El cum­plea­ños 55 del Mam­bo

Anéc­do­tas e his­to­ria.

Jet-Set - - Contenido -

“Pa­ra con­se­guir

la pla­ta del Mam­bo hi­ci­mos ca­rre­ras de ca­ba­llos, es­tre­nos de pe­lí­cu­las y subas­tas. Lo úni­co que no hi­ce fue pros­ti­tuir­me en la ca­rre­ra sép­ti­ma”, ha di­cho en va­rias en­tre­vis­tas Glo­ria Zea, su di­rec­to­ra has­ta ha­ce dos años. La his­to­ria de es­ta ins­ti­tu­ción cul­tu­ral siem­pre ha te­ni­do el im­pul­so de mu­je­res de­ci­di­das y de ca­rác­ter, co­mo la crí­ti­ca ar­gen­ti­na Mar­ta Tra­ba, quien lo fun­dó en 1963, cuan­do ya te­nía el es­ta­tus de gu­rú y ‘bi­blia’ de la plás­ti­ca na­cio­nal.

La his­to­ria del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Bo­go­tá em­pe­zó a ro­dar ha­ce 55 años, el día en que Tra­ba col­gó una obra de Juan An­to­nio Ro­da en las pa­re­des de la pri­me­ra se­de, ubi­ca­da en la ca­rre­ra sép­ti­ma con ca­lle 23. No obs­tan­te, la trans­for­ma­ción de la ciu­dad no de­jó ves­ti­gios de aquel tem­plo cul­tu­ral que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en par­te de la mo­vi­da un­der­ground del cen­tro. De aquel edi­fi­cio de la 23, don­de aho­ra se en­cuen­tra el tea­tro de pe­lí­cu­las porno Es­me­ral­da Pussy­cat, el mu­seo se tras­la­dó en 1965 a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, du­ran­te una épo­ca de fuer­tes con­fron­ta­cio­nes en­tre los ar­tis­tas y el go­bierno de Car­los Lle­ras Res­tre­po, que des­en­ca­de­na­ron en la ex­pul­sión de Mar­ta Tra­ba del país.

En 1969, un día an­tes de re­fu­giar­se en Ve­ne­zue­la, la crí­ti­ca y cu­ra­do­ra se reunió en el Ho­tel In­ter­con­ti­nen­tal, de la ave­ni­da Ji­mé­nez, con su exa­lum­na Glo­ria Zea y le en­tre­gó la batuta de un pro­yec­to sin se­de y con po­co di­ne­ro. El mu­seo, co­mo lo di­jo Zea en una en­tre­vis­ta con Se­ma­na, “era una ca­ji­ta de car­tón llena de es­ta­tu­tos, ochen­ta cua­dros y los ca­tá­lo­gos de las ex-

po­si­cio­nes que ha­bían he­cho”. A los po­cos días se des­bor­da­ron las pe­dreas es­tu­dian­ti­les en la Na­cio­nal. La edi­fi­ca­ción que­dó sin vi­drios y los cua­dros, a la in­tem­pe­rie. La nue­va di­rec­to­ra bus­có un ca­mión de tras­teos jun­to a la Pla­za de To­ros y se lle­vó to­do has­ta el edi­fi­cio Ba­va­ria, don­de le ofre­cie­ron un año sin pa­gar arrien­do. Allí or­ga­ni­zó dos ex­po­si­cio­nes em­ble­má­ti­cas: una de Ale­xan­der Cal­der, del Mu­seo de Ar­te Mo­derno de Nue­va York, y otra de Au­gus­te Ro­din.

Al po­co tiem­po, el mu­seo se tras­la­dó al Pla­ne­ta­rio Dis­tri­tal. Pa­ra esa se­de tam­po­co te­nía pre­su­pues­to, pe­ro Andrés Uri­be, el se­gun­do es­po­so de Zea —más co­no­ci­do co­mo ‘Mis­ter Cof­fee’ por ha­ber in­ven­ta­do el per­so­na­je de Juan Val­dez—, co­rrió con los gas­tos ope­ra­ti­vos. Du­ran­te 14 años, él pa­gó los ho­no­ra­rios del ce­la­dor y del

cu­ra­dor Eduar­do Serrano, mien­tras su es­po­sa tra­ba­jó sin re­ci­bir sa­la­rio. Pe­ro el Pla­ne­ta­rio no es­ta­ba ha­bi­li­ta­do pa­ra las mues­tras ar­tís­ti­cas. Cuan­do lle­ga­ban pie­zas de gran for­ma­to ha­bía que qui­tar los vi­drios, co­mo ocu­rrió con la ex­po­si­ción de Po­llock, que Zea ges­tio­nó an­te el MOMA.

En los al­re­de­do­res del mu­seo se res­pi­ra­ba ar­te y bohe­mia. Ale­jan­dro Obre­gón, En­ri­que Grau, Fer­nan­do Bo­te­ro y el ar­qui­tec­to Fer­nan­do Mar­tí­nez Sa­na­bria, en­tre mu­chos más, con­vir­tie­ron el Ca­fé El Cis­ne en uno de los re­fe­ren­tes de los ter­tu­lia­de­ros ca­pi­ta­li­nos, so­lo que no to­ma­ban tra­go co­mo en el Gru­po Ba­rran­qui­lla. Bo­te­ro, es­po­so de Glo­ria Zea des­de 1950 a 1960, se dis­tan­ció del mu­seo y de El Cis­ne has­ta el pun­to de que en el in­ven­ta­rio de más de 5000 obras que ate­so­ra el mu­seo so­lo hay una del ar­tis­ta pai­sa.

El Mam­bo cuen­ta con más de 5000 obras, en­tre cua­dros ori­gi­na­les, afi­ches y re­pro­duc­cio­nes.

A me­dia­dos de los se­ten­ta, Glo­ria Zea y Eduar­do Serrano le in­yec­ta­ron en­tu­sias­mo y ga­rras al Sa­lón Ate­nas, de don­de sa­lió el pri­mer se­mi­lle­ro que trans­gre­dió los con­cep­tos aca­dé­mi­cos con ex­po­nen­tes co­mo Mi­guel Án­gel Ro­jas y An­to­nio Ca­ro. Ese mo­men­to de rup­tu­ras ge­ne­ró un anec­do­ta­rio digno de en­mar­car. La ca­le­ña Ali­cia Bar­ney, por ejem­plo, ex­pu­so va­rias obras que ela­bo­ró con san­gre de cer­do y pe­da­zos de car­ne, pe­ro se des­com­pu­sie­ron y las re­ti­ra­ron an­te el olor nau­sea­bun­do que per­tur­ba­ba a los vi­si­tan­tes. Es­ta fa­ce­ta dis­rup­ti­va y po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­ta tu­vo otros hi­tos, co­mo la ex­po­si­ción en que Ma­ría Eve­lia Mar­mo­le­jo, pre­cur­so­ra del per­for­man­ce en Co­lom­bia, se cor­tó las plan­tas de los pies y ca­mi­nó so­bre car­tu­li­nas blan­cas pa­ra plas­mar sus san­grien­tas hue­llas; o la ins­ta­la­ción en la que Mi­guel Án­gel Ro­jas lan­zó se­men so­bre una com­po­si­ción de vi­drios y fo­to­gra­fías.

Co­rrían los años se­ten­ta y Zea ges­tio­nó la cons­truc­ción de la ac­tual se­de con los apor­tes de los es­po­sos Car­los y So­nia Hai­me. El tra­ba­jo de di­se­ño lo asu­mió el ar­qui­tec­to Ro­ge­lio Sal­mo­na, quien lo hi­zo sin co­brar un pe­so, pe­ro con la con­di­ción de que el edi­fi­cio no fue­ra reformado. Du­ran­te 20 años se opu­so a que pin­ta­ran las pa­re­des de con­cre­to a la vis­ta y so­lo per­mi­tió re­to­car­las con blan­co cuan­do ex­pu­so el ar­tis­ta ci­né­ti­co ve­ne­zo­lano Je­sús Ra­fael So­to. En es­ta nue­va eta­pa, cuan­do el mu­seo co­men­zó a lla­mar­se Mam­bo, to­da­vía se re­cuer­da la con­tro­ver­sial re­tros­pec­ti­va de la Barbie en me­dio de la in­dig­na­ción y las crí­ti­cas de los eru­di­tos del país. “Con es­ta mues­tra, el mu­seo per­dió el nor­te”, ase­gu­ró en ese mo­men­to la ar­tis­ta plás­ti­ca Bea­triz Gon­zá­lez.

Ires y ve­ni­res. Du­ras y ma­du­ras. “En es­tos 55 años, la gran re­fle­xión es que el Mu­seo de Ar­te Mo­derno ha re­co­gi­do las ex­pre­sio­nes ar­tís-

ti­cas de ca­da mo­men­to”, di­ce Eduar­do Serrano. Pe­ro, pe­se a es­te tra­ba­jo de me­mo­ria ar­tís­ti­ca, el Mam­bo ha te­ni­do lar­gos pe­río­dos de re­ce­sión, tan­to que la ac­tual di­rec­to­ra, Clau­dia Ha­kim, lan­zó un S.O.S. pa­ra ro­bus­te­cer las fi­nan­zas. “Lle­va­mos 263 ami­gos o be­ne­fac­to­res del Mam­bo, pe­ro que­re­mos mu­chos más”, di­ce. Ni ha­ce me­dio si­glo, ni aho­ra, ha si­do fá­cil im­pul­sar la cul­tu­ra en Co­lom­bia.

El mu­seo si­gue ac­ti­vo con ex­po­si­cio­nes co­mo El ar­te de la de­so­be­dien­cia, una re­tros­pec­ti­va de va­rios de los trans­gre­so­res que pa­sa­ron por el Sa­lón Ate­nas. Y pron­to lle­ga­rá una mues­tra de Car­los Ro­jas, pin­tor co­lom­biano del si­glo XX, quien in­flu­ye de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la nue­va ge­ne­ra­ción de ar­tis­tas. Jo­ven, a sus 55 años, ba­jo el man­do de fuer­tes mu­je­res, el Mam­bo con­ti­núa unien­do el pa­sa­do y el pre­sen­te del ar­te co­lom­biano.

La bo­go­ta­na Clau­dia Ha­kim asu­mió la di­rec­ción del Mam­bo des­pués de la re­nun­cia de Glo­ria Zea.

FO­TO: COR­TE­SÍA MAM­BO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.