La fa­mi­lia im­pe­rial de Ru­sia El mis­te­rio que nun­ca mue­re

Un si­glo des­pués del bru­tal ase­si­na­to del zar Ni­co­lás II jun­to a su es­po­sa e hi­jos, los Ro­ma­nov vuel­ven a ser ve­ne­ra­dos por los ru­sos y sur­gen nue­vas teo­rías so­bre lo que pa­só en aque­lla no­che trá­gi­ca de Eka­te­rim­bur­go.

Jet-Set - - FLASH - Por Ar­nol­do Mu­tis García

Ha­ce un año,

una se­rie de ma­ni­fes­ta­cio­nes re­li­gio­sas a la luz de las ve­las irrum­pió en Mos­cú y otras ciu­da­des de Ru­sia. Clé­ri­gos de la Igle­sia or­to­do­xa re­ves­ti­dos de se­da y oro, mu­je­res con la ca­be­za cu­bier­ta, hom­bres y ni­ños, por­ta­ban íco­nos ba­jo una gran re­ve­ren­cia, un ges­to na­tu­ral si se re­cuer­da que la tra­di­ción les atri­bu­ye a es­tas imá­ge­nes po­de­res mi­la­gro­sos. Los san­tos de los cua­dros eran el zar Ni­co­lás II, la za­ri­na Ale­xan­dra Feo­do­rov­na, sus hi­jas, las gran­des du­que­sas Ol­ga, Ta­tia­na, Ma­ría y Anas­ta­sia, y Ale­xei, el za­ré­vich o he­re­de­ro al trono, ca­no­ni­za­dos en 2000 por el mar­ti­rio y muer­te que pa­de­cie­ron el 17 de ju­lio de 1918.

No se tra­ta­ba de pro­ce­sio­nes, sino de pro­tes­tas con­tra la blas­fe­mia en que, opi­na­ban sus pro­mo­to­res, in­cu­rría la cin­ta Ma­til­da al mos­trar al zar san­to des­nu­do, te­nien­do se­xo con su aman­te, la bai­la­ri­na Mat­hil­de Ks­ches­sins­ka. Los ul­tra­con­ser­va­do­res in­cen­dia­ron el es­tu­dio que pro­du­jo la cin­ta y es­ta­lla­ron un carro bom­ba en un ci­ne de Eka­te­rim­bur­go, don­de su ma­jes­tad im­pe­rial y los su­yos fue­ron ex­ter­mi­na­dos. En Mos­cú, me­dio mi­llar de per­so­nas ame­na­zó con que­mar los tea­tros que pro­yec­ta­ran la cin­ta, lo que obli­gó a can­ce­lar su es­treno en 28 ciu­da­des.

Es­ta es so­lo una mues­tra del nue­vo de­li­rio por el pa­sa­do za­ris­ta que re­co­rre Ru­sia aho­ra que se cum­plen los cien años del ase­si­na­to de los Ro­ma­nov, el cual no es ex­clu­si­vo del ala más con­ser­va­do­ra de los na­cio­na­lis­tas, quie­nes re­cla­man la re­ins­tau­ra­ción de un ré­gi­men au­to­crá­ti­co co­mo el que se es­fu­mó con la caí­da y muer­te de Ni­co­lás II. Se­gún The Guar­dian, de Lon­dres, “par­te de la na­rra­ti­va del pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin con­ci­be que él es par­te del le­ga­do de la Ru­sia im­pe­rial. Al­gu­nos pien­san que se cree lla­ma­do, por or­den di­vi­na, a ejer­cer ese rol, pues el país de­be re­tor­nar a la gran­de­za de los za­res y a sus raí­ces en la Igle­sia or­to­do­xa”.

Mu­cho an­tes del ad­ve­ni­mien­to de Pu­tin, apo­da­do a ve­ces “el nue­vo zar”, el país más gran­de de la Tie­rra ado­ró a sus mo­nar­cas (el em­pe­ra­dor era lla­ma­do “pa­dre­ci­to”), has­ta que el ma­les­tar so­cial, re­tra­ta­do por plu­mas ge­nia­les co­mo Má­xi­mo Gor­ki, las trai­cio­nes de fac­cio­nes aris­tó­cra­tas, el desas­tre de la Gran Gue­rra y sus es­ca­sas des­tre­zas pa­ra la po­lí­ti­ca, de­ter­mi­na­ron la caí­da de Ni­co­lás en la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro de 1917. Fue el fin de un ré­gi­men que ca­si no se ha­bía trans­for­ma­do des­de sus orí­ge­nes en el Im­pe­rio bi­zan­tino, tras cu­yo de­cli­ve Mos­cú se pro­cla­mó “la ter­ce­ra Ro­ma”.

El em­pe­ra­dor fue obli­ga­do a ab­di­car y apre­sa­do con su fa­mi­lia en el pa­la­cio de Tsars­ko­ye Se­lo, cer­ca de San Pe­ters­bur­go, por el go­bierno de Ale­xan­der Ke­rensky, que lue­go los con­fi­nó en To­bolsk, Si­be­ria. Me­ses des­pués, otro gi­ro del des­tino, la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, pu­so en el po­der a los bol­che­vi­ques, el pro­le­ta­ria­do so­cia­lis­ta al man­do

de Vla­di­mir Le­nin, quien or­de­nó la muer­te de la fa­mi­lia im­pe­rial. Pa­ra ese mo­men­to, los Ro­ma­nov ha­bían si­do tras­la­da­dos a Eka­te­rim­bur­go y re­clui­dos en la ca­sa Ipa­tiev, don­de una no­che fue­ron des­per­ta­dos y lle­va­dos al só­tano. De pron­to, irrum­pió un pe­lo­tón de do­ce hom­bres ebrios y su car­ce­le­ro, Ya­kov Yu­rovsky, les anun­ció: “La re­vo­lu­ción es­tá mu­rien­do y us­te­des de­ben mo­rir con ella”. Ni­co­lás, con el za­ré­vich en su re­ga­zo, pre­gun­tó dos ve­ces “¿qué?”, an­tes de que una des­car­ga de ti­ros con pis­to­las lo si­len­cia­ra al igual que a su mu­jer y a su hi­jo. Las gran­des du­que­sas, en cam­bio, no ex­pi­ra­ban pe­se a que les dis­pa­ra­ron re­pe­ti­das ve­ces, de mo­do que fue­ron ul­ti­ma­das a ma­che­ta­zos. Su in­mu­ni­dad a las ba­las se de­bía a que lle­va­ban los cor­sés re­ple­tos de ge­mas del le­gen­da­rio te­so­ro Ro­ma­nov.

La so­fis­ti­ca­ción de la mal­dad no ce­só ahí. Los ca­dá­ve­res fue­ron es­con­di­dos en una mi­na aban­do­na­da y des­en­te­rra­dos por los sol­da­dos pa­ra des­va­li­jar­los. Cuan­do Yu­rovsky des­cu­brió que los ha­bían pues­to en tum­bas sin cu­brir, les lan­zó gra­na­das pa­ra bo­rrar­los de la Tie­rra, pe­ro no lo lo­gró. Lue­go, lo in­ten­tó con áci­do y les pren­dió fuego, tam­bién sin éxi­to. Por úl­ti­mo, los se­pul­tó en el bos­que y allí per­ma­ne­cie­ron las si­guien­tes dé­ca­das, mien­tras los so­cia­lis­tas bo­rra­ban a los Ro­ma­nov de la his­to­ria.

Vla­di­mir Pu­tin abrió una in­ves­ti­ga­ción pa­ra sa­ber si el ase­si­na­to de los Ro­ma­nov fue en reali­dad un ri­tual de san­gre ju­dío.

En 1979, el des­cu­bri­mien­to de los des­po­jos fue ocul­ta­do por el ré­gi­men de la Unión So­vié­ti­ca. En 1991, po­co an­tes de la di­so­lu­ción de aquel Es­ta­do, el pre­si­den­te Yel­tsin or­de­nó re­cu­pe­rar­los y, en 1998, se con­fir­mó que per­te­ne­cían a los Ro­ma­nov. Em­pe­ro, la mis­ma Igle­sia or­to­do­xa que los ca­no­ni­zó cues­tio­nó la au­ten­ti­ci­dad de los hue­sos. A los tres lus­tros, una co­mi­sión la re­con­fir­mó, pe­ro el cle­ro tam­po­co cre­yó y en 2016 Pu­tin or­de­nó más pes­qui­sas.

Otra in­ves­ti­ga­ción ofi­cial es­tá abier­ta por una nue­va hi­pó­te­sis que con­tri­bu­ye a que los za­res si­gan sien­do no­ti­cia. Tik­hon Shev­ku­nov, pre­la­do muy in­flu­yen­te y cer­cano a Pu­tin, le de­cla­ró a AP que mu­chos or­to­do­xos es­tán con­ven­ci­dos de que los ase­si­na­tos fue­ron par­te de un ri­tual de los ju­díos, odia­dos du­ran­te si­glos por los ru­sos, in­clui­do Ni­co­lás. De he­cho, agre­gó, Yu­rovsky, or­ga­ni­za­dor del cri­men, era se­mi­ta.

El 17 de ju­lio pa­sa­do, mi­les de ru­sos se con­gre­ga­ron en la Ca­te­dral de la San­gre, eri­gi­da don­de los Ro­ma­nov fue­ron ma­sa­cra­dos, pa­ra ren­dir­les tri­bu­to por el cen­te­na­rio. Re­por­ta­jes, li­bros y fil­mes so­bre el te­ma cir­cu­lan pro­fu­sa­men­te, al tiem­po que Ama­zon lan­za­rá el 12 de oc­tu­bre la se­rie The Ro­ma­noffs, so­bre to­dos aque­llos que ase­gu­ran des­cen­der de los 35 miem­bros del clan que so­bre­vi­vie­ron al ex­ter­mi­nio per­pe­tra­do por los bol­che­vi­ques.•

La fa­mi­lia im­pe­rial fue aba­lea­da y ase­si­na­da a ma­che­ta­zos. Sus ca­dá­ve­res fue­ron pro­fa­na­dos, que­ma­dos y co­rroí­dos con áci­do.

En 1913, los za­res po­sa­ron ro­dea­dos de sus hi­jos con mo­ti­vo de los 300 años de los Ro­ma­nov en el trono. Si­guien­do las ma­ne­ci­llas del re­loj, des­de la iz­quier­da: el za­ré­vich Ale­xei y las gran­des du­que­sas Ma­ría, Ta­tia­na, Ol­ga y Anas­ta­sia.

Ni­co­lás y Ale­xan­dra ves­ti­dos co­mo los za­res del si­glo XVII pa­ra uno de los úl­ti­mos gran­des bai­les de la cor­te im­pe­rial, en 1903. El atuen­do de ella, re­ca­ma­do con pie­dras pre­cio­sas, hoy cos­ta­ría unos 10 mi­llo­nes de dó­la­res.

Los Ro­ma­nov hoy son san­tos már­ti­res de la Igle­sia or­to­do­xa ru­sa y a sus íco­nos se les atri­bu­yen po­de­res mi­la­gro­sos.

La caí­da de los za­res tam­bién se de­bió a la gran in­fluen­cia que lle­gó a te­ner el mís­ti­co Ras­pu­tín en los asun­tos del Es­ta­do. Se ru­mo­ra­ba que era aman­te de la za­ri­na y cir­cu­la­ban ca­ri­ca­tu­ras que los mos­tra­ban te­nien­do se­xo.

El zar des­fi­la ba­jo un do­sel en Mos­cú tras su es­plen­do­ro­sa co­ro­na­ción en el Krem­lin, el 26 de ma­yo de 1896. Era em­pe­ra­dor y au­tó­cra­ta de to­das las Ru­sias, zar de Po­lo­nia, As­trak­han y Ka­zán, se­ñor de Ps­kov y gran prín­ci­pe de Li­tua­nia y Fin­lan­dia, en­tre más de se­sen­ta tí­tu­los.

Ni­co­lás era muy pa­re­ci­do a su pri­mo, el rey Geor­ge V de In­gla­te­rra, quien se ne­gó a dar­le asi­lo, te­me­ro­so de que eso pro­vo­ca­ra una re­vo­lu­ción en su país. Eran hi­jos de la za­ri­na Ma­ría de Ru­sia y de la rei­na Ale­xan­dra de In­gla­te­rra (de­re­cha), hi­jas de Christian IX de Di­na­mar­ca.

Bal­mo­ral, 1896. La za­ri­na Ale­xan­dra (iz­quier­da) era la nie­ta más que­ri­da de la rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra, a quien vi­si­tó jun­to con Ni­co­lás pa­ra pre­sen­tar­le a la be­bé Ol­ga. A la de­re­cha, el fu­tu­ro rey Ed­ward VII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.