ANDRÉS DE YORK Y SA­RAH FER­GU­SON: ¿SE VUELVEN A CA­SAR?

La uni­dad y las mi­ra­das que com­par­tie­ron en el re­cien­te ma­tri­mo­nio de su hi­ja Eu­ge­nie de York reavi­van los ru­mo­res de que el hi­jo fa­vo­ri­to de la rei­na de Inglaterra y la co­no­ci­da Fer­gie vol­ve­rán al al­tar, dos dé­ca­das des­pués de su es­can­da­lo­so di­vor­cio.

Jet-Set - - Contenido -

Des­pués de dos dé­ca­das del es­can­da­lo­so di­vor­cio, to­dos los ru­mo­res apun­tan a que el hi­jo pre­di­lec­to de la rei­na Isa­bel II y la fa­mo­sa Fer­gie se da­rían una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Du­ran­te el ma­tri­mo­nio de su hi­ja es­tu­vie­ron muy cer­ca­nos y cóm­pli­ces.

El prín­ci­pe Andrés y Fer­gie tie­nen fa­ma de ser los di­vor­cia­dos más uni­dos y fe­li­ces del mun­do, pe­ro en con­di­cio­nes nor­ma­les no de­be­ría ser así, da­do el bo­chor­no­so epi­so­dio que de­rrum­bó su ma­tri­mo­nio: en agos­to de 1992, la ca­sa real de Gran Bre­ta­ña hi­zo el oso mun­dial cuan­do el Daily Mi­rror pu­bli­có en pri­me­ra pla­na una fo­to de ella con su aman­te, John Br­yan, quien le chu­pa­ba el pie. De in­me­dia­to, los du­ques de York se se­pa­ra­ron y cua­tro años des­pués fir­ma­ron el di­vor­cio.

Andrés, se­gun­do hi­jo va­rón de la rei­na Isa­bel, pa­só la pá­gi­na pron­to y me­nos de un año des­pués de la fa­mo­sa ima­gen, ya se le veía muer­to de la ri­sa jun­to a Fer­gie en ac­tos de los co­le­gios de sus hi­jas, Bea­tri­ce y Eu­ge­nie. El amor cie­go por sus he­re­de­ras, se­gún él mis­mo, lo lle­vó a no

dis­tan­ciar­se nun­ca de su exes­po­sa ni a dar­le la es­pal­da mien­tras que su fa­mi­lia la des­te­rra­ba y con­ver­tía en una pa­ria.

El buen en­ten­di­mien­to en­tre Fer­gie y Andrés es tal, que ha­ce do­ce años vi­ven ba­jo el mis­mo te­cho, en el Ro­yal Lod­ge, aun­que se di­ce que en apar­ta­men­tos se­pa­ra­dos, don­de sus em­plea­dos afir­man que a me­nu­do se re­fie­ren el uno al otro co­mo “mi es­po­so” y “mi es­po­sa”. Así mis­mo, no es ra­ro ver­los con sus dos hi­jas, co­mo una ver­da­de­ra fa­mi­lia, en ci­tas co­mo las ca­rre­ras de As­cot. Y aun­que am­bos han te­ni­do re­la­cio­nes amo­ro­sas, es cu­rio­so que es­tén a pun­to de lle­gar a los 60 años sin ha­ber­se vuel­to a ca­sar.

To­do ello ha es­ti­mu­la­do por lar­go tiem­po las es­pe­cu­la­cio­nes de un se­gun­do ma­tri­mo­nio y la re­cien­te bo­da de Eu­ge­nie les dio un nue­vo ai­re. En la ce­re­mo­nia, Fer­gie no so­lo se sen­tó al la­do del du­que, sino cer­ca de Isa­bel y su es­po­so, Fe­li­pe de Edimburgo, 27 años des­pués de su úl­ti­ma apa­ri­ción en un even­to for­mal de los Wind­sor. La es­ce­na se re­pi­tió en la fo­to ofi­cial del ma­tri­mo­nio, en la cual que­dó mu­cho más cer­ca de Fe­li­pe, al­go sin im­por­tan­cia pa­ra los des­pre­ve­ni­dos, pe­ro un ver­da­de­ro “gol” de Sa­rah si se re­cuer­da que su ex­sue­gro nun­ca la ha per­do­na­do por la hu­mi­lla­ción a la que so­me­tió a Andrés en 1992.

Fe­li­pe tam­po­co com­pren­de có­mo fue que su hi­jo pa­gó los dos mi­llo­nes de dó­la­res en deu­das que ella con­tra­jo por que­rer man­te­ner el tren de vi­da de cuan­do era miem­bro de la fa­mi­lia real. La de­ses­pe­ra­ción por cua­drar su ca­ja fue tal, que vol­vió a ha­cer el ri­dícu­lo mun­dial en 2010, cuan­do el ta­bloi­de News of the World le ten­dió una tram­pa y la gra­bó re­ci­bien­do 40.000 dó­la­res de un su­pues­to sheik ára­be a cam­bio de una ci­ta con Andrés.

Co­mo di­jo el Mail, de­bió ser un gran es­fuer­zo pa­ra Fe­li­pe po­sar al la­do de la mu­jer que, ade­más, ha si­do pi­lla­da ha­blan­do mal de su es­po­sa, Isa­bel: en otra em­ba­rra­da, la pren­sa des­ta­pó ha­ce unos años unas con­ver­sa­cio­nes en las que Sa­rah de­cía que la rei­na no la to­ca­ba por­que no se ha­bía que­da­do con na­da su­yo. Así las co­sas, di­jo tam­bién el ta­bloi­de, Fe­li­pe no pue­de oír la mí­ni­ma in­si­nua­ción so­bre un se­gun­do ma­tri­mo­nio. La ani­mad­ver­sión es tal, que cuan­do la ex­nue­ra real es­tá en los pa­la­cios reales, la agen­da de Fe­li­pe se or­ga­ni­za pa­ra que no coin­ci­dan.

La rei­na, por su par­te, quie­re a Sa­rah. “A pe­sar de sus erro­res y su ex­tra­va­gan­cia, ella ve en Fer­gie a la mu­jer que nun­ca ha per­di­do la ha­bi­li­dad de ha­cer fe­liz a su hi­jo fa­vo­ri­to”, aco­tó el pe­rió­di­co y aña­dió: “Ade­más, es­tá or­gu­llo­sa del mo­do en que ha criado a sus hi­jas y ca­si no le ve pro­ble­ma a que ella y Andrés vi­van en la mis­ma ca­sa”.

Pa­ra el Mail, la apa­ri­ción de Sa­rah en la fo­to ofi­cial de la bo­da de Eu­ge­nie es so­lo otra pun­ta­da de la “si­gi­lo­sa re­in­cor­po­ra­ción de Fer­gie en la fa­mi­lia real”. Úl­ti­ma­men­te, ha apa­re­ci­do dos ve­ces en la Court Cir­cu­lar o bo­le­tín ofi­cial de la agen­da de fa­mi­lia real, en ac­tos jun­to a Andrés o en su re­pre­sen­ta­ción, na­da me­nos. Igual­men­te, la rei­na no ha de­ja­do de in­vi­tar­la en los úl­ti­mos cua­tro años al pal­co real de las ca­rre­ras de As­cot y en 2014 le per­mi­tió ha­cer una fies­ta en el cas­ti­llo de Wind­sor por los 21 años de su exi­to­sa fun­da­ción Chil­dren in Cri­sis. Du­ran­te los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la bo­da de Eu­ge­nie, Sa­rah usó la ofi­ci­na de Andrés en el Pa­la­cio de Buc­king­ham, se­de ofi­cial de la rei­na.

La po­si­bi­li­dad del se­gun­do ma­tri­mo­nio tie­ne otro pun­to a fa­vor: Andrés ya no es­tá en los seis pri­me­ros pues­tos de la lí­nea de su­ce­sión al trono, de mo­do que no ne­ce­si­ta el per­mi­so de la rei­na pa­ra ca­sar­se. Así, pa­ra mu­chos en Inglaterra, na­da de ra­ro ten­dría que en el fu­tu­ro ellos le­ga­li­cen de nue­vo en el pa­pel lo que nun­ca han de­ja­do de ser, ma­ri­do y mu­jer. Eso sí, siem­pre y cuan­do Fe­li­pe de Edimburgo no es­té vi­vo.

Fer­gie fue pi­lla­da re­ci­bien­do 40.000 dó­la­res por ven­der­le una ci­ta con Andrés a un fal­so je­que ára­be.

Andrés y Fer­gie vi­ven ba­jo el mis­mo te­cho ha­ce do­ce años y se ex­hi­ben jun­tos en pú­bli­co du­ran­te ci­tas so­cia­les co­mo las ca­rre­ras de As­cot, se­gún se apre­cia en es­ta fo­to de 2015.

Fer­gie, quien con­ser­va el tí­tu­lo de du­que­sa de York, es­tá sien­do dis­cre­ta­men­te re­in­cor­po­ra­da a la fa­mi­lia real. En la re­cien­te bo­da de su hi­ja Eu­ge­nie po­só por pri­me­ra vez en años jus­to al la­do de la rei­na Isa­bel, quien la quie­re mu­cho, y su es­po­so Fe­li­pe, su ma­yor enemi­go en pa­la­cio.Fer­gie en el sur de Fran­cia con su aman­te John Br­yan, quien le chu­pa el pie, en 1992. Fue uno de los peo­res es­cán­da­los de la reale­za y desató el fin del ma­tri­mo­nio de los du­ques de York. Se ca­sa­ron el 23 de ju­lio de 1986 en Lon­dres. La unión fra­ca­só por­que ella no so­por­tó las res­tric­cio­nes de la reale­za y él vi­vía tan ocu­pa­do que so­lo pa­sa­ban jun­tos cua­ren­ta días al año.

Lon­dres, 1993. No ha­bía pa­sa­do un año del epi­so­dio de la fo­to de Fer­gie con su aman­te, cuan­do Andrés ya la ha­bía per­do­na­do y reía a car­ca­ja­das con ella, quien car­ga a Eu­ge­nie.

Andrés ha­cia 2001 con Vir­gi­nia Ro­berts, una pros­ti­tu­ta que lo se­ña­ló de pe­dó­fi­lo por ha­ber­se acos­ta­do con ella cuan­do te­nía 17 años. Él ha te­ni­do re­la­cio­nes con va­rias mo­de­los y ac­tri­ces.

Uno de los ro­man­ces más so­na­dos de Fer­gie fue con el em­pre­sa­rio Ma­nuel Fernández, ocho años me­nor que ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.