En bus­ca del mu­seo Obre­gón

Jet-Set - - FLASH - Por Eduar­do Hig­gins Arte­ta

El hijo del pin­tor co­lom­bo-es­pa­ñol avan­za en la eje­cu­ción de es­ta ini­cia­ti­va en me­dio de mu­chas di­fi­cul­ta­des. Una de las se­des se­ría la ca­sa de Car­ta­ge­na, don­de mu­rió el ar­tis­ta, so­lo que una one­ro­sa car­ga tri­bu­ta­ria pe­sa so­bre el in­mue­ble. La deu­da en es­tos tre­ce años lle­gó a los 270 mi­llo­nes de pe­sos.

Uno de los guías tu­rís­ti­cos de Car­ta­ge­na se de­tie­ne a dia­rio fren­te a la ca­sa es­qui­ne­ra de la ca­lle de la Fac­to­ría, mar­ca­da con el nú­me­ro 36-62. “Aquí vi­vió el maes­tro Ale­jan­dro Obre­gón, uno de los más gran­des”, di­ce co­mo preám­bu­lo de un re­la­to car­ga­do de ro­man­ti­cis­mo que re­su­me los gran­des amo­res del pin­tor y es­cul­tor. En el in­mue­ble, de­pó­si­to de mu­ni­cio­nes en la épo­ca del vi­rrei­na­to, con­vi­vió con la ar­tis­ta Fre­da Sar­gent y su hijo Ma­teo Obre­gón; pe­ro se se­pa­ra­ron y el maes­tro si­guió la vi­da en so­li­ta­rio has­ta su muer­te, el 11 de abril de 1992, co­mo con­se­cuen­cia de un tu­mor ce­re­bral. El guía tu­rís­ti­co siem­pre omi­te un detalle y es que con la par­ti­da del crea­dor co­lom­bo-es­pa­ñol co­men­zó el de­cli­ve de la edi­fi­ca­ción, hoy ago­bia­da por el im­pac­to del sa­li­tre, el abandono y la hu­me­dad. Sus hi­jos Ro­dri­go y Sil­va­na Obre­gón quieren trans­for­mar­la en mu­seo, pe­ro han en­fren­ta­do to­da suer­te de di­fi­cul­ta­des, co­mo la fal­ta de re­cur­sos pa­ra desa­rro­llar los tra­ba­jos de res­tau­ra­ción. Se­gún sus es­ti­ma­ti­vos, se ne­ce­si­ta un mi­llón de dó­la­res pa­ra po­der de­jar la ca­so­na co­lo­nial co­mo en sus años mo­zos. La ma­yor par­te del di­ne­ro se des­ti­na­ría a la zo­na en la que es­ta-

ba ubi­ca­do el ta­ller de Obre­gón, uno de los es­pa­cios más pro­lí­fi­cos de su carrera, don­de creó sus cua­dros de ba­rra­cu­das y del mun­do de la tau­ro­ma­quia. En el pro­ce­so, los her­ma­nos Obre­gón-oso­rio han en­con­tra­do mu­chas es­pi­nas y po­cas ro­sas, en par­te co­mo con­se­cuen­cia de los cons­tan­tes cam­bios de go­bierno en la ca­pi­tal de Bo­lí­var y, por otro la­do, de­bi­do a la nor­ma­ti­vi­dad del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, que fre­na los au­xi­lios cuan­do los in­mue­bles se en­cuen­tran en po­der de par­ti­cu­la­res. Se­gún Al­ber­to He­rre­ra, miem­bro del co­mi­té téc­ni­co del Ins­ti­tu­to de Pa­tri­mo­nio y Cul­tu­ra de Car­ta­ge­na, de na­da va­lió que es­ta car­te­ra la hu­bie­ra de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de la na­ción en 2002, por ini­cia­ti­va de la en­ton­ces vi­ce­mi­nis­tra de Cul­tu­ra Kat­ya Gon­zá­lez. En su opi­nión, los Obre­gón ten­drían que re­gis­trar el tí­tu­lo de pro­pie­dad a nom­bre de una fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro: “Es­to re­fle­ja la gran tra­ba que po­ne a Co­lom­bia en des­ven­ta­ja fren­te a la pre­ser­va­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca. ¡Qué pe­li­gro! Ca­si to­dos los in­mue­bles his­tó­ri­cos del país es­tán en ma­nos de par­ti­cu­la­res”. El te­ma no deja de ser con­tro­ver­sial, pues po­dría for­ta­le­cer el pa­tri­mo­nio pe­ro al cos­to de fa­vo­re­cer in­tere­ses par­ti­cu­la­res con re­cur­sos pú­bli­cos. La Ca­sa Grau, en Bo­go­tá, se salvó de un via­cru­cis si­mi­lar. En 2006 fue res­tau­ra­da con di­ne­ros de la na­ción. “Re­ci­bi­mos unos 250 mi­llo­nes de pe­sos y to­do por­que el pro­pio ar­tis­ta se la de­jó es­cri­tu­ra­da a su fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro”, ex­pli­ca su di­rec­to­ra, Mo­ni­ka Hart­mann. Lo que sí tie­nen en co­mún los dos in­mue­bles es su one­ro­sa deu­da de im­pues­to pre­dial. La ins­ti­tu­ción di­ri­gi­da por Hart­mann de­be 70 mi­llo­nes de pe­sos por dos años de atra­so con la Se­cre­ta­ría de Ha­cien­da, y la de Ro­dri­go Obre­gón, 270 mi­llo­nes acu­mu­la­dos des­de 2005, cuan­do Ni­co­lás Cu­ri fue al­cal­de. El en­ton­ces man­da­ta­rio tra­tó de ali­viar la im­po­si­ción tri­bu­ta­ria y les re­du­jo la deu­da ini­cial, pe­ro fue des­ti­tui­do. En su cor­ta ges­tión lo­gró cons­truir la pla­za Obre­gón fren­te a la ca­sa del maes­tro del ex­pre­sio­nis­mo co­lom­biano. Años más tar­de, du­ran­te el go­bierno de Cam­po Elías Te­rán, hu­bo un nue­vo in­ten­to de con­ci­lia­ción, pe­ro la som­bra de la ad­ver­si­dad se po­só so­bre los preacuer­dos con la muer­te del man­da­ta­rio. “Es po­co lo que el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra pue­de ha­cer fren­te a la al­ta tri­bu­ta­ción que afec­ta a los mo­nu­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos. El te­ma de abo­lir los im­pues­tos es re­sor­te de los go­bier­nos lo­ca­les, pe­ro no hay vo­lun­tad por­que se dis­mi­nui­rían sus re­cau­dos”, ex­pre­só el ar­qui­tec­to Al­ber­to He­rre­ra. Por su par­te, “el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra no tie­ne mu­chos re­cur­sos pa­ra sa­car ade­lan­te es­ta ini­cia­ti­va. Hay mu­cha gen­te ha­cien­do co­la pa­ra re­ci­bir las sub­ven­cio­nes es­ta­ta­les”, afir­mó la ex vi­ce­mi­nis­tra de es­ta car­te­ra, Ma­ría Cecilia Do­na­do. En Car­ta­ge­na, se­gún un re­cien­te editorial del pe­rió­di­co El Uni­ver­sal, “se ne­ce­si­ta a gri­tos un POT o PEMP, Plan Es­pe­cial y Ma­ne­jo de Pro­tec­ción del Cen­tro His­tó­ri­co”. Ba­rran­qui­lla ya lo hi­zo y sa­có pe­cho co­mo pio­ne­ra de la pre­ser­va­ción de los in­mue­bles re­pu­bli­ca­nos. Luis Gar­cía, je­fe de pa­tri­mo­nio de la

Se­gún es­ti­ma­ti­vos de la fa­mi­lia de Obre­gón, la res­tau­ra­ción de la ca­sa de La He­roi­ca se acer­ca al mi­llón de dó­la­res.

La ca­sa se en­cuen­tra jun­to a la pla­za Obre­gón, don­de las au­to­ri­da­des ins­ta­la­rían una escultura del ar­tis­ta.

Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra de es­ta ciu­dad, ce­le­bró los acuer­dos y la co­rres­pon­dien­te exen­ción del 90 por cien­to en los ba­rrios Pra­do Vie­jo y Be­lla­vis­ta, a di­fe­ren­cia de Car­ta­ge­na, don­de el PEMP ape­nas es­tá en pa­ña­les. Ro­dri­go Obre­gón no se da por ven­ci­do en su ca­mino pa­ra ha­cer reali­dad el mu­seo de­di­ca­do a la obra de su pa­pá, que por lo pron­to so­lo exis­te en los re­gis­tros de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio. El ac­tor de­di­ca bue­na par­te de su tiem­po a es­te es­fuer­zo de con­ser­va­ción, que al­ter­na con las ac­ti­vi­da­des so­cia­les rea­li­za­das con es­tu­dian­tes de ba­jos re­cur­sos y víc­ti­mas del con­flic­to ar­ma­do a tra­vés de su fun­da­ción Co­lom­bia He­ri­da. Ale­jan­dro Obre­gón se ins­ta­ló en Car­ta­ge­na en 1960, cuan­do huía del go­ce y los ex­ce­sos del Gru­po de Ba­rran­qui­lla, el ter­tu­lia­de­ro de in­te­lec­tua­les más in­flu­yen­te del si­glo pa­sa­do. “Que­ría en­tre­gar­se por com­ple­to a la pin­tu­ra. De vez en cuan­do se in­ter­na­ba en su ca­sa de Puer­to Co­lom­bia, don­de vi­vió con mi ma­má, So­nia Oso­rio”, re­cuer­da Ro­dri­go. Pre­ci­sa­men­te, ese re­fu­gio del Atlán­ti­co se­ría una de las se­des del mu­seo. Pe­ro el pre­dio ve­cino, don­de que­da­ría el par­que Obre­gón y cu­ya pro­pie­dad es del mu­ni­ci­pio, se en­cuen­tra en litigio por cuen­ta de un pro­ce­so de in­va­sión. “El juz­ga­do oc­ta­vo re­vo­có el do­mi­nio que te­nían esas per­so­nas. Aho­ra fal­ta des­alo­jar­las pa­ra que los he­re­de­ros del maes­tro lo ma­ne­jen en co­mo­da­to”, afir­mó el abo­ga­do Blasco Ibá­ñez. Por to­dos la­dos hay nu­dos. El re­to es desatar­los an­tes de 2020, cuan­do se cum­pla el cen­te­na­rio del na­ta­li­cio del maes­tro.•

El maes­tro Ale­jan­dro Obre­gón se mu­dó a Car­ta­ge­na en 1960, cuan­do con­si­de­ró que se ha­bía ago­ta­do el pro­ce­so con sus con­ter­tu­lios del Gru­po Ba­rran­qui­lla.

El de­te­rio­ro más crí­ti­co de la ca­sa se con­cen­tra en el ta­ller don­de tra­ba­ja­ba el ar­tis­ta plás­ti­co. “La hu­me­dad y el sa­li­tre de­te­rio­ra­ron las vi­gas de con­ten­ción”, afir­ma su hijo.

FO­TO: ©AN­DRÉS ROZO/18

La ca­sa co­lo­nial, ubi­ca­da en la ca­lle de la Fac­to­ría en Car­ta­ge­na, fue cons­trui­da en 1600. En sus ini­cios sir­vió de de­pó­si­to de mu­ni­cio­nes pa­ra con­tra­rres­tar los ata­ques de los pi­ra­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.