JO­SÉ GA­BRIEL DE SA­FA­RI.

El exem­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Mé­xi­co lo­gró su via­je so­ña­do: un sa­fa­ri fo­to­grá­fi­co por las re­ser­vas na­tu­ra­les de Áfri­ca. Se hos­pe­dó en el mis­mo ho­tel en el que es­ta­ba la rei­na Isa­bel II cuan­do se en­te­ró de la muer­te de su pa­dre.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El chu­rri­to de las co­lom­bia­nas cum­plió su sue­ño de via­jar a Áfri­ca y to­mar­les fotos a los ani­ma­les.

La ven­ta­ni­lla iz­quier­da

de la 4x4 To­yo­ta Land Crui­ser es­ta­ba aba­jo. Lue­go de más de diez ho­ras de tra­yec­to des­de Ke­nia para lle­gar al Par­que Na­cio­nal Se­ren­gue­ti en Tan­za­nia, Jo­sé Ga­briel Or­tiz vol­vió la mi­ra­da y se en­con­tró de fren­te con un leo­par­do. “Es una de mis ex­pe­rien­cias más emo­cio­nan­tes. Te­ner tan cer­ca a es­tos ani­ma­les sal­va­jes no se com­pa­ra con na­da”, re­cuer­da.

La pre­pa­ra­ción del sa­fa­ri por diez de las re­ser­vas na­tu­ra­les de Áfri­ca em­pe­zó con va­rios me­ses de an­ti­ci­pa­ción. El exem­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Mé­xi­co no que­ría ir en plan de tu­ris­ta volando en avio­ne­tas de un la­do a otro. Es­ta­ba de­ci­di­do a vi­vir la aven­tu­ra co­mo fo­tó­gra­fo y para eso se ase­so­ró de una agen­cia ho­lan­de­sa es­pe­cia­li­za­da en ex­pe­di­cio­nes in­di­vi­dua­les y de­ta­lla­das.

Él mis­mo ar­mó el via­je, al que lo acom­pa­ñó su es­po­sa, Dia­na van Meer­be­ke. Se alo­ja­ron en el Ho­tel Tree­tops de Ke­nia, que no so­lo es in­tere­san­te por­que es­tá cons­trui­do en un ár­bol mi­le­na­rio, sino por­que, en fe­bre­ro de 1952, la en­ton­ces prin­ce­sa Isa­bel y su es­po­so, el du­que de Edim­bur­go, es­ta­ban alo­ja­dos allí cuan­do re­ci­bie­ron la no­ti­cia de la muer­te del rey Jorge VI.

Jo­sé Ga­briel, quien tam­bién tie­ne san­gre in­gle­sa, fue ar­ma­do de va­lor y lis­to a dis­pa­rar, pe­ro el ob­tu­ra­dor. Re­co­rrió esas lla­nu­ras sin fin con un guía. “Ellos tie­nen un ol­fa­to im­pre­sio­nan­te para sa­ber dón­de es­tán los ani­ma­les. Al prin­ci­pio no le creía cuan­do ha­cía de­te­ner la mar­cha cer­ca a una mata de mon­te, sa­ca­ba la mano y de­cía: ‘Ahí hay un león’”. Se con­ven­ció de su ha­bi­li­dad des­pués de que le se­ña­ló un ár­bol a 600 me­tros y ya sa­bía que en sus ra­mas los leo­par­dos ace­cha­ban a sus pre­sas. El ex­pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión via­ja­ba la ma­yor par­te del tiem­po de pie, ama­rra­do con ar­ne­ses, con el ojo afi­na­do y sus te­le­ob­je­ti­vos lis­tos.

La ca­ce­ría fue una afi­ción que cul­ti­vó des­de ni­ño. Pe­ro por for­tu­na para él, y para los ani­maj les, la fo­to­gra­fía siem­pre tu­vo ma­yor fuer­za graj cias a la cá­ma­ra Ko­dak que su pa­dre, el ar­quij tec­to Ga­briel Or­tiz, le regaló el día de su pri­me­ra comunión: “Era de ocho fotos y el ro­llo so­lo se poj día re­ve­lar en Pa­na­má. Aho­ra, muy equi­pa­do con mis cá­ma­ras Ca­non y Lei­ca, te­nía la ilu­sión de ha­cer un sa­fa­ri fo­to­grá­fi­co”.

Fue­ron 18 días de aven­tu­ra, ca­lor, adre­na­lij na y mu­cha emo­ción. Pa­sa­ron 17 no­ches en las que de­bían res­guar­dar­se en los ho­te­les a las 9:00 p. m. por­que es la ho­ra en que los ani­maj les me­ro­dean.

Jo­sé Ga­briel re­gre­só di­fe­ren­te: “Aho­ra soy caj za­dor de imá­ge­nes. Es mu­cho más lin­do dis­pa­rarj le una foto a un ele­fan­te que apun­tar­le con una

con­clu­ye.• ca­ra­bi­na”,

Una leo­na se subió al ca­pó del ca­rro. “Aca­ba­ba de sa­lir de un char­co y tu­vi­mos que es­pe­rar ca­si media ho­ra has­ta que se se­có”, re­cuer­da Jo­sé Ga­briel.

En la re­ser­va Ma­sai Ma­ra de Ke­nia se sor­pren­dió con la po­bre­za, la de­sola­ción y la tris­te­za en la que vi­ven los na­ti­vos: “Lo úni­co que pi­den es una bo­te­lla de agua”. Los ele­fan­tes siem­pre an­dan en ma­na­das y son muy cu­rio­sos. Uno de ellos se acer­có...

Jo­sé Ga­briel Or­tiz en el Ho­tel Tree­tops del Par­que Na­cio­nal de Aber­da­re, en Ke­nia, con su es­po­sa, Dia­na van Meer­be­ke, y un guía na­ti­vo.

Es­tu­vie­ron tan cer­ca de las leonas que has­ta sin­tie­ron el olor pu­tre­fac­to de la ce­bra que ha­bían ca­za­do. “Era tan fuer­te, que to­mé tres fotos y nos fui­mos”.

El en­tu­sias­ma­do fo­tó­gra­fo no tu­vo ne­ce­si­dad de usar el gran an­gu­lar para lo­grar es­te pri­mer plano de los hi­po­pó­ta­mos.

Jo­sé Ga­briel des­cu­brió que los fe­li­nos son los ani­ma­les me­nos aris­cos del re­co­rri­do.

Las ji­ra­fas en­can­ta­ron a Or­tiz con su ele­gan­cia y ma­ne­ra de ca­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.