JUAN PA­BLO RA­BA, EL GUE­RRI­LLE­RO DE DIS­TRI­TO SAL­VA­JE.

El ac­tor bo­go­tano, muy exi­to­so por es­tos días en Holly­wood, pro­ta­go­ni­za la pri­me­ra se­rie co­lom­bia­na de Net­flix, que abor­da los gran­des fla­ge­los que ob­se­sio­nan al país: vio­len­cia y co­rrup­ción. Es­tas son sus im­pre­sio­nes so­bre su par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma

Jet-Set - - Contenido -

El ac­tor bo­go­tano, muy exi­to­so por es­tos días en Holly­wood, ha­bla de su pro­ta­gó­ni­co en la pri­me­ra se­rie co­lom­bia­na de Net­flix.

Lue­go de ac­tuar en Nar­cos y en 7 años, Juan Pa­blo Ra­ba re­gre­sa a Net­flix pa­ra en­car­nar a John Jei­ver, un gue­rri­lle­ro co­lom­biano que se es­ca­pa de su gru­po ar­ma­do, se aco­ge al pro­ce­so de paz y tra­ta de re­in­te­grar­se a la so­cie­dad. Un dra­ma que el ac­tor re­su­me co­mo “la bús­que­da de una se­gun­da opor­tu­ni­dad, que in­vo­lu­cra­rá al per­so­na­je en un en­tra­ma­do tal vez más pe­li­gro­so y com­pli­ca­do que la mis­ma gue­rra”.

Su per­so­na­je lle­ga a Bo­go­tá tras un nue­vo ai­re.

¿Qué su­ce­de en­ton­ces?

Él nun­ca ha es­ta­do en una ciu­dad gran­de y se en­fren­ta a un mons­truo gi­gan­tes­co. Mien­tras más se in­ser­ta en la so­cie­dad, más pro­fun­di­za en la po­dre­dum­bre de la ca­pi­tal, que es co­mo un per­so­na­je im­por­tan­tí­si­mo de la his­to­ria.

Es un rol exi­gen­te...

No fue fá­cil po­ner­me en esos za­pa­tos. Pri­me­ro, me des­hi­ce de los pre­jui­cios que te­nía so­bre la gue­rri­lla pa­ra crear a un ser de car­ne y hue­so, sin ses­gos. Ade­más, se tra­ta­ba de una reali­dad muy aje­na a mí, así que par­tí de ce­ro, ca­si sin nin­gún mo­de­lo. Tu­ve en­tre­vis­tas con ex­gue­rri­lle­ros y re­in­ser­ta­dos.

Él vi­ve una iden­ti­dad dual, por­que es­tá in­fil­tra­do en ban­dos opues­tos. ¿Có­mo lo abor­dó?

John es una má­qui­na de ma­tar, se sien­te có­mo­do con la vio­len­cia por­que es lo que ha vi­vi­do. Pe­ro tam­bién es co­mo un ni­ño pe­que­ño asus­ta­do por esa enor­me ciu­dad, ese dis­tri­to sal­va­je, y pro­cu­ré re­fle­jar­lo en su ac­ti­tud de tra­tar de ser in­vi­si­ble, que fue el ta­len­to que le per­mi­tió so­bre­vi­vir en la sel­va. Por eso sen­tí que te­nía que ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble, a pe­sar de que él es gran­de y fuer­te. Tam­bién me con­du­je de un mo­do en que las emo­cio­nes fue­ran muy res­trin­gi­das y los mo­vi­mien­tos, pau­sa­dos.

John Jei­ver tie­ne, ade­más, un acento in­des­ci­fra­ble... En las en­tre­vis­tas con los re­in­ser­ta­dos me pa­só que no pu­de iden­ti­fi­car de dón­de eran por­que a mu­chos los re­clu­ta­ron muy jó­ve­nes, a una edad en que se es sus­cep­ti­ble de con­ta­giar­se de los acen­tos. Ima­gi­né en­ton­ces que a John Jei­ver lo in­fluen­cia­ron cier­tas ma­ne­ras de ha­blar y le que­dó es­te de­jo am­bi­guo.

Otro te­ma de Dis­tri­to sal­va­je es la co­rrup­ción. ¿Cam­bió su per­cep­ción al res­pec­to tras ac­tuar en la se­rie?

No. De he­cho, uno de los re­qui­si­tos fun­da­men­ta­les pa­ra acep­tar el pa­pel fue que se no­ta­ra que no es­tá­ba­mos ni alec­cio­nan­do ni to­man­do par­ti­do en el as­pec­to del con­flic­to ar­ma­do. Pe­ro con la co­rrup­ción sí qui­se que ha­blá­ra­mos de fren­te, sin mie­do, y que con­tá­ra­mos có­mo ro­ba vi­das.

El sím­bo­lo de la lu­cha an­ti­co­rrup­ción es la fis­cal Da­nie­la León, in­ter­pre­ta­da por Cris­ti­na Uma­ña. ¿Qué pue­de de­cir de ella?

Es la gran pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. Re­pre­sen­ta lo que de­be­ría as­pi­rar a ser un fun­cio­na­rio: una per­so­na in­co­rrup­ti­ble, con vo­ca­ción y ga­nas de ayu­dar; dis­pues­ta a no dar su bra­zo a tor­cer, así le cues­te la vi­da. Ella y John Jei­ver cho­ca­rán co­mo tre­nes de car­ga en al­gún mo­men­to y ven­drá al­go muy in­tere­san­te. ¿Có­mo le fue con las es­ce­nas de ac­ción?

Son di­fí­ci­les de fil­mar, pe­ro me sien­to muy có­mo­do con ellas. Soy de­por­tis­ta y me gus­ta la na­tu­ra­le­za, en­ton­ces no fue com­pli­ca­do. El re­to fue la for­ma en que me mo­vía o to­ma­ba las ar­mas, por­que ven­go de ha­cer una se­rie en Es­ta­dos Uni­dos (Six), pa­ra la cual tu­ve un en­tre­na­mien­to muy es­pe­cí­fi­co. En Dis­tri­to sal­va­je cam­bié las ca­rac­te­rís­ti­cas de mi cuer­po pa­ra no pa­re­cer un sol­da­do ame­ri­cano, sino al­guien en­tre­na­do por la gue­rri­lla.•

En la me­ca del ci­ne, Juan Pa­blo ha par­ti­ci­pa­do en las se­ries Six y Agents of S.H.I.E.L.D., de Mar­vel, así co­mo en la cin­ta Pep­per­mint, jun­to a Jen­ni­fer Gar­ner.

Ra­ba en­car­na a John Jei­ver, un gue­rri­lle­ro cu­ya ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer­se in­vi­si­ble es su sal­va­ción en la sel­va. Se­bas­tián Ca­le­ro tam­bién ha­ce par­te del elen­co.

Da­nie­la León (iz­quier­da), sím­bo­lo de la lu­cha con­tra los co­rrup­tos, es in­ter­pre­ta­da por Cris­ti­na Uma­ña; aquí, con Ca­mi­la So­di y Ju­lio Pa­chón. El cho­que de la fis­cal con el gue­rri­lle­ro pro­me­te ser tur­bu­len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.