BURT REY­NOLDS: EL MI­TO DES­NU­DO DE HOLLY­WOOD.

El ac­tor, fa­mo­so por pro­ta­go­ni­zar el pri­mer des­ta­pe fron­tal mas­cu­lino en una re­vis­ta, mu­rió ol­vi­da­do y en la rui­na des­pués de ser el rey de la ta­qui­lla en los años se­ten­ta.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El ar­tis­ta, que mu­rió ha­ce po­co en la quie­bra, en­car­nó al ma­cho ame­ri­cano y al hom­bre ru­do de las pe­lí­cu­las de ac­ción.

Burt ja­más

so­ñó con ser ac­tor. Su pa­dre, lla­ma­do co­mo él, lo dis­ci­pli­nó a pun­ta de gol­pes y creía que ser ar­tis­ta era co­sa de ma­ri­co­nes. An­sio­so por im­pre­sio­nar­lo, pen­só que la me­jor ma­ne­ra de ga­nar­se su apro­ba­ción era sien­do ju­ga­dor de fút­bol ame­ri­cano, pe­ro cuan­do em­pe­za­ba a des­ta­car­se co­mo tal, du­ran­te sus es­tu­dios en Flo­ri­da Sta­te Uni­ver­sity, un accidente de trán­si­to lo in­ca­pa­ci­tó pa­ra ju­gar el res­to de la vi­da.

La al­ter­na­ti­va fue pre­pa­rar­se co­mo po­li­cía de li­ber­tad con­di­cio­nal en el Palm Beach Ju­nior Co­lle­ge. Allí, el pro­fe­sor Wat­son B. Dun­can lo in­vi­tó a par­ti­ci­par en una obra de tea­tro, lo hi­zo de ma­ra­vi­lla y se ga­nó una be­ca pa­ra es­tu­diar Ar­te Dra­má­ti­co en Nue­va York, don­de de­bu­tó en Broad­way. En 1961 hi­zo su pri­mer fil­me en Holly­wood, An­gel Baby.

Su chis­pa, inusual en los ac­to­res de la épo­ca, hi­zo que empezara a ser va­lo­ra­do co­mo una per­so­na­li­dad. Ade­más, su carrera ac­to­ral to­ma­ba el ca­riz de se­ria de­bi­do a su par­ti­ci­pa­ción en Amar­ga pe­sa­di­lla, en la que ac­tuó jun­to al no­mi­na­do al Ós­car Jon Voight, pa­dre de An­ge­li­na Jo­lie.

La ex­pec­ta­ti­va por la cin­ta, que te­nía el me­jor pro­nós­ti­co, coin­ci­dió con su apa­ri­ción en The To­night Show Sta­rring

Johnny Car­son. Otra de las in­vi­ta­das era He­len Gur­ley Brown, edi­to­ra de Cos­mo­po­li­tan, quien les abría los ojos a las mu­je­res en cues­tio­nes de se­xo. Así co­mo los hom­bres se de­lei­ta­ban con la play­ma­te del mes des­nu­da en el do­ble pá­gi­na cen­tral de Play­boy, ar­gu­men­ta­ba He­len en una pausa del pro­gra­ma, las mu­je­res tam­bién me­re­cían ver­los a ellos en su es­plen­dor por­que te­nían el mis­mo “ape­ti­to vi­sual”.

De ahí a con­ven­cer­lo de que fue­ra el pri­mer hom­bre en po­sar des­nu­do pa­ra una re­vis­ta so­lo hu­bo un pa­so. “Qui­sie­ra de­cir que lo hi­ce por apo­yar los derechos de las mu­je­res, pe­ro la ver­dad es que so­lo me pa­re­ció di­ver­ti­do”, ad­mi­tió Rey­nolds.

Lo que ella no le con­tó fue que co­le­gas co­mo Ro­bert Red­ford y Clint East­wood le ha­bían di­cho que no. Si hoy el des­ta­pe mas­cu­lino es un ta­bú, en ese en­ton­ces lo era mu­cho más; to­dos sus alle­ga­dos tra­ta­ron de di­sua­dir­lo, pe­ro él se em­pe­ñó.

La his­tó­ri­ca se­sión tu­vo lu­gar el 14 de ma­yo de 1972 y Burt lle­gó al­go ali­co­ra­do, co­mo lo ha­bía exi­gi­do. El fo­tó­gra­fo Francesco Sca­vu­llo lo fo­to­gra­fió ta­pán­do­se los ge­ni­ta­les, de cu­yas pro­por­cio­nes alar­dea­ba, con un pe­rro y un som­bre­ro. En úl­ti­mas, el ac­tor es­co­gió la ima­gen en que se cu­bría con el an­te­bra­zo. To­da la edi­ción de Cos­mo­po­li­tan, mi­llón y me­dio

de ejem­pla­res, se ago­tó. No obs­tan­te, des­de ese mo­men­to y has­ta sus úl­ti­mos días, Burt se arre­pin­tió: “Re­ci­bí las cartas más obs­ce­nas que he leí­do en mi vi­da, mu­chas con fo­tos de sus re­mi­ten­tes des­nu­das. La Igle­sia ca­tó­li­ca me con­de­nó y to­do el día la gen­te bro­mea­ba: ‘No te re­co­no­cí con ro­pa’”. Su des­nu­do se im­pri­mió en pantys, ca­mi­se­tas, ta­pe­tes y sá­ba­nas. Quedó lí­vi­do al lle­gar a Di­na­mar­ca y ver­se en la por­ta­da de una re­vis­ta por­no­grá­fi­ca. Así mis­mo, es­ta­ba con­ven­ci­do de que qui­tar­se la ro­pa fue la cau­sa de que Amar­ga pe­sa­di­lla no tu­vie­ra el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cía. Aún así, la fo­to le va­lió la ca­te­go­ría de su­pe­res­tre­lla y di­rec­to­res de to­das par­tes que­rían tra­ba­jar con él. De 1978 a 1982 ba­tió un ré­cord por ser el ac­tor más ta­qui­lle­ro du­ran­te cin­co años con­se­cu­ti­vos.

En ese mo­men­to, pro­ta­go­ni­zó una tor­men­to­sa re­la­ción con Sally Field. “No es sexy”, le di­je­ron cuan­do pi­dió ac­tuar con ella, y él con­tes­tó: “El ta­len­to es sexy”. Field no que­ría tra­ba­jar con él por­que era un ar­tis­ta co­mer­cial, pe­ro su agen­te le di­jo que eso era lo que ne­ce­si­ta­ba y ro­da­ron Dos pí­ca­ros con suer­te. Se enamo­ra­ron en el ro­da­je, pe­ro las co­sas no fun­cio­na­ron. “Sally es el amor de mi vi­da. La­men­to no ha­ber­le di­cho que la ama­ba”, ex­pre­só Burt años más tar­de.

Em­pe­ro, al de­plo­rar la re­cien­te muer­te del ac­tor, la actriz de­cla­ró que le ale­gra­ba que él no hu­bie­ra vi­vi­do pa­ra leer In Pie­ces, las me­mo­rias que lan­zó so­lo días des­pués de su fa­lle­ci­mien­to, en las que ano­ta que era muy con­tro­la­dor. Re­ve­la tam­bién su adic­ción al per­co­dán y el dia­ze­pam y que le apli­ca­ban unas ex­tra­ñas in­yec­cio­nes en el pe­cho.

“Burt era muy con­tro­la­dor y adic­to a los opiá­ceos”, di­ce Sally Field en las me­mo­rias que pu­bli­có po­cos días des­pués de la muer­te del ac­tor.

Aun­que su cé­le­bre fo­to enCos­mo­po­li­tan, en 1972, lo con­vir­tió en una su­pe­res­tre­lla, Burt se arre­pin­tió por­que le man­da­ban cartas obs­ce­nas y to­do el día le ha­cían bro­mas co­mo “no te re­co­no­cí con ro­pa”.

Burt Leon Rey­nolds Jr. na­ció el 11 de fe­bre­ro de 1936 en Lan­sing, Mi­chi­gan, en una fa­mi­lia de an­ces­tros bri­tá­ni­cos y che­ro­qui. Ba­tió el ré­cord del ac­tor más ta­qui­lle­ro du­ran­te cin­co años con­se­cu­ti­vos, en­tre 1978 y 1982.Un in­far­to lo ma­tó el 6 de sep­tiem­bre. Per­dió su man­sión en 2015, pe­ro el mag­na­te que la com­pró lo de­jó vi­vir allí, por un arrien­do irri­so­rio, has­ta que fa­lle­ció.

Con Jon Voight, el pa­dre de An­ge­li­na Jo­lie, en Amar­gape­sa­di­lla, su me­jor cin­ta se­gún él mis­mo, pe­ro sub­va­lo­ra­da por coin­ci­dir con su fa­mo­so des­nu­do.

Pro­ta­go­ni­zó Dos ban­di­dos con suer­te jun­to a Sally Field, en 1977. Su re­la­ción no fun­cio­nó, pe­ro él mu­rió afir­man­do que ella era el amor de su vi­da.

Con­fe­só que nun­ca qui­so a su se­gun­da es­po­sa, Lo­ni An­der­son, quien des­pil­fa­rró su for­tu­na y lo de­jó sin ca­si na­da tras el di­vor­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.