­tar con Wag­ner en 1972. Ahí los pa­pe­les se ha­bían in­ter­cam­bia­do: Na­ta­lie es­ta­ba en de­cli­ve, mien­tras que R. J. ha­bía he­cho fa­ma y for­tu­na en la te­le­vi­sión.

A pe­sar de sus tres hi­jas y de la bue­na vi­da, el ma­tri­mo­nio ha­cía agua en 1981. Co­rría el ru­mor de que él en­ga­ña­ba a Wood con Ste­fa­nie Po­wers, su coéro­ta­go­nás­ta en Los Hart in­ves­ti­ga­do­res. kaj ta­lie, co­mo lo ad­mi­te su her­ma­na La­na, es­ta­ba enj ca­pri­cha­da con Ch­ris­top­her Wal­ken, su com­pa­ñej ro de set en el re­cien­te ro­da­je de Brains­torm.

El pro­pio Wag­ner ha re­co­no­ci­do que aquel fin de se­ma­na no fue tan apa­ci­ble co­mo lo ma­ni­fes­tó en prin­ci­pio. Por su par­te, el ca­pi­tán Da­vern rej la­ta que hu­bo una pe­lea tan vio­len­ta en­tre los esj po­sos, que le pi­dió a Wal­ken que in­ter­vi­nie­ra, a lo que él se ne­gó. To­dos es­ta­ban muy to­ma­dos, rej

“¿Es­tás tra­tan­do de ti­rar­te a mi mu­jer?”, le gri­tó Wag­ner a Wal­ken en la no­che de la des­gra­cia.

cuer­da el ma­ri­ne­ro, y Na­ta­lie en­fu­re­ció a su ma­ri­do con sus co­que­teos con Wal­ken. “¿Es­tás tra­tan­do de acos­tar­te con mi mu­jer?”, le di­jo fu­rio­so al ac­tor, tras rom­per una bo­te­lla de vino contra la me­sa. “¡No me aguan­to es­to ni un mi­nu­to más!”, le es­pe­tó Na­ta­lie an­tes de en­ce­rrar­se en su cuar­to dan­do un por­ta­zo. Ro­bert fue tras ella y la tri­ful­ca subió mu­cho más de tono, pe­ro de re­pen­te se hi­zo un si­len­cio se­pul­cral y él re­apa­re­ció su­da­do y des­arre­gla­do. Mi­nu­tos des­pués fue a ver a Na­ta­lie, pe­ro re­gre­só di­cién­do­le al ca­pi­tán: “Se ha ido”. Ex­tra­ña­men­te, no qui­so que se en­cen­die­ran las lu­ces del ya­te para bus­car­la. Da­vern tam­bién ase­gu­ra que Ella no se HA­BRÍA IDO En El Bo­te In­fla­ble sin él, pues lo ha­bía adop­ta­do co­mo su guar­dián, sin con­tar su “mie­do al agua en la os­cu­ri­dad”.

Ro­bert acep­ta que pe­leó con su es­po­sa y con Wal­ken, pe­ro no por ce­los. La Po­li­cía no so­lo es­tá te­nien­do en cuen­ta lo di­cho por el ca­pi­tán, sino lo de tes­ti­gos co­mo John Pay­ne y su no­via Ma­rilyn Way­ne. Esa no­che ellos dor­mían en el ya­te Ca­pri­corn, cer­ca del Splen­do­ur, y es­cu­cha­ron a una pa­re­ja pe­lear a gri­tos, así co­mo la voz de una mu­jer pi­dien­do au­xi­lio.

La­na sos­tie­ne que Da­vern le con­tó ha­ce unos años que le pa­re­ció ver que Ro­bert lan­zó a Na­ta­lie al agua y que, cuan­do él acu­dió para ayu­dar­la, el ac­tor –sin com­pren­der la gra­ve­dad de lo que pa­sa­ba– le di­jo: “Dé­ja­la ahí. Que apren­da la lec­ción”.

“El pro­ble­ma es que no sa­be­mos cómo lle­gó ella al agua. No po­de­mos pro­bar que fue un ho­mi­ci­dio, pe­ro tam­po­co po­de­mos ase­gu­rar que fue un ac­ci­den­te”, di­jo el lu­gar­te­nien­te John Co­ri­na, de la Po­li­cía de Los Án­ge­les, en el re­ve­la­dor documental Death in Dark Water, que ha­ce po­co vol­vió

pla­na.• a po­ner el mis­te­rio en pri­me­ra

Ro­bert ti­ró a Na­ta­lie al agua y cuan­do Da­vern qui­so res­ca­tar­la di­jo: “De­jé­mos­la ahí, para que apren­da la lec­ción”, se­gún el ca­pi­tán del ya­te.

Los ac­to­res el día de su pri­me­ra bo­da, el 28 de di­ciem­bre de 1957, en Scot­ts­da­le, Ari­zo­na. La ca­rre­ra de ella en Holly­wood era mu­cho más bri­llan­te que la de él, pe­ro su­fría de de­pre­sión y te­nía ten­den­cias sui­ci­das.

Los Wag­ner en pleno, 1981. Na­tas­ha Greg­son Wag­ner (iz­quier­da) y Katie Wag­ner (cen­tro) eran hi­jas de an­te­rio­res ma­tri­mo­nios de Ro­bert y Na­ta­lie, mien­tras que Court­ney fue la úni­ca que con­ci­bie­ron juntos.

La tra­ge­dia ocu­rrió en el lu­jo­so ya­te Splen­do­ur, de pro­pie­dad de los ac­to­res, cu­yo ca­pi­tán, Den­nis Da­vern, re­ve­la nuevos de­ta­lles que in­cul­pan a Wag­ner.

Por la épo­ca de la tra­ge­dia se mur­mu­ra­ba que Ro­bert sos­te­nía un ro­man­ce con Step­ha­nie Po­wers, su co­pro­ta­go­nis­ta en la se­rie Los Hart in­ves­ti­ga­do­res. Él tam­bién tu­vo ro­man­ces con Liz Tay­lor y Joan Co­llins. Na­ta­lie so­lía te­ner amo­ríos con sus co­le­gas de...

Wag­ner tie­ne hoy 87 años y la Po­li­cía cree que es sos­pe­cho­so de la muer­te de Wood por­que ha cam­bia­do va­rias ve­ces su ver­sión de los he­chos. Nuevos tes­ti­gos se­ña­lan que oye­ron una aca­lo­ra­da pe­lea en­tre la pa­re­ja po­co an­tes de que ella mu­rie­ra.

Ro­bert Wag­ner y Na­ta­lie Wood po­co des­pués de ca­sar­se por se­gun­da vez, en 1972. Su re­la­ción fue tor­men­to­sa: eran in­fie­les y te­nían pe­leas vio­len­tas en­cen­di­das por el al­cohol, lo que al pa­re­cer co­bró la vi­da de la pre­cio­sa ac­triz de clá­si­cos co­mo West...

En 1955, Na­ta­lie y Ja­mes Dean desata­ron la lo­cu­ra en­tre la ju­ven­tud al pro­ta­go­ni­zar Re­bel­de sin cau­sa. Por su­pues­to, se hi­cie­ron no­vios en el ro­da­je. Tan­to Na­ta­lie co­mo El­vis es­ta­ban en la ci­ma cuan­do tu­vie­ron un ro­man­ce en 1956. “Él po­día can­tar, pe­ro...

Ro­bert Wag­ner con la pe­que­ña Court­ney sa­lien­do de su ca­sa en Be­verly Hills rum­bo al se­pe­lio de Na­ta­lie, el 2 de di­ciem­bre de 1981.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.