LA HI­JA DE RO­NALD REA­GAN: “A MÍ TAM­BIÉN ME VIO­LA­RON”.

Pat­ti Da­vis, la he­re­de­ra re­bel­de del fa­lle­ci­do ex­pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, sor­pren­de con su re­ve­la­ción de que fue víc­ti­ma de un asal­to se­xual.

Jet-Set - - Contenido -

Pat­ti Da­vis re­ve­ló en una co­lum­na pa­ra The Was­hing­ton Post que ha­ce dé­ca­das fue abu­sa­da por un eje­cu­ti­vo de la in­dus­tria mu­si­cal.

Nin­gún lí­der de­fi­nió

tan­to los des­ti­nos del pla­ne­ta a fi­na­les del si­glo XX co­mo Ro­nald Rea­gan, ar­tí­fi­ce, en­tre otros hi­tos, del des­plo­me de la Unión So­vié­ti­ca y el co­mu­nis­mo. Lo que po­cos re­cuer­dan es que mien­tras di­ri­gía con mano de hie­rro la po­lí­ti­ca mun­dial, en su pro­pia fa­mi­lia era in­ca­paz de con­tro­lar a su úni­ca hi­ja, Pat­ti, quien vi­vía tan re­sen­ti­da con él que pre­fi­rió usar el ape­lli­do de sol­te­ra de su ma­dre Nancy, Da­vis. En la era Rea­gan, ella pro­tes­tó pú­bli­ca­men­te con­tra las pos­tu­ras del man­da­ta­rio re­pu­bli­cano en te­mas co­mo el abor­to o el ar­ma­men­tis­mo. Cuan­do él de­jó el car­go, la si­guien­te bofetada de Pat­ti fue po­sar des­nu­da pa­ra Play­boy y ai­rear en su au­to­bio­gra­fía los trapos su­cios de la fa­mi­lia.

En re­cien­tes se­ma­nas, Pat­ti vol­vió a ser no­ti­cia, ya no por las tri­ful­cas con sus pa­dres o su adic­ción a las dro­gas, sino por su apor­te a la con­tro­ver­sia que tie­ne di­vi­di­do a Es­ta­dos Uni­dos: la elec­ción del juez Brett Ka­va­naugh co­mo miem­bro de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, el tri­bu­nal más im­por­tan­te de la na­ción, en me­dio de acusaciones de abu­so se­xual he­chas por va­rias mu­je­res. La de­nun­cia que cau­só más re­vue­lo y ali­men­tó una tor­men­ta po­lí­ti­ca no vis­ta en años fue la de Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford, una psi­có­lo­ga que ase­gu­ra que el juez la vio­ló cuan­do am­bos es­tu­dia­ban en Bet­hes­da, Mary­land, en 1982. Ford re­ci­bió ame­na­zas de muer­te y bur­las has­ta del pre­si­den­te Do­nald Trump, quien postuló a Ka­va­naugh, pe­ro el co­mi­té ju­di­cial del

Se­na­do, an­te el cual de­cla­ró, no ha­lló mo­ti­vos pa­ra ne­gar­le al ma­gis­tra­do su po­se­sión en el car­go por­que, en­tre otras co­sas, ella no pu­do pre­ci­sar va­rios por­me­no­res del ata­que.

Fue en ese sen­ti­do que Pat­ti Da­vis qui­so ter­ciar en la dis­cu­sión. En un ar­tícu­lo ti­tu­la­do ‘Fui ata­ca­da se­xual­men­te. He aquí por qué no re­cuer­do mu­chos de­ta­lles’, la es­cri­to­ra de no­ve­las re­cor­dó que ha­ce unos cua­ren­ta años asis­tió a una ci­ta con un im­por­tan­te eje­cu­ti­vo de la mú­si­ca, cu­yo nom­bre se re­ser­va, ya que en esa épo­ca as­pi­ra­ba a ha­cer una ca­rre­ra en ese ne­go­cio. De he­cho, una de sus can­cio­nes ha­bía si­do gra­ba­da por la ban­da Ea­gles, con cu­yo gui­ta­rris­ta, Ber­nie Lea­don, tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal.

“Lle­vé un ca­se­te con mi ma­te­rial, pe­ro no re­cuer­do lo que el eje­cu­ti­vo di­jo ni de lo que ha­bla­mos (...). Cuan­do él sa­có una am­po­lla de co­caí­na de su es­cri­to­rio y em­pe­zó a as­pi­rar lí­neas en un pe­que­ño es­pe­jo, es­toy 90 por cien­to se­gu­ra de que de­cli­né su ofre­ci­mien­to, no por­que no con­su­mie­ra dro­gas —en ese mo­men­to cla­ro que lo ha­cía—, sino por­que em­pe­za­ba a sen­tir­me in­có­mo­da. Mi me­mo­ria de esa sen­sa­ción es agu­da y cla­ra, pe­ro el re­cuer­do de re­cha­zar la co­caí­na no es tan ní­ti­do”, es­cri­bió Da­vis.

Sin em­bar­go, el re­cuer­do del asal­to se­xual per­ma­ne­ce in­de­le­ble: “Él atra­ve­só el sa­lón y, rá­pi­da­men­te, se echó en­ci­ma de mí y pu­so sus ma­nos ba­jo mi fal­da y su bo­ca en la mía, to­do lo cual me con­ge­ló. Me que­dé así mien­tras me pe­ne­tra­ba. Su alien­to olía a ca­fé y a pi­za­rra. No usó con­dón. Sa­lí de allí y con­du­je a ca­sa”.

La hi­ja de Rea­gan ase­gu­ra que no pue­de pre­ci­sar qué mes era ni si el asis­ten­te del eje­cu­ti­vo es­ta­ba allí cuan­do lle­gó o si se di­je­ron al­go cuan­do de­jó la ofi­ci­na. Tam­po­co le di­jo na­da del su­ce­so a na­die y por eso no le sor­pren­de que Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford tam­po­co ha­ya ex­pues­to su in­ci­den­te con Ka­va­naugh. “Es im­por­tan­te en­ten­der có­mo fun­cio­na la me­mo­ria en me­dio de un even­to traumático. Ford ha si­do cri­ti­ca­da por las co­sas que no re­cuer­da, co­mo la di­rec­ción don­de su­ce­dió el asal­to, la épo­ca del año o la ca­sa en que ocu­rrió. Pe­ro su me­mo­ria so­bre el

“Me con­ge­lé cuan­do pu­so sus ma­nos ba­jo mi fal­da y su bo­ca en la mía. Per­ma­ne­cí así mien­tras me pe­ne­tra­ba”, re­la­tó Pat­ti Da­vis.

ata­que en sí es ví­vi­da y de­ta­lla­da: la mano de Ka­va­naugh en su bo­ca mien­tras otro jo­ven la ase­dia­ba, su mie­do de mo­rir y ser in­ca­paz de res­pi­rar. Es­to es lo que pa­sa: tu men­te to­ma fo­tos de los de­ta­lles que per­ma­ne­ce­rán con­ti­go pa­ra siem­pre (...) y des­va­ne­ce par­tes de la his­to­ria que no im­por­tan mu­cho”.

Ba­sa­da en ello, Pat­ti de­fen­dió a Ford e ins­tó a los miem­bros del co­mi­té ju­di­cial del Se­na­do a pen­sar en “el co­ra­je que de­be te­ner una mu­jer pa­ra de­cir: ‘Es­to me ha las­ti­ma­do por dé­ca­das, cam­bió mi vi­da. Us­te­des tie­nen que sa­ber­lo por­que es im­por­tan­te pa­ra el país’”, con­clu­yó.

FO­TO: AP

FO­TO: AP

Na­vi­dad de los Rea­gan en la Ca­sa Blan­ca, en 1981. De iz­quier­da a derecha:Do­ria Rea­gan, su es­po­so, Ro­nald Pres­cott Rea­gan; el pre­si­den­te; su es­po­sa, Nancy, y Pat­ti, quien des­pués de ser can­tau­to­ra y ac­triz, hoy es­tá de­di­ca­da a la li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.