Stormy Da­niels

Des­nu­da a Trump.

Jet-Set - - Contenido -

Si al­go cae mal

del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se es la ma­ne­ra en que sue­le re­fe­rir­se a las mu­je­res, pues no se mi­de pa­ra ca­li­fi­car­las de feas o co­si­fi­car­las. Por eso hoy mu­chas es­tán agra­de­ci­das con Stormy, por­que lo hu­mi­lla en sus me­mo­rias co­mo na­die lo ha­bía he­cho, con un po­co de su pro­pia me­di­ci­na, se­gún co­men­tó Anus­hay Hos­sain en el por­tal de CNN. “El li­bro hu­ma­ni­za a Stormy Da­niels, la mu­jer que es mu­cho más que el ob­je­to se­xual a que la han re­du­ci­do los hom­bres en su vi­da per­so­nal y pú­bli­ca”, aco­tó la co­lum­nis­ta.

Da­niels ha­ce es­pe­rar a sus lec­to­res por esos de­ta­lles pi­can­tes que tan­to anun­ció acer­ca de su no­che con Trump, pe­ro la an­te­sa­la de la que se va­le pa­ra man­te­ner el sus­pen­so no es po­ca co­sa, pues en ella na­rra su in­creí­ble sal­to de la mi­se­ria a la fa­ma.

“Na­cí con to­do en mi con­tra y si las co­sas hu­bie­ran se­gui­do su cur­so nor­mal, es­ta­ría en Lui­sia­na con seis hi­jos y sin dien­tes”, ase­gu­ra. Su pa­dre la aban­do­nó a los 4 años y se crió en un ba­rrio mar­gi­na­do de Ba­ton Rou­ge, en una ca­sa in­fes­ta­da de cu­ca­ra­chas y ra­tas, don­de su ma­dre la de­ja­ba so­la y sin co­mi­da por días. A los 9, se hi­zo ami­ga de una ni­ña me­nor que ella, a quien qui­so imi­tar en sus vi­si­tas a otro ve­cino so­lo pa­ra des­cu­brir que él abu­sa­ba se­xual­men­te de la pe­que­ña. En­ton­ces, Stormy se ofre­ció a so­me­ter­se a los ve­já­me­nes por dos años a cam­bio de que de­ja­ra en paz a su ami­ga. In­di­cios del cri­men lle­ga­ron a oí­dos de la Po­li­cía, la cual in­te­rro­gó a la ma­dre de Da­niels, quien lo ne­gó de plano, a sa­bien­das de que po­drían qui­tar­le a su hi­ja. Stormy nun­ca de­la­tó su vio­la­ción ni su ma­dre se preo­cu­pó por sa­ber la ver­dad.

Una de las revelaciones que sor­pren­den de Full Dis­clo­su­re es que ella se gra­duó con ho­no­res en el co­le­gio, don­de era la edi­to­ra del pe­rió­di­co es­co­lar. A los 17 años, sien­do aún es­tu­dian­te, em­pe­zó a ha­cer strip­tea­se con el fin de aho­rrar pa­ra sus es­tu­dios de ve­te­ri­na­ria. “Ga­na­ba 325 dó­la­res en una no­che y me pa­re­ció que me ha­bía sa­ca­do la lo­te­ría”, es­cri­be.

Esa se­gu­ri­dad fi­nan­cie­ra la ale­jó del sue­ño de ir a la uni­ver­si­dad e hi­zo lo ne­ce­sa­rio pa­ra ga­nar más di­ne­ro: “Creo

“Trump sa­be que tie­ne un pe­ne ra­ro. Es más pe­que­ño que el pro­me­dio, pe­ro tam­po­co pe­cu­liar­men­te pe­que­ño”, es­cri­be Stormy.

fir­me­men­te en el ca­pi­ta­lis­mo y no­té que las chi­cas del Gold Club que in­ver­tían en im­plan­tes de se­nos te­nían me­jo­res pro­pi­nas que yo”, na­rra, así que en 1999 si­guió el ejem­plo y ob­tu­vo sus atri­bu­tos más lla­ma­ti­vos, a los cua­les les tie­ne nom­bres: Thun­der y Ligh­ting.

En 2002 de­bu­tó en el ci­ne por­no­grá­fi­co, en el que es una ce­le­bri­dad. Ade­más de ac­triz, es una ga­lar­do­na­da guionista y di­rec­to­ra de unas se­ten­ta cin­tas del gé­ne­ro. “Tie­ne am­bi­cio­nes más allá de las usua­les his­to­rias de ex­tra­ños que ter­mi­nan te­nien­do se­xo. Sus cin­tas ex­hi­ben ca­rác­ter, diá­lo­gos, tra­ma y pues­ta en es­ce­na”, co­men­ta­ba en 2016 la re­vis­ta New York.

Fue en su ca­li­dad de rei­na del porno que Stormy asis­tió en 2006 a un tor­neo de golf en un re­sort a ori­llas del la­go Tahoe, Ca­li­for­nia, en el cual par­ti­ci­pa­ba Trump, a quien le gus­tó y la in­vi­tó a ce­nar esa mis­ma no­che en su ha­bi­ta­ción del ho­tel.

Stormy ex­pre­sa que asis­tió con­ven­ci­da de que ha­bla­rían de ne­go­cios, pe­ro ter­mi­na­ron ha­cien­do el amor, lo que aho­ra le re­pug­na. “¿Yo me acos­té con eso? ¡Oug!”, pien­sa ca­da vez que ve a Trump, quien en ese mo­men­to lle­va­ba un año de ca­sa­do con su es­po­sa Me­la­nia.

La ac­triz ya ha­bía con­ta­do la aven­tu­ra a In Touch en 2011 y lo no­ve­do­so en sus me­mo­rias es que ca­li­fi­ca a Trump de mal “be­sa­dor” y des­cri­be sus par­tes pri­va­das. “Él sa­be que tie­ne un pe­ne ra­ro. Es más pe­que­ño que el pro­me­dio, pe­ro tam­po­co pe­cu­liar­men­te pe­que­ño. El glan­de pa­re­ce un hon­go enor­me, es co­mo una se­ta ve­ne­no­sa”, se­ña­la Da­niels, y aña­de: “Me sen­tía mo­les­ta de es­tar sien­do fo­lla­da por un ti­po con pu­bis de Ye­ti (...). Es qui­zá la re­la­ción se­xual me­nos im­pre­sio­nan­te que he te­ni­do”, con­clu­ye so­bre el coi­to, que du­ró “en­tre dos o tres mi­nu­tos”.

El fan­tas­ma del af­fai­re re­apa­re­ció cuan­do las po­si­bi­li­da­des de lle­gar a la Pre­si­den­cia se hi­cie­ron reales pa­ra Trump y se­me­jan­te re­ve­la­ción po­dría arrui­nar­las. Da­niels sos­tie­ne que fue ame­na­za­da de muer­te pa­ra que no ha­bla­ra y com­pren­dió que no per­ma­ne­cer anó­ni­ma era el me­jor mo­do de ata­jar cual­quier in­ten­to del mi­llo­na­rio o de sus hom­bres en su con­tra. El te­mor, ase­gu­ra, la lle­vó tam­bién a ven­der su si­len­cio por

“¿Yo me acos­té con eso? ¡Oug!”, di­ce Stormy ca­da vez que ve a Trump en te­le­vi­sión.

130.000 dó­la­res, que le en­tre­gó Mi­chael Cohen, abo­ga­do de Trump, en ple­na ges­ta elec­to­ral en 2016. En enero de es­te año, el Wall Street Jour­nal sa­có a la luz el tra­to y Stormy sal­tó a las pri­me­ras pla­nas al so­li­ci­tar­le a un juez que anu­la­ra el con­ve­nio pa­ra dar su ver­sión de los he­chos.

El pro­ble­ma es que ese di­ne­ro fue pre­sen­ta­do por Cohen co­mo un apor­te a la cam­pa­ña de Trump que vio­la­ba los to­pes le­ga­les. Ha­ce po­co, el abo­ga­do se de­cla­ró cul­pa­ble por es­te car­go más otros de­li­tos re­la­cio­na­dos con el man­da­ta­rio. Co­mo con­clu­yó el pe­rio­dis­ta Dy­lan Matt­hews en Vox.com, Cohen ad­mi­te que Trump in­cu­rrió en gra­ves de­li­tos fe­de­ra­les que po­drían lle­var­lo al im­peach­ment (jui­cio en el Con­gre­so) y a una even­tual des­ti­tu­ción, a cau­sa de esos “dos o tres mi­nu­tos” de pla­cer que Stormy re­me­mo­ra con as­co. •

Stormy ase­gu­ra que el pe­ne de Trump tie­ne for­ma de hon­go ve­ne­no­so, así que Jimmy Kim­mel le pi­dió en su pro­gra­ma que fue­ra más es­pe­cí­fi­ca pre­sen­tán­do­le una ban­de­ja de op­cio­nes. Ella es­co­gió uno de los más pe­que­ños.

FO­TO:STORMYDANIELSMYSPACE

Trump y Stormy cuan­do se co­no­cie­ron. Los 130.000 dó­la­res con los que él com­pró su si­len­cio po­drían tum­bar al pre­si­den­te.

Da­niels in­tro­du­jo a su es­po­so, Bren­don Mi­ller, en el ci­ne porno pa­ra que no se sin­tie­ra me­jor pa­dre que ella de su hi­ja Fort­ney. Él le aca­ba de pe­dir el di­vor­cio acu­sán­do­la de in­fi­de­li­dad.

Trump le di­jo a Stormy que le re­cor­da­ba a su hi­ja Ivan­ka (iz­quier­da) y que no dor­mía en la mis­ma ha­bi­ta­ción con su es­po­sa Me­la­nia (derecha). Es­ta fo­to es de la épo­ca en que él se acos­tó con la strip­per.

El li­bro re­ve­la la mi­se­ria y los abu­sos se­xua­les que Stormy pa­de­ció de ni­ña.

Kay Sum­mersby na­rró en Past For­get­ting: My Lo­ve Af­fair with Dwight Ei­sen­ho­wer su ro­man­ce con el man­da­ta­rio en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Él era im­po­ten­te y ca­si de­ja a su es­po­sa por ella.

Gen­ni­fer Flo­wers, una de las con­quis­tas de Bill Clin­ton, re­la­tó en Pas­sion and Be­tra­yal que él con­su­mía ma­rihua­na y co­caí­na y que su es­po­sa, Hi­llary, era una les­bia­na de cló­set se­gún él mis­mo.

En 1977, Ju­dith Ex­ner con­fe­só en My Story su re­la­ción con John F. Ken­nedy y ates­ti­guó su ne­xo con el ma­fio­so Sam Gian­ca­na, otro de sus aman­tes, al igual que Frank Si­na­tra.

En su li­bro The President’s Daugh­ter, Nan Brit­ton re­ve­ló, en 1927, que Wa­rren G. Har­ding la em­ba­ra­zó en su ofi­ci­na del Se­na­do. El af­fai­re si­guió en la Ca­sa Blan­ca, don­de ha­cían el amor en un cló­set.

Ma­de­lei­ne Dun­can Brown ase­gu­ró en Te­xas in the Mor­ning que cuan­do era aman­te de Lyn­don B. John­son, es­te le con­tó que fue el au­tor in­te­lec­tual del ase­si­na­to de John F. Ken­nedy, en 1963.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.