HARRY Y MEG­HAN DE INGLATERRA ES­PE­RAN SU PRI­MER BE­BÉ.

La po­pu­lar pa­re­ja sor­pren­de con el anun­cio de su pri­mo­gé­ni­to so­lo cin­co me­ses des­pués de su fas­tuo­sa bo­da. Se­rá el pri­mer miem­bro de la ca­sa real con raí­ces afro.

Jet-Set - - Contenido -

El Pa­la­cio de Ken­sing­ton anun­ció que los du­ques de Sus­sex re­ci­bi­rán a la ci­gue­ña en la pri­ma­ve­ra. Se­rá el pri­mer miem­bro de la ca­sa real con raí­ces afro.

El run­rún del em­ba­ra­zo de Meg­han Mar­kle se desató en la bo­da de la prin­ce­sa Eu­ge­nie, pri­ma de Harry, a la cual ella lle­vó un atuen­do que des­di­bu­ja­ba su es­tre­chí­si­ma cin­tu­ra. No obs­tan­te, mu­chos cre­ye­ron que to­do hi­zo par­te de la es­tra­te­gia de no ir muy lla­ma­ti­va pa­ra no ro­bar­le el show a la no­via, quien no cau­sa tan­to al­bo­ro­to co­mo Meg­han y su ma­ri­do.

El ru­mor no tar­dó mu­cho en con­fir­mar­se. El día del ma­tri­mo­nio de Eu­ge­nie, los du­ques de Sus­sex le die­ron la bue­na no­ti­cia a su fa­mi­lia y una vez lle­ga­dos a Aus­tra­lia, don­de ini­cia­ron su gi­ra por Ocea­nía, el Pa­la­cio de Ken­sing­ton ex­pi­dió el co­mu­ni­ca­do que to­mó a mu­chos des­pre­ve­ni­dos, de­bi­do a que ape­nas se ca­sa­ron en ma­yo. Sin em­bar­go, si se re­vi­san las de­cla­ra­cio­nes de la pa­re­ja des­de el anun­cio de su com­pro­mi­so el año pa­sa­do, se des­cu­bre que am­bos siem­pre ha­bla­ron de te­ner re­to­ños pron­to. No hay que ol­vi­dar, ade­más, que Meg­han tie­ne 37 años y se­gu­ro que­rrá ga­nar­le tiem­po a su re­loj bio­ló­gi­co.

Los cro­nis­tas de reale­za bri­tá­ni­cos coin­ci­den en que el nue­vo be­bé real na­ce­rá en la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, pe­ro tal fue so­lo el abre­bo­cas de la ava­lan­cha de con­je­tu­ras que desató sin ha­ber lle­ga­do al mun­do. Unos co­men­ta­rios se en­fo­ca­ron en el es­ta­do de Meg­han, en es­pe­cial so­bre si es­ta­ba en ca­pa­ci­dad de em­pren­der un pe­ri­plo que im­pli­ca­ría 76 com­pro­mi­sos en 16 días. La me­jor de­mos­tra­ción de que la res­pues­ta era afir­ma­ti­va fue que, al cie­rre de es­ta edi­ción, Aus­tra­lia es­ta­ba su­mi­da en una ver­da­de­ra “meg­han­ma­nía” y to­da­vía fal­ta­ban Nue­va Ze­lan­da, Fiyi y Ton­ga.

Tam­bién sur­gie­ron te­mo­res de que la du­que­sa se con­ta­gia­ra con el vi­rus del Zi­ka en esos pa­ra­jes tro­pi­ca­les, pe­ro, di­jo Peo­ple, los es­po­sos fue­ron bien ase­so­ra­dos por sus mé­di­cos y ella so­lo se exi­mi­rá de acom­pa­ñar a Harry a los bos­ques de Fiyi, don­de al pa­re­cer las con­di­cio­nes son más agres­tes.

El be­bé real ocu­pa­rá el sép­ti­mo lu­gar en la lí­nea de su­ce­sión al trono de Gran Bre­ta­ña, sea ni­ño o ni­ña. Des­pla­za­rá al oc­ta­vo pues­to a su tío abue­lo Andrés, du­que de York, y se ubi­ca­rá des­pués de su

abue­lo Car­los de Ga­les, su tío Wi­lliam de Cam­brid­ge, sus pri­mos Geor­ge, Char­lot­te y Louis de Cam­brid­ge y su pa­dre.

Con­tra­rio a lo que pu­die­ra es­pe­rar­se, el pri­mer vás­ta­go de Harry no re­ci­bi­rá el tí­tu­lo de prín­ci­pe o prin­ce­sa, de­bi­do a una dis­po­si­ción dic­ta­da por Geor­ge V ha­ce cien años, se­gún la cual los bis­nie­tos del mo­nar­ca no me­re­cen es­te ca­rác­ter, a ex­cep­ción del hi­jo de su nie­to ma­yor. La rei­na Isa­bel hi­zo una va­ria­ción en es­ta nor­ma, pues no so­lo nom­bró prín­ci­pe a Geor­ge de Cam­brid­ge, sino tam­bién a sus her­ma­nos. De to­das ma­ne­ras, si Meg­han tie­ne un ni­ño, se­rá lla­ma­do con­de de Dum­bar-

El be­bé se­rá el sép­ti­mo en la lí­nea de su­ce­sión al trono y no me­re­ce­rá el tí­tu­lo de prín­ci­pe.

ton, tí­tu­lo sub­si­dia­rio del du­ca­do de Sus­sex, que he­re­da­rá de su pa­dre. Si lle­ga una ni­ña, su pri­mer nom­bre se­rá an­te­ce­di­do por el tra­ta­mien­to de lady y se­gui­do por el ape­lli­do Mount­bat­ten-wind­sor, ex­pli­ca­ron ex­per­tos en reale­za de dia­rios co­mo The Ti­mes y Daily Ex­press.

Al res­pec­to del nom­bre del sép­ti­mo bis­nie­to de la rei­na Isa­bel II, las ca­sas de apues­tas de Lon­dres em­pe­za­ron a ha­cer su agos­to des­de tem­prano. El co­rre­dor de una de ellas le re­ve­ló al Ex­press: “En es­te mo­men­to, Dia­na, Art­hur y Ali­ce son los fa­vo­ri­tos. Pe­ro, con el pa­so de los días, es­to pue­de va­riar y sur­gir nue­vas op­cio­nes. Tiem­po al tiem­po”. Dia­na, co­mo no es di­fí­cil de­du­cir, se­ría un ho­me­na­je a la fa­mo­sí­si­ma ma­dre de Harry, des­apa­re­ci­da trá­gi­ca­men­te en 1997. Art­hur, por su par­te, es­tá en ca­si to­dos los nom­bres de los va­ro­nes

de la fa­mi­lia Wind­sor y es un in­ten­to por afir­mar el ne­xo de la reale­za mo­der­na con la más an­ti­gua tra­di­ción real, pues evoca al le­gen­da­rio rey de la Edad Me­dia. Ali­ce, por úl­ti­mo, ha te­ni­do mu­cha op­ción en los tres em­ba­ra­zos de la du­que­sa de Cam­brid­ge, con­cu­ña­da de Meg­han. Es el nom­bre de va­rias prin­ce­sas del pa­sa­do, pe­ro en es­te ca­so po­dría se­ña­lar una re­mem­bran­za de la prin­ce­sa Ali­ce de Bat­ten­berg, ma­dre del prín­ci­pe Fe­li­pe, abue­lo de Harry.

Si bien las po­si­bi­li­da­des de rei­nar de es­te be­bé son prác­ti­ca­men­te nu­las, se pre­vé des­de ya que se­rá ob­je­to del mis­mo fre­ne­sí con que la pren­sa y las redes so­cia­les si­guen a sus pa­dres. Mu­cho más si se tie­ne en cuen­ta que, gra­cias a Meg­han, se­rá

Dia­na, art­hur y Ali­ce son los nom­bres que más sue­nan has­ta aho­ra pa­ra el sép­ti­mo bis­nie­to de la rei­na Isa­bel.

el pri­mer miem­bro de la ca­sa Wind­sor de raí­ces afro, to­da una re­vo­lu­ción, im­pen­sa­ble cuan­do su bi­sa­bue­la subió al trono en 1952. El ni­ño, en úl­ti­mas, se­rá una nue­va mues­tra de ese ai­re re­no­va­do, más ac­ce­si­ble e in­clu­si­vo que la unión de Harry y su es­po­sa es­ta­dou­ni­den­se ha traí­do a la reale­za bri­tá­ni­ca, de acuer­do con un aná­li­sis de The New York Ti­mes.

Hi­lan­do al­go más fino, se jue­ga con la po­si­bi­li­dad de que los du­ques de Sus­sex pla­nea­ran fría­men­te el na­ci­mien­to de su be­bé ha­cia el 29 de mar­zo, fe­cha en la cual de­be ocu­rrir el bre­xit o sa­li­da de Gran Bre­ta­ña de la Unión Eu­ro­pea. El asun­to ha ob­se­sio­na­do y di­vi­di­do a la na­ción en los úl­ti­mos dos años y el cálcu­lo de los Wind­sor se­ría que un be­bé real re­la­ja­ría la ten­sión y dis­trae­ría al país, pe­ro unos en­cuen­tran ri­dí­cu­la tal si­tua­ción. Otros pien­san que no de­ja de te­ner sen­ti­do, si se tie­ne en cuen­ta que se ha fil­tra­do la ver­sión de que la rei­na Isa­bel y el pro­pio Harry es­tán a fa­vor del pro­ce­so.

Se pre­vé que el ni­ño naz­ca ha­cia el 29 de mar­zo, cuan­do de­be con­cluir el bre­xit, lo cual pa­ra mu­chos no es una ca­sua­li­dad.

Los du­ques es­tán exul­tan­tes de fe­li­ci­dad con su be­bé y no po­dían ocul­tar­lo ca­da vez que veían un ni­ño en su gi­ra por Aus­tra­lia. En Dub­bo, se des­vi­vie­ron en mi­mos con es­te pe­que­ño que los re­ci­bió en el ae­ro­puer­to.

Al­gu­nos ves­ti­dos que la du­que­sa lu­ció ha­ce po­co desata­ron el run­rún de su em­ba­ra­zo. En la ga­la 100 Days To Pea­ce lu­ció es­te ves­ti­do azul de Ja­son Wu.

Meg­han tie­ne 37 años, su re­loj bio­ló­gi­co co­rre y ello po­dría ex­pli­car por qué qui­so con­ce­bir a tan po­cos me­ses de su bo­da con Harry.

Los du­ques de Sus­sex en Síd­ney. Apo­yan va­rias fun­da­cio­nes por la in­fan­cia y sa­ben ga­nar­se a los ni­ños, así que sa­brán en­tre­te­ner muy bien a su hi­jo.

Harry fue re­tra­ta­do por el cé­le­bre lord Snow­don a los po­cos días de na­ci­do, ha­ce 34 años, en bra­zos de su ma­dre, la inol­vi­da­ble Dia­na de Ga­les, quien es­ta­ría ilu­sio­na­da con la lle­ga­da de su cuar­to nie­to si es­tu­vie­ra vi­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.