SE­BAS­TIÁN SANINT Y LE­NA GA­VI­RIA: UN PAR DE MALCRIADOS.

A los due­ños de La Mal­cria­da, uno de los res­tau­ran­tes ita­lia­nos más exi­to­sos de La Can­de­la­ria, los une el buen ol­fa­to pa­ra los ne­go­cios y un gus­to ex­qui­si­to con la co­mi­da. Es­tán jun­tos ha­ce cua­tro años y pa­re­ce que se co­no­cie­ran de to­da la vi­da. Su his­tor

Jet-Set - - Contenido -

Los due­ños de La Mal­cria­da, uno de los res­tau­ran­tes más con­cu­rri­dos de La Can­de­la­ria, en el cen­tro his­tó­ri­co de Bo­go­tá, es­tán co­nec­ta­dos a tra­vés del co­ra­zón, el es­tó­ma­go y los ne­go­cios.

Son la prue­ba feha­cien­te de que el amor de la vi­da se pue­de en­con­trar en una bo­da, y sin ne­ce­si­dad de ga­nar­se el ra­mo. Se vie­ron por pri­me­ra vez en Ana­poi­ma. Le­na Ga­vi­ria sa­be con pre­ci­sión la fe­cha: 7 de ju­nio de 2014. Se­bas­tián Sanint re­cuer­da que a las tres de la ma­dru­ga­da le di­jo que es­ta­ba se­gu­ro de que ella se­ría su es­po­sa. Ce­le­bra­ban el ma­tri­mo­nio de la pri­ma de Le­na, Ma­ría Jo­sé Va­len­zue­la, con Ro­dri­go La­ra, uno de los gran­des ami­gos de Se­bas­tián. La at­mós­fe­ra ro­mán­ti­ca no po­día ser más pro­pi­cia y el no­viaz­go em­pe­zó de in­me­dia­to. “Me enamo­ré de sus ojos y su ter­nu­ra”, di­ce él. “Me di cuen­ta de que te­nía­mos gran­des co­sas en co­mún”, agre­ga ella. Cua­tro años des­pués, si­gue en­ca­rre­tán­do­la con su in­te­li­gen­cia. “Su re­to más im­por­tan­te ha si­do sa­car ade­lan­te tres ca­rre­ras a la vez”, co­men­ta. Pe­ro lo que más la en­can­ta es que es la per­so­na más de­cen­te que co­no­ce. “Su tra­to con la gen­te que lo ro­dea es im­pe­ca­ble. ¡Ade­más es muy chis­to­so!, nos ha­ce reír a to­dos”. El día que lo co­no­ció le pa­re­ció el más chu­rro del mun­do... Si­gue pen­san­do igual.

Los dos coin­ci­den en que exis­te el amor eterno. El de ellos. Los pri­me­ros me­ses fue a lar­ga dis­tan­cia. Le­na tra­ba­ja­ba en la fi­nan­cie­ra J. P. Mor­gan en Nue­va York y Se­bas­tián es­ta­ba al fren­te de sus ne­go­cios en Bo­go­tá. Ha­bla­ban to­dos los días y se vi­si­ta­ron va­rias ve­ces, pe­ro no fue su­fi­cien­te y al po­co tiem­po ella re­gre­só al país. Vi­vie­ron jun­tos y el 10 de ju­nio pa­sa­do ce­le­bra­ron su pri­mer aniver­sa­rio de bo­das. Re­cor­da­ron su ma­tri­mo­nio, al que asis­tie­ron más de 800 in­vi­ta­dos, quie­nes pu­bli­ca­ron en las redes so­cia­les sus fo­tos en la ha­cien­da Ca­sa­blan­ca La Sie­rra, en Ma­drid, Cun­di­na­mar­ca, con el #Mil­kla­fies­ta. Ca­si to­do lo su­yo tie­ne un to­que ori­gi­nal y esa fe­cha es­pe­cial, en la que

cum­plían la pro­fe­cía de Se­bas­tián, no po­día ser la ex­cep­ción: el te­ma prin­ci­pal fue­ron las va­cas, aun­que Le­na les tie­ne fobia a los lác­teos. Les en­can­tan el cam­po y los ani­ma­les. Eso no es ra­ro. Lo es­pe­cial es que a la pre­gun­ta de cuá­les son sus re­ga­los más me­mo­ra­bles, él men­cio­na un pe­que­ño di­bu­jo a lá­piz que Le­na le man­dó a ha­cer con la ima­gen de La Co­rren­ti­na y Lu­na, dos ye­guas a las que él qui­so mu­cho. Ella nom­bra en se­gui­da al “se­gun­do amor de mi vi­da”. Es Mi­lo, el pe­rro de ra­za vizs­la con el que la re­ci­bió cuan­do vol­vió del to­do a Bo­go­tá.

El cui­da­do que le po­nen a su re­la­ción los man­tie­ne in­tere­sa­dos. Se sor­pren­den y se ad­mi­ran. “Me en­can­ta que Le­na no ha­ya per­di­do su iden­ti­dad pa­tria. Aun­que vi­vió afue­ra des­de los 11 años es más co­lom­bia­na que una ‘agua­pa­ne­la’”, bro­mea Se­bas­tián. Ella se vuel­ve a reír. Son unos go­ce­tas uni­dos por 15 años de di­fe­ren­cia de edad. Se­gu­ra­men­te su pró­xi­mo des­tino se­rá Ja­pón, el país que nom­bra­ron al tiem­po cuan­do se les pu­so a pen­sar en su via­je ideal. Les gus­ta so­ñar en equi­po y tal vez por eso tra­ba­jar jun­tos nun­ca ha si­do un pro­ble­ma. ¿Ha­cen la di­fe­ren­cia en la ca­sa, se des­co­nec­tan? “Si”, con­tes­ta Le­na. Se­bas­tián suel­ta la car­ca­ja­da y di­ce: “No. So­lo ha­bla-

Se­bas­tián y Le­na son la prue­ba feha­cien­te de que el amor se pue­de en­con­trar en una bo­da, y sin ne­ce­si­dad de ga­nar­se el ra­mo de la no­via.

mos de los pla­nes de la em­pre­sa pa­ra el fu­tu­ro”. Es­tán jun­tos en el ne­go­cio de los res­tau­ran­tes. Son so­cios de Car­ní­vo­ro, el me­jor res­tau­ran­te de car­nes en La Can­de­la­ria, y de Cer­do, una ham­bur­gue­se­ría so­bre la sép­ti­ma pea­to­nal a la al­tu­ra de la ca­lle 22, don­de to­dos los días hay fi­la pa­ra co­mer su fa­mo­sa ham­bur­gue­sa de chi­cha­rrón. Tam­bién son due­ños de La Ro­ma, una en­can­ta­do­ra piz­ze­ría con horno de le­ña en Ma­drid, Cun­di­na­mar­ca. “Afor­tu­na­da­men­te no lle­ga­mos de ce­ros a La Mal­cria­da”, les agra­de­cen a los dio­ses y los as­tros. Des­de el día de la aper­tu­ra de su res­tau­ran­te, ha­ce dos me­ses, la ca­sa de La Can­de­la­ria ha es­ta­do llena de aman­tes de su co­mi­da ita­loa­me­ri­ca­na. “To­do gi­ra al­re­de­dor de nues­tro horno de le­ña, del que sa­len unas de­li­cio­sas piz­zas ar­te­sa­na­les, com­ple­men­ta­das con una ri­ca va­rie­dad de pas­tas, car­nes y en­sa­la­das”. En la mú­si­ca cros­so­ver y la de­co­ra­ción, con mu­cho do­ra­do y co­lor sal­món, tam­bién se evi­den­cia su irre­ve­ren­cia, su mal­cria­dez. A Ta­tán y a Le­nu­chis, co­mo les de­cían de ni­ños, no les in­tere­sa com­por­tar­se co­mo adul­tos. Son gran­des.

Son so­cios de Car­ní­vo­ro y de Cer­do, el su­per­ne­go­cio en el que la gen­te ha­ce fi­la pa­ra co­mer­se su fa­mo­sa ham­bur­gue­sa de chi­cha­rrón.

Pa­ra Le­na Ga­vi­ria, La Can­de­la­ria es el ba­rrio mas lin­do de Bo­go­tá. “Tie­ne una mez­cla de gen­te in­creí­ble: ar­tis­tas, po­lí­ti­cos, es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res, ex­tran­je­ros...”.

Su bo­da en la ha­cien­da Ca­sa­blan­ca La Sie­rra en Ma­drid, Cun­di­na­mar­ca, fue una de las más con­cu­rri­das de la so­cie­dad bo­go­ta­na en 2017.

Se­bás­tián es un em­pre­sa­rio por na­tu­ra­le­za. Des­de que se gra­duó en Mer­ca­deo y Pu­bli­ci­dad en el Emer­son Co­lle­ge, de Bos­ton, ha te­ni­do ne­go­cios de fin­ca raíz, edi­to­ria­les y de di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.