Cris­tiano Ro­nal­do

Acu­sa­do de vio­la­ción.

Jet-Set - - Contenido -

To­do un equi­po

de abo­ga­dos y ex­per­tos en pro­tec­ción de la repu­tación per­so­nal tra­ba­ja vehe­men­te­men­te pa­ra sa­car al fut­bo­lis­ta de un vie­jo lío que creía ol­vi­da­do. El 13 de ju­nio de 2009, Ro­nal­do se dio una es­ca­pa­da a Las Ve­gas que in­clu­yó una rum­ba en la dis­co­te­ca Rain, don­de co­no­ció a una be­lla jo­ven lla­ma­da Kathryn Ma­yor­ga, gra­dua­da en pe­rio­dis­mo y de­di­ca­da al mo­de­la­je.

Tras un ra­to de char­la y bai­le, él la in­vi­tó a la sui­te del lu­jo­so Palms Ca­sino Re­sort, don­de se hos­pe­da­ba. Ma­yor­ga le con­tó a la Po­li­cía que el fut­bo­lis­ta le pres­tó ro­pa có­mo­da pa­ra dis­fru­tar del jacuzzi y ella en­tró al ba­ño a cam­biar­se. Ro­nal­do la si­guió, se ex­pu­so des­nu­do y le pi­dió que le prac­ti­ca­ra al­gún ti­po de ac­to se­xual, al pa­re­cer una fe­lla­tio. Lue­go la ti­ró a la ca­ma y la vio­ló mien­tras ella gri­ta­ba que no una y otra vez. “Cuan­do Cris­tino Ro­nal­do ter­mi­nó el asal­to, de­jó que ella sa­lie­ra de la ha­bi­ta­ción y le ma­ni­fes­tó que lo sen­tía y que nor­mal­men­te era un ca­ba­lle­ro”, re­za el re­gis­tro po­li­cial.

La de­nun­cia fue re­ti­ra­da por Ma­yor­ga y el in­ci­den­te se man­tu­vo en se­cre­to has­ta la re­cien­te apa­ri­ción de un in­for­me del se­ma­na­rio ale­mán Der Spie­gel, se­gún el cual Ma­yor­ga in­ter­pu­so en sep­tiem­bre pa­sa­do una de­man­da pa­ra anu­lar un acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad que fir­mó con Ro­nal­do tiem­po des­pués del su­pues­to asal­to, en 2010, a cam­bio de un pa­go de 375.000 dó­la­res. La re­vis­ta tam­bién ex­pli­có que la jo­ven le so­li­ci­tó a la Po­li­cía de Las Ve­gas la reaper­tu­ra del ca­so, por lo cual se cree que el cam­peón se­rá in­te­rro­ga­do y se usa­rá la evi­den­cia bio­ló­gi­ca re­co­lec­ta­da en la no­che de la vio­la­ción.

El lío es mo­nu­men­tal da­da la tras­cen­den­cia del acu­sa­do, dis­tin­gui­do cin­co ve­ces por la FIFA co­mo ju­ga­dor del año y uno de los diez fut­bo­lis­tas más ca­ros del mun­do. Sus abo­ga­dos ne­ga­ron ro­tun­da­men­te los car­gos y sos­tu­vie­ron que lo que

Ro­nal­do le pa­gó 375.000 dó­la­res a la mu­jer que lo acu­sa por ca­llar. Ella aho­ra quie­re otros 200.000 y anu­lar el acuer­do de con­fi­den­cia­li­dad.

su­ce­dió en­tre él y Ma­yor­ga en aque­lla pa­rran­da fue se­xo con­sen­sual. Si bien re­co­no­cie­ron que Ro­nal­do le pa­gó a la jo­ven por su si­len­cio, acla­ra­ron que no se tra­tó de una acep­ta­ción de la cul­pa, sino de una sa­li­da pa­ra “evi­tar los inevi­ta­bles in­ten­tos que se es­tán ha­cien­do aho­ra pa­ra des­truir una repu­tación que ha si­do cons­trui­da a pun­ta de tra­ba­jo, es­pí­ri­tu de­por­ti­vo y ho­nor”. La de­fen­sa es­tá, ade­más, en la bús­que­da de los videos de se­gu­ri­dad de la dis­co­te­ca Rain, que ce­rró en 2012, pa­ra de­mos­trar que Kathryn re­gre­só allí con el de­por­tis­ta esa no­che, lo que po­dría des­vir­tuar las acusaciones.

El en­torno de Ro­nal­do des­mien­te que Ma­yor­ga lo ha­ya de­man­da­do y ase­gu­ra que la fuen­te de Der Spie­gel es una se­rie de do­cu­men­tos ma­ni­pu­la­dos por un hac­ker que ata­có en 2015 a va­rias fir­mas de abo­ga­dos, pa­ra lue­go ven­der­los a me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­cién­do­los pa­sar por au­tén­ti­cos. La pu­bli­ca­ción ale­ma­na reite­ró que su in­for­ma­ción es ge­nui­na.

El pe­rió­di­co por­tu­gués Co­rreio da Man­hã re­ve­ló que aun­que Cris­tiano se opo­nía, fue obli­ga­do por eje­cu­ti­vos del Real Ma­drid a pac­tar con Ma­yor­ga, da­do que por esa épo­ca lo aca­ba­ban de ad­qui­rir por la frio­le­ra de 111 mi­llo­nes de dó­la­res, ci­fra que mar­có un ré­cord, y no que­rían que la ima­gen del equi­po se vie­ra afec­ta­da si sa­lía a la luz el em­bro­llo del abu­so

se­xual. El con­jun­to es­pa­ñol lo ne­gó y anun­ció que de­man­da­rá al dia­rio por pu­bli­car tal ver­sión.

Der Spie­gel in­for­mó que Ma­yor­ga, de su la­do, re­la­tó en su que­re­lla có­mo fue in­ti­mi­da­da y en­ga­ña­da por re­pre­sen­tan­tes del por­tu­gués pa­ra que acep­ta­ra los 375.000 dó­la­res y no di­je­ra na­da. Aho­ra so­li­ci­ta, ade­más de la ca­de­na per­pe­tua con que se cas­ti­ga en Ne­va­da la vio­la­ción, 200.000 dó­la­res en com­pen­sa­ción por da­ños y pre­jui­cios, ya que pa­de­ce de es­trés pos­trau­má­ti­co y de­pre­sión a cau­sa del abu­so de Ro­nal­do. El au­ge del mo­vi­mien­to #Metoo la mo­ti­vó a con­tar su ver­dad, ex­pre­só.

El efec­to do­mi­nó no se hi­zo es­pe­rar. Al cie­rre de es­ta edi­ción, los abo­ga­dos de Kathryn co­rro­bo­ran las ver­sio­nes de otras tres mu­je­res que tam­bién se­ña­lan a Ro­nal­do de ha­ber­las abu­sa­do, se­gún The Sun, de Lon­dres. Una de ellas afir­ma que él tam­bién le pa­gó por ca­llar y otra po­dría ser Ka­ri­ma El Mah­roug, más co­no­ci­da co­mo Ruby Ru­ba­cuo­ri, fi­gu­ra cen­tral del ca­so Bun­ga Bun­ga, en el mar­co del cual el ex­pre­mier ita­liano Sil­vio Ber­lus­co­ni fue pro­ce­sa­do por pros­ti­tu­ción con me­no­res de edad. En 2011, ella di­jo en un tri­bu­nal que el úni­co que le pa­gó por se­xo fue Ro­nal­do, quien le dio 4000 eu­ros que ella le ti­ró a la ca­ra. En esa épo­ca era me­nor de edad y eso po­dría com­pli­car la si­tua­ción del ju­ga­dor.

Ro­nal­do nie­ga ro­tun­da­men­te que ha­ya vio­la­do a Kathryn y ase­gu­ra que tu­vie­ron se­xo con el con­sen­ti­mien­to de ella. Si lle­ga­ra a ser con­de­na­do por vio­la­ción, po­dría ser sen­ten­cia­do a ca­de­na per­pe­tua con po­si­bi­li­dad de li­ber­tad con­di­cio­nal a los diez años.

Es­tas imá­ge­nes de Ro­nal­do con Kathryn Ma­yor­ga fue­ron cap­ta­das en la dis­co­te­ca Rain de Las Ve­gas el 13 de ju­nio de 2009, cuan­do se co­no­cie­ron. Ella ase­gu­ra que, mi­nu­tos más tar­de, él la asal­tó se­xual­men­te en la sui­te del ho­tel Palms Ca­sino Re­sort.

Ruby Ru­ba­cuo­ri, pro­ta­go­nis­ta del es­cán­da­lo Bun­ga Bun­ga en Ita­lia, afir­ma que Ro­nal­do le pa­gó 4000 eu­ros por te­ner se­xo con ella en 2009, cuan­do era me­nor de edad.

El lío se­xual lle­ga pa­ra per­tur­bar el ho­gar que Ro­nal­do ha edi­fi­ca­do en­tre la ex­cen­tri­ci­dad y el mis­te­rio. Cris­tiano Jr., su pri­mo­gé­ni­to (iz­quier­da) y los ge­me­los Eva y Ma­teo (derecha), son hi­jos de ma­dres sus­ti­tu­tas cu­yos nom­bres él ocul­ta. Con su ac­tual pa­re­ja, Geor­gi­na Ro­drí­guez, con­ci­bió a Ala­na Martina. Los tres be­bés na­cie­ron el año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.