WI­LLIAM DE IN­GLA­TE­RRA: CAL­VO Y SEXY.

El he­re­de­ro al trono bri­tá­ni­co cor­tó por lo sano su lu­cha contra la cal­vi­cie y la asu­mió con hu­mor. Con es­te nue­vo look dis­pa­ró el nú­me­ro de se­gui­do­ras que aho­ra lo ven más atrac­ti­vo.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El du­que de Cam­brid­ge se ra­pó la ca­be­za y des­per­tó to­do ti­po de pa­sio­nes en sus ad­mi­ra­do­ras.

El prín­ci­pe Wi­lliam no tie­ne un pe­lo de co­bar­de, ni an­tes ni aho­ra, que to­mó la de­ci­sión de cor­tar­se las po­cas me­chas que le que­da­ban co­mo he­re­de­ro de la cal­vi­cie de su pa­dre, el prín­ci­pe Car­los. El fu­tu­ro rey de los bri­tá­ni­cos se unió a las fi­las del ex­clu­si­vo club de cal­vos que exu­dan tes­tos­te­ro­na en bru­to, al es­ti­lo de Vin Die­sel, Bru­ce Wi­llis y Zi­ne­di­ne Zi­da­ne.

El du­que de Cam­brid­ge nun­ca ha si­do el prín­ci­pe de la Ce­ni­cien­ta, que lle­va­ba el co­pe­te a lo Cary Grant; ni el de Blan­ca­nie­ves, qui­zá el pre­cur­sor del me­chón que apro­pió Jus­tin Bie­ber en los ini­cios de su ca­rre­ra. El pri­mo­gé­ni­to de Car­los y Lady Di, se­gún los ta­bloi­des bri­tá­ni­cos, siem­pre ha te­ni­do un enemi­go más in­cle­men­te que cual­quier an­ti­mo­nár­qui­co: la alo­pe­cia que su­fre des­de ni­ño. Has­ta su her­mano Harry, acos­tum­bra­do a to­mar­le el pe­lo, di­jo que era cal­vo des­de los 12 años.

Wi­lliam lu­ció su nue­vo look du­ran­te una vi­si­ta al Hos­pi­tal In­fan­til Eve­li­na de Lon­dres. Por su­pues­to, la de­ci­sión de ra­su­rar­se la ca­be­za opa­có a su es­po­sa, Kate Midd­le­ton, due­ña de to­das las mi­ra­das que ana­li­zan ca­da out­fit que lle­va a los even­tos.

El prín­ci­pe pa­re­ce que se de­jó ga­nar la ba­ta­lla de la cal­vi­cie des­pués de pro­bar tra­ta­mien­tos me­siá­ni­cos de pas­ti­llas y un­güen­tos. Igual, no le pa­só lo de San­són, pues­to que si­guió fuer­te y enér­gi­co en su ca­mino ha­cia el trono. Es más, las en­cues­tas apro­ba­ron su nueva ima­gen. Para la ma­yo­ría de las in­gle­sas es

an­tes.• tá más sexy y se­duc­tor que

El he­re­de­ro al trono de In­gla­te­rra siem­pre ha bro­mea­do con el te­ma de su cal­vi­cie. En un even­to en 2017 le di­jo a un es­ti­lis­ta: “No ten­go mu­cho pe­lo, no pue­do dar­te tra­ba­jo”.

En 2000, Wi­lliam en­ca­be­za­ba la lis­ta de los sol­te­ros más co­ti­za­dos de Eu­ro­pa. Sus ri­zos de oro eran uno de sus prin­ci­pa­les atrac­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.