LA RE­BE­LIÓN DE ME­LA­NIA TRUMP.

La pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos no le per­do­na al pre­si­den­te Do­nald Trump las hu­mi­lla­cio­nes que ha su­fri­do por sus in­fi­de­li­da­des. Lo re­ta en pú­bli­co ca­da vez que pue­de y se ru­mo­ra que es­tá dis­pues­ta a aban­do­nar­lo si no de­ja de ser tan atra­ve­sa­do.

Jet-Set - - CONTENIDO -

La pri­me­ra da­ma de Es­ta­dos Uni­dos to­ma dis­tan­cia de su es­po­so, Do­nald Trump, al pa­re­cer pa­ra co­brar­le sus in­fi­de­li­da­des. En un pri­mer asal­to, ella ex­pre­só su de­sen­can­to con al­gu­nas po­lí­ti­cas del go­bierno.

Mau­reen Dowd, co­lum­nis­ta de The New York Ti­mes, la bau­ti­zó “la es­fin­ge es­lo­ve­na” por el mo­do mis­te­rio­so y es­toi­co con que ha pre­ser­va­do su dig­ni­dad an­te los su­ce­si­vos es­cán­da­los de ca­ma de su ma­ri­do. Otro pe­rio­dis­ta, Tom Harn­den, del dia­rio lon­di­nen­se The Ti­mes, la lla­mó “la pri­me­ra da­ma de la for­ta­le­za” por la mis­ma ra­zón y ase­gu­ra que sus du­ras ex­pre­sio­nes, su si­len­cio y otras se­ña­les su­ti­les han si­do en reali­dad par­te de una es­tra­te­gia de ima­gen fría­men­te es­tu­dia­da. Sin em­bar­go, esa tác­ti­ca de dis­cre­ción pa­re­ce ha­ber da­do un vi­ra­je. Co­mo se re­cuer­da, en año y me­dio de go­bierno, el pre­si­den­te ha si­do acu­sa­do de abu­sos se­xua­les por unas 19 mu­je­res, an­te lo cual Me­la­nia pa­re­cía re­sig­na­da con el rol de pie­za de­co­ra­ti­va y es­po­sa frus­tra­da. Pe­ro cuan­do en enero pa­sa­do The Wall Street Jour­nal re­ve­ló que un abo­ga­do de Trump le pa­gó 130.000 dó­la­res a la ac­triz de ci­ne porno y strip­per Stormy Da­niels

por ca­llar so­bre una aven­tu­ra que tu­vo con el man­da­ta­rio, la pa­cien­cia de Me­la­nia se ago­tó y no era pa­ra me­nos. Por esos días, la re­vis­ta In Touch res­ca­tó una vie­ja en­tre­vis­ta en la que Stormy con­tó que se acos­tó con Trump en 2006, por la mis­ma épo­ca en que ella aca­ba­ba de dar a luz a Ba­rron, su úni­co hi­jo con Trump, con quien ape­nas lle­va­ba un año de ca­sa­da. Des­de en­ton­ces, son ca­da vez más fre­cuen­tes los ges­tos de in­de­pen­den­cia y re­bel­día de la pri­me­ra da­ma. No acom­pa­ñó al pre­si­den­te a la reunión del G7 ni al Fo­ro Eco­nó­mi­co de Da­vos. El día del tra­di­cio­nal Dis­cur­so del Es­ta­do de la Unión, en el Ca­pi­to­lio de Was­hing­ton, lle­gó so­la, ves­ti­da con un atuen­do cla­ro, lo que fue vis­to co­mo un ges­to de apo­yo al gru­po de se­na­do­ras del Par­ti­do De­mó­cra­ta, opo­si­tor del pre­si­den­te, que un año an­tes ha­bían ido ves­ti­das de blan­co al re­cin­to pa­ra pro­tes­tar con­tra las po­lí­ti­cas le­si­vas pa­ra las mu­je­res de Trump. El al­bo­ro­to por el af­fai­re Stormy se vio au­men­ta­do con la apa­ri­ción de Ka­ren Mcdou­gal, una co­ne­ji­ta Play­boy que tam­bién sos­tie­ne que tu­vo un ro­man­ce con Trump du­ran­te diez me­ses en 1998, año en que la pa­re­ja pre­si­den­cial ini­ció su re­la­ción. Do­li­da, Me­la­nia se ne­gó a ir con

Me­la­nia es más po­de­ro­sa de lo que pa­re­ce. Tie­ne ins­tin­to po­lí­ti­co y le ad­vier­te a Trump cuan­do es­tá sien­do in­cohe­ren­te, se­gún el li­bro The trump whi­te Hou­se: Chan­ging the Ru­les of the Ga­me.

su es­po­so en el he­li­cóp­te­ro Ma­ri­ne One a la ba­se aé­rea An­drews, don­de de­bían to­mar un vue­lo. Así mis­mo, em­pe­zó a re­cha­zar apa­re­cer to­ma­da de la mano con él. Co­mo lo es­cri­bió Tom Harn­den en The Ti­mes, la opi­nión so­bre la pri­me­ra da­ma es­tá di­vi­di­da. Unos creen que se me­re­ce lo que vi­ve por acep­tar ser la es­po­sa tro­feo de un mi­llo­na­rio mu­je­rie­go, 24 años ma­yor que ella, a cam­bio de una vi­da de lu­jos. Pa­ra otros, es una víc­ti­ma, obli­ga­da a re­pre­sen­tar un pa­pel que ja­más deseó y tra­ta­da ini­cua­men­te por su ma­ri­do. Co­mo sea, los es­cán­da­los au­men­ta­ron su po­pu­la­ri­dad del 36 al 50 por cien­to, se­gún una en­cues­ta de CNN. “Me­la­nia no fin­ge y eso gus­ta”, ase­gu­ró Pa­ris Match en un ar­tícu­lo en el que tam­bién anotó que des­de el es­ta­lli­do de aque­llos líos la se­ño­ra Trump “es ella”. “La úni­ca cer­te­za es que Me­la­nia no es­tá con­ten­ta”, le de­cla­ró a la re­vis­ta fran­ce­sa una fuen­te que co­no­ce muy bien a la pa­re­ja. Por su par­te, me­dios lo­ca­les ha­blan de una “gue­rra fría” en­tre los es­po­sos, la cual tu­vo su mo­men­to más dra­má­ti­co en ju­nio pa­sa­do, du­ran­te la cri­sis por la se­pa­ra­ción de hi­jos de in­mi­gran­tes de sus pa­dres en la fron­te­ra me­xi­ca­na, den­tro del mar­co de la po­lí­ti­ca de ce­ro to­le­ran­cia a la en­tra­da de in­do­cu­men­ta­dos al país.

Mien­tras que Trump ig­no­ra­ba el re­cha­zo mun­dial que cau­só la me­di­da, su es­po­sa asom­bró al rom­per su si­len­cio y de­cla­rar a tra­vés de su por­ta­voz: “En Es­ta­dos Uni­dos se de­be res­pe­tar la ley, pe­ro el país tam­bién de­be ser go­ber­na­do con co­ra­zón”. Así mis­mo, Me­la­nia ex­pre­só el des­agra­do que le cau­sa­ba ver a los ni­ños ale­ja­dos de sus fa­mi­lias. Lue­go, vi­si­tó de sor­pre­sa uno de los re­fu­gios don­de eran re­te­ni­dos los me­no­res en Te­xas, en un ges­to car­ga­do de con­tro­ver­sia. Por un la­do, no con­sul­tó a su es­po­so al res­pec­to y, por el otro, lu­ció una cha­que­ta que lle­va­ba es­tam­pa­da es­ta le­yen­da: “I really don’t ca­re. Do U?” (En reali­dad no me im­por­ta. ¿A ti?). Su en­torno le res­tó im­por­tan­cia al de­ba­te que en­cen­die­ron las fra­ses, pe­ro otros opi­na­ron que aque­llo no fue pro­duc­to del azar. Da­na Bash, una de las pe­rio­dis­tas es­tre­lla de CNN y po­co da­da a ven­ti­lar chismes, afir­mó: “Le lan­zó una se­ñal a su ma­ri­do”. Ac­to se­gui­do, Trump or­de­nó no se­pa­rar más a las fa­mi­lias in­mi­gran­tes y la creen­cia ge­ne­ral es que la pre­sión de Me­la­nia fue su prin­ci­pal motivación. “En 24 ho­ras, aque­lla que pa­re­cía su­mi­sa hi­zo re­cu­lar al pre­si­den­te”, co­men­tó Pa­ris Match, pa­ra el cual la pri­me­ra da­ma de­mos­tró que ade­más de cur­vas y gla­mour, tie­ne la ca­be­za bien pues­ta so­bre los hom­bros.

Ha­ce po­co, Me­la­nia vol­vió a re­tar a su es­po­so cuan­do él til­dó de bru­to al bas­quet­bo­lis­ta Le­bron Ja­mes. En res­pues­ta, ella elo­gió la la­bor fi­lan­tró­pi­ca del de­por­tis­ta y has­ta ex­pre­só que que­ría vi­si­tar una de las es­cue­las que pa­tro­ci­na. Pe­ro la in­mi­gra­ción es, sin du­da, la gran man­za­na de la dis­cor­dia en­tre la pa­re­ja des­pués de la in­fi­de­li­dad. Co­mo lo sub­ra­yó Pa­ris Match, es­te se­gui­rá sien­do uno de los asun­tos ban­de­ra en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre y la pre­gun­ta es si Trump se atre­ve­rá a im­po­ner nue­vas me­di­das de hie­rro des­pués de que Me­la­nia ex­pu­so tan cla­ra­men­te su pun­to de vis­ta al res­pec­to y su po­lí­ti­ca del co­ra­zón. Pa­ra mu­chos, co­no­cien­do su pre­po­ten­cia, él la ig­no­ra­rá y se­gui­rá ade­lan­te con sus pla­nes, lo que pon­dría al ma­tri­mo­nio al bor­de de la se­pa­ra­ción. Me­la­nia, no obs­tan­te, tie­ne a Trump en sus ma­nos, pues ella pue­de ser un ac­ti­vo muy im­por­tan­te en tér­mi­nos de po­pu­la­ri­dad de ca­ra a una re­elec­ción en 2020. Así mis­mo, un ter­cer di­vor­cio mi­na­ría el ca­pi­tal po­lí­ti­co del mag­na­te, pues le me­re­ce­ría la re­pro­ba­ción de los evan­gé­li­cos, gra­cias a los cua­les, en gran me­di­da, con­quis­tó el po­der de la ma­yor po­ten­cia del pla­ne­ta.

Un di­vor­cio de Me­la­nia le res­ta­ría al pre­si­den­te el po­de­ro­so vo­to de los evan­gé­li­cos.

Me­la­nia, na­ci­da en Es­lo­ve­nia en 1970, vio au­men­tar su ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad de 36 a 50 por cien­to gra­cias a que no fin­ge sus sen­ti­mien­tos y se mues­tra in­de­pen­dien­te de su in­fiel ma­ri­do.

El pre­si­den­te y la pri­me­ra da­ma en Bru­se­las el año pa­sa­do. Trump sa­be que es­tá en las ma­nos de su mu­jer, pues ella se­ría un ar­ma de po­pu­la­ri­dad en una even­tual cam­pa­ña de re­elec­ción en 2020. Cau­só re­vue­lo con es­ta cha­que­ta es­tam­pa­da con las fra­ses “I really don’t ca­re. Do U?” (La ver­dad es que no me im­por­ta. ¿A ti?), que fue­ron vis­tas co­mo otro men­sa­je desafian­te al pre­si­den­te.

La sa­li­da a la luz del ro­man­ce de Trump con la strip­per Stormy Da­niels de­to­nó una gue­rra fría en­tre la pri­me­ra da­ma y el pre­si­den­te.

Lle­gar so­la al tra­di­cio­nal dis­cur­so del pre­si­den­te an­te el Con­gre­so fue otro ges­to de pro­tes­ta en me­dio de los des­ta­pes de las trai­cio­nes de Trump.

La fa­mi­lia pre­si­den­cial en los jar­di­nes de la Ca­sa Blan­ca. Ba­rron es la prio­ri­dad de la pri­me­ra da­ma, quien lo ha cria­do so­la, sin la ayu­da de ni­ñe­ras.

Hoy. Ase­gu­ra que re­cha­za las ci­ru­gías, pe­ro se mur­mu­ra que se ha tra­ta­do tan­to la ca­ra que le ha que­da­do la ex­pre­sión que se ha­ce jus­to an­tes de es­tor­nu­dar. 2015. Ya se ru­mo­ra­ba que era muy ami­ga del bó­tox y se ha­bía he­cho re­lle­nos en las me­ji­llas y el men­tón, re­pa­ra­ción con lá­ser y ci­ru­gías en los pár­pa­dos. 2000. La en­ton­ces mo­de­lo Me­la­nia Knauss te­nía una mi­ra­da muy des­pier­ta, las me­ji­llas al­go su­mi­das y una son­ri­sa na­tu­ral.

La pri­me­ra da­ma se ga­nó a los grin­gos por de­fen­der a los des­va­li­dos y a los ni­ños, en otro cla­ro re­to a la mano de hie­rro de su ma­ri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.