Cat­he­ri­ne Oxenberg “Sal­vé a mi hi­ja de un cul­to se­xual”

La actriz de Di­nas­tía y miem­bro de la reale­za des­en­mas­ca­ró an­te el FBI la sec­ta que con­vir­tió en es­cla­vas sexuales a su hi­ja In­dia y a otras mu­je­res, quie­nes eran mar­ca­das co­mo ga­na­do.

Jet-Set - - FLASH -

En Di­nas­tía, la po­pu­lar se­rie de los años ochen­ta, Cat­he­ri­ne in­ter­pre­ta­ba a Aman­da, la hi­ja que los Ca­rring­ton re­cu­pe­ra­ban tras años de dis­tan­cia­mien­to. Aho­ra, es ella la que atra­vie­sa por lo mis­mo con In­dia, su pri­mo­gé­ni­ta, quien ca­yó en las ga­rras de DOS, un sub­gru­po de la or­ga­ni­za­ción Nxivm (se pro­nun­cia Ne­xium), el cual, ba­jo la fa­cha­da de su tra­ba­jo por el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res, era en reali­dad un cul­to se­xual que im­pli­có chan­ta­je, tra­ba­jos for­za­dos y otros abu­sos.

Cat­he­ri­ne Oxenberg es miem­bro de la di­nas­tía ser­bia Ka­ra­dor­de­vic, que reinó en la ex­tin­ta Yu­gos­la­via. A tra­vés de su ma­dre, la prin­ce­sa Elizabeth, pro­vie­ne de los za­res de Ru­sia y es­tá em­pa­ren­ta­da con las ca­sas reales de In­gla­te­rra, Es­pa­ña, Gre­cia y Di­na­mar­ca. Su pa­dre fue el in­dus­trial es­ta­dou­ni­den­se Ho­ward Oxenberg, muy cer­cano a los Ken­nedy. Co­mo actriz, si­gue ac­ti­va en ci­ne y te­le­vi­sión, aun­que no ha vuel­to a ser tan po­pu­lar co­mo cuan­do ac­tuó en Di­nas­tía. Por eso, se­gu­ra­men­te, en 1991 no hu­bo mu­cho re­vue­lo cuan­do dio a luz a In­dia y se re­ser­vó

el nom­bre del pa­dre, quien, co­mo so­lo se su­po el año pa­sa­do, re­sul­tó ser el nar­co­tra­fi­can­te Wi­lliam Weitz Shaf­fer. In­dia cre­ció cer­ca­na a él, pe­ro te­nía prohi­bi­do re­ve­lar su iden­ti­dad.

Tal de­ta­lle pu­do afec­tar su au­to­es­ti­ma y ello, a su vez, in­ci­dir en el dra­ma que co­men­zó en 2011, cuan­do Cat­he­ri­ne fue in­vi­ta­da a una pre­sen­ta­ción de Nxivm en Los Án­ge­les so­bre có­mo op­ti­mi­zar las ha­bi­li­da­des pa­ra la co­mu­ni­ca­ción y los ne­go­cios. Esa no­che, le pro­pu­so a su hi­ja que la acom­pa­ña­ra, una de­ci­sión que la per­tur­ba­rá to­da la vi­da, anotó en su li­bro Cap­ti­ve: A Mot­her’s Cru­sa­de to Sa­ve Her Daugh­ter from a Te­rrif­ying Cult.

Am­bas se en­tu­sias­ma­ron con lo que oye­ron y to­ma­ron cur­sos de la or­ga­ni­za­ción, cu­yo fun­da­dor, Keith Ra­nie­re, pro­cla­ma­ba que po­día cu­rar ten­den­cias au­to­des­truc­ti­vas y cam­biar el mun­do. La ma­yo­ría de los 17.000 in­te­gran­tes de Nxivm eran ri­cos, co­mo las her­ma­nas Sa­ra y Cla­re Bronf­man, he­re­de­ras de la for­tu­na Sea­gram, quie­nes gas­ta­ron cien mi­llo­nes de dó­la­res en ac­cio­nes en pro de la ins­ti­tu­ción y de Ra­nie­re, co­mo de­man­das ju­di­cia­les con­tra pe­rio­dis­tas y de­ser­to­res del cul­to que los delataron.

Cat­he­ri­ne em­pe­zó a de­cep­cio­nar­se al oír afir­ma­cio­nes mi­só­gi­nas den­tro de la doc­tri­na de Ra­nie­re. Lue­go, co­no­ció su “hi­pó­te­sis pri­mi­ti­va”, muy con­ve­nien­te: los hom­bres son pro­mis­cuos por na­tu­ra­le­za, mien­tras que ellas son mo­nó­ga­mas. Cuan­do uno de los en­tre­na­do­res le di­jo que “el úni­co ca­mino pa­ra la ver­da­de­ra ilu­mi­na­ción es te­ner se­xo con Ra­nie­re”, se ale­jó, pen­san­do que era un gru­po de chi­fla­dos, pe­ro no pe­li­gro­so.

In­dia, en cam­bio, se in­vo­lu­cró ca­da día más, pues, co­mo se lo ex­pli­có a The New York Ti­mes, los cur­sos la es­ta­ban li­be­ran­do de la re­pul­sión que sen­tía de es­tar con su fa­mi­lia, no­vio y ami­gos, aun­que los ama­ba. “Fui la que es­co­gió sen­tir­se mal”, com­pren­dió con las cla­ses y de­ci­dió que que­ría ser pro­vee­do­ra de ca­te­ri­ng y no mo­de­lo ni actriz, cam­pos en los que da­ba sus pri­me­ros pa­sos.

Es­ta­ba tan “en­ca­rre­ta­da”, que se mu­dó a Clif­ton Park, Nue­va York, se­de prin­ci­pal de Nxivm, en cu­ya “uni­ver­si­dad” pa­ga­ba 5000 dó­la­res men­sua­les (más de 15 mi­llo­nes de pe­sos) por cur­sos de neu­ro­lin­güís­ti­ca, teo­rías psi­co­ló­gi­cas o sa­na­ción. Ra­nie­re se vol­vió su gu­rú y la ani­mó a ini­ciar su pro­pio ne­go­cio de ca­te­ri­ng.

Cat­he­ri­ne Oxenberg su­po que te­nía que ha­cer al­go el día en que una exin­te­gran­te, Bon­nie Pies­se, le re­ve­ló que su hi­ja ha­bía si­do mar­ca­da, al es­ti­lo de lo que se ha­ce con el ga­na­do, co­mo miem­bro de una her­man­dad se­cre­ta de mu­je­res ane­xa a la or­ga­ni­za­ción,

El lí­der de la sec­ta les ven­da­ba los ojos a las es­cla­vas y con­tem­pla­ba có­mo des­co­no­ci­dos les prac­ti­ca­ban se­xo oral. De­bían en­tre­gar las es­cri­tu­ras de sus ca­sas o fo­tos des­nu­das pa­ra ser acep­ta­das.

In­dia Oxenberg, de 27 años, en un edi­to­rial de mo­da de la re­vis­ta Ame­ri­can Sa­lon. Ase­gu­ra que se afe­rró al cul­to por­que le ayu­dó a ven­cer la re­pul­sión que sen­tía por su fa­mi­lia, pe­se a que la ama­ba. Cat­he­ri­ne e In­dia du­ran­te una ga­la en el ho­tel Be­verly Hil­ton de Los Án­ge­les, en 2007. Cua­tro años más tar­de, la jo­ven ca­yó en la tram­pa de la sec­ta y su ma­dre te­mió que co­me­tie­ra sui­ci­dio en mues­tra de leal­tad a su lí­der.

Oxenberg (en el círcu­lo) se unió a Di­nas­tía, la se­rie más vis­ta de la épo­ca, en 1986 co­mo Aman­da Ca­rring­ton. De iz­quier­da a de­re­cha: Heat­her Loc­klear, Gor­don Thom­son, Lin­da Evans, John Forsyt­he, Joan Co­llins, Mi­chael Na­der y Diahann Ca­rroll.

La es­tre­lla cau­só sen­sa­ción en los ochen­ta por su be­lle­za y por pro­ve­nir de la ca­sa real de Yu­gos­la­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.