MY­RIAM Y JAC­QUES CAM­HI: UN AMOR INOL­VI­DA­BLE.

Ha­ce seis me­ses la vi­da de My­riam Cam­hi, una de las pas­te­le­ras más exi­to­sas de Co­lom­bia, cam­bió ra­di­cal­men­te. Su sa­lud ya no le per­mi­te vi­vir en su apar­ta­men­to en Bogotá. Pa­ra Jac­ques, su es­po­so, el re­to pu­so a prue­ba su en­tre­ga por la mu­jer con quien se

Jet-Set - - CONTENIDO - *Por Do­ra Glott­man

De­bi­do a los que­bran­tos de sa­lud, la fa­mo­sa re­pos­te­ra vi­ve en un ho­gar pa­ra adul­tos ma­yo­res en Bogotá. Su his­to­ria tie­ne un la­do po­si­ti­vo: la en­tre­ga in­con­di­cio­nal de su es­po­so, quien se mu­dó con ella.

“A que no te atre­ves

a ir a Ca­li a ha­blar con mi pa­pá”, con esa fra­se My­riam Al­ca­lay se hi­zo a un so­cio y a un gran amor pa­ra to­da la vi­da. Lle­va­ba po­cos me­ses sa­lien­do con Jac­ques Cam­hi, a quien co­no­ció ape­nas lle­gó a Bogotá pa­ra es­tu­diar di­se­ño. Sus pa­dres eran ori­gi­nal­men­te de Is­rael, pe­ro al mi­grar a Co­lom­bia se ins­ta­la­ron pri­me­ro en Bu­ga, don­de ella na­ció y se crió, y pos­te­rior­men­te se fue­ron a Ca­li.

A los 19 años ella era, sin du­da, una de las sol­te­ras más co­ti­za­das del Va­lle. Y no so­lo por su be­lle­za. Era fá­cil enamorarse de sus her­mo­sos ojos azu­les y su son­ri­sa tí­mi­da, pe­ro más allá de eso, My­riam lle­va­ba la ca­ña de azú­car en la san­gre. Era una jo­ven­ci­ta dul­ce, de ca­rác­ter sen­ci­llo y lle­va­de­ro. “No le di chan­ce de mos­trar­se mu­cho, era de­ma­sia­do di­vi­na”, cuen­ta Jac­ques, quien ade­más re­cuer­da el día en que ella lo re­tó a ir a Ca­li a pe­dir­le su mano a su sue­gro, Max. Lo que lo enamo­ró no fue el desafío, sino la car­ca­ja­da que le pro­du­jo oír esa fra­se de la bo­ca de su no­via. De esa ni­ña ca­lla­da y pru­den­te no es­pe­ra­ba al­go así. “¡Me los he co­mi­do más gran­des y más cru­dos!”, le con­tes­tó. To­da­vía se ríe con el re­cuer­do de ese día, ha­ce ca­si se­sen­ta años. En­tre chis­te y chan­za, una se­ma­na des­pués, le cum­plió el re­to y seis me­ses más tar­de es­ta­ban ca­sa­dos.

“Si me per­mi­ten les da­ré dos con­se­jos pa­ra man­te­ner vi­va la lla­ma del ma­tri­mo­nio y una bue­na con­vi­ven­cia”, di­ce Jac­ques. “Uno, es reír­se mu­cho. Y dos, no te­ner se­gun­do round en las dis­cu­sio­nes”. Su ma­tri­mo­nio tie­ne de am­bos. Des­de ese pri­mer día que lo hi­zo reír, el humor ha si­do par­te de su re­la­ción. Lo de no re­to­mar an­ti­guas dis­cu­sio­nes lo apren­die­ron sien­do so­cios en la vi­da y en uno de los ne­go­cios de tor­tas más exi­to­sos de Co­lom­bia: My­riam Cam­hi.

Re­cién ca­sa­dos, ella te­nía ven­ta­ja so­bre sus ami­gas bo­go­ta­nas: sa­bía co­ci­nar y te­nía los li­bros de re­ce­tas de su ma­má y de su sue­gra. Dos te­so­ros que a tra­vés de los años fue agran­dan­do con

las re­ce­tas de otras ma­más, de co­ci­ne­ros del mun­do y con sus pro­pias crea­cio­nes. Su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to era ha­cer­le tor­tas a to­dos. Al prin­ci­pio, a Jac­ques le pa­re­cía inofen­si­vo el hobby, has­ta que se dio cuen­ta de que es­ta­ban cos­tean­do an­to­jos aje­nos. “Un día se lo di­je de fren­te”, re­cuer­da. “Mi­ja, a mí el pre­su­pues­to no me da pa­ra las nue­ces, las al­men­dras y los pis­ta­chos de las tor­tas de tus ami­gas”. Pe­ro My­riam era in­ca­paz de co­brar... has­ta que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de su ma­ri­do, que por esos días te­nía una im­pren­ta, de­jó de ser su­fi­cien­te pa­ra man­te­ner­los a flo­te jun­to a sus tres hi­jos.

“Su pri­me­ra clien­ta fue Syl­via Sim­hon Chehe­bar, en ju­nio de 1982. Le ven­dió un me­ren­gón de cho­co­la­te pa­ra ocho per­so­nas y le co­bró 3000 pe­sos”, cuen­ta De­ni­se, la hi­ja me­nor de My­riam y Jac­ques, quien ma­ne­ja el mer­ca­deo de la compañía. Su her­mano ma­yor, León, se en­car­ga de ven­tas. Y des­de Mia­mi, Al­ber­to, el del me­dio, tam­bién es­tá vin­cu­la­do al ne­go­cio fa­mi­liar. En­ton­ces se re­gó la voz de que ya no ha­cía fal­ta ser par­te de la fa­mi­lia o de sus alle­ga­dos pa­ra dis­fru­tar de sus re­ce­tas. En el ga­ra­je de la ca­sa ins­ta­la­ron dos hor­nos, con­tra­ta­ron a un ayu­dan­te y a un con­duc­tor. “Eso fue des­pués. Al prin­ci­pio Nelly, mi abue­la pa­ter­na, ayu­da­ba a re­par­tir los pos­tres. Iba de guan­tes de cue­ro, se les atra­ve­sa­ba a los ta­xis­tas y los in­sul­ta­ba en in­glés. Otras ve­ces las re­par­tía­mos en el Re­nault 4 de mi her­mano y más de una is­la flo­tan­te quedó pe­ga­da al te­cho del carro”, re­cuer­da, di­verti­da, De­ni­se.

Así per­ma­ne­cie­ron por sie­te años has­ta que una lla­ma­da hi­zo que Jac­ques to­ma­ra dos de­ci­sio­nes de­fi­ni­ti­vas. “Eran co­mo las diez de la no­che, ya

Lo me­jor de su ma­tri­mo­nio siem­pre ha si­do el buen humor. Jac­ques tie­ne una lis­ta de chis­tes que My­riam siem­pre le ce­le­bra­ba así se los su­pie­ra de me­mo­ria.

Los Cam­hi se co­no­cie­ron cuan­do My­riam se mu­dó de Ca­li a Bogotá pa­ra es­tu­diar di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co y Jac­ques era pu­bli­cis­ta de la Ja­ve­ria­na.

My­riam fue una de las no­vias más be­llas de la sociedad del Va­lle del Cau­ca en los se­sen­ta. Su ma­tri­mo­nio se ce­le­bró en la si­na­go­ga Se­fa­ra­di de Ca­li, el 18 de mar­zo de 1961.

“Cuan­do vi a My­riam por pri­me­ra vez, en una fies­ta, lo pri­me­ro que pen­sé fue: ‘Si al­gu­na vez me lle­go a ca­sar, se­rá con ella’”, re­cuer­da Jac­ques.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.