MI­CHE­LLE OBA­MA, ME­MO­RIAS DE RA­CIS­MO Y SU­PERA­CIÓN.

La po­pu­lar es­po­sa de Ba­rack Oba­ma por fin cuen­ta, en un nue­vo best se­ller, Mi his­to­ria, los desafíos de ser la pri­me­ra mu­jer de ra­za ne­gra en ocu­par su po­si­ción, así co­mo las in­ti­mi­da­des de su re­la­ción con el ex­pre­si­den­te.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Ca­si dos años des­pués de sa­lir de la Ca­sa Blan­ca, Mi­che­lle sa­ca a la luz en su li­bro Mi his­to­ria, co­sas que no hu­bie­se si­do po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ex­pre­sar co­mo es­po­sa del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

Ca­si dos años des­pués de ha­ber de­ja­do la Ca­sa Blan­ca, Mi­che­lle sa­ca a la luz co­sas que no hu­bie­se si­do po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to ex­pre­sar co­mo es­po­sa del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que se tra­ta de unas me­mo­rias sin­ce­ras y re­ve­la­do­ras, la úni­ca per­so­na por quien de­cla­ra ani­mad­ver­sión es Do­nald Trump, a quien no le per­do­na po­ner a su fa­mi­lia en pe­li­gro al es­par­cir la teo­ría cons­pi­ra­ti­va de que su ma­ri­do no era es­ta­dou­ni­den­se. Así mis­mo, subraya la mi­so­gi­nia del man­da­ta­rio y el re­tro­ce­so a la de­fen­sa de la su­pre­ma­cía blan­ca que ha sig­ni­fi­ca­do su go­bierno. Así lo en­tre­vió du­ran­te la po­se­sión pre­si­den­cial, en enero de 2017, cuan­do, en un ges­to de re­bel­día, se ne­gó a son­reír al per­ca­tar­se de la au­sen­cia de afro­ame­ri­ca­nos y per­so­nas de otras mi­no­rías en­tre los cer­ca de tres­cien­tos in­vi­ta­dos al Ca­pi­to­lio, en Was­hing­ton. Ra­za y ra­cis­mo, de­fi­ni­ti­va­men­te, son te­mas ca­pi­ta­les de Mi his­to­ria, co­mo se ti­tu­la en es­pa­ñol el li­bro de Mi­che­lle, cu­ya al­ta po­pu­la­ri­dad, ma­yor que la de su ma­ri­do, no de­cre­ce. Pa­ra la mues­tra, a los quin­ce días de su apa­ri­ción se ha­bían ven­di­do dos mi­llo­nes de co­pias de sus me­mo­rias. Mi his­to­ria es el re­cuen­to de có­mo una jui­cio­sa es­tu­dian­te de la cla­se tra­ba­ja­do­ra del sur de Chica­go se trans­for­mó en “una de las fi­gu­ras po­lí­ti­cas más for­mi­da­bles de la his­to­ria re­cien­te”, se­gún The Atlan­tic. De su in­fan­cia evo­ca que era man­do­na y obs­ti­na­da cuan­do se tra­ta­ba de apren­der y eso le ayu­dó a ser una pe­que­ña con­cer­tis­ta de piano. Vi­vía con sus pa­dres, Fra­ser y Ma­riah, y su her­mano Craig, en una ca­sa muy pe­que­ña, lo que no fue obs­tácu­lo pa­ra una ni­ñez fe­liz. Pe­ro al cre­cer, cuen­ta, co­no­ció “la in­có­mo­da reali­dad de ser ne­gra en Es­ta­dos Uni­dos”, an­te lo cual se de­cía siem­pre a sí mis­ma: “¿Soy lo su­fi­cien­te­men­te bue­na? Lo soy”, y “sa­brán de mí”. Sus bue­nas no­tas le me­re­cie­ron una be­ca en la eli­tis­ta Prin­ce­ton Uni­ver­sity, don­de fue

tes­ti­go de có­mo es­tu­dian­tes blan­cos les ce­rra­ban el pa­so a los de co­lor en la ca­lle. Por otra par­te, Kathy, su room­ma­te, cu­ya fa­mi­lia se ufa­na­ba de ha­ber sa­ca­do a los ne­gros de su pue­blo, cam­bió de ha­bi­ta­ción, pues no que­ría con­vi­vir con ella. “Re­quie­re ener­gía ser la úni­ca per­so­na afro­ame­ri­ca­na en una sa­la de con­fe­ren­cias (...). Exi­ge es­fuer­zo, un pun­to adi­cio­nal de con­fian­za, ha­blar en esos en­tor­nos y reivin­di­car con na­tu­ra­li­dad tu pre­sen­cia en la sa­la”, es­cri­be, an­tes de agre­gar so­bre esos días: “Te­nía po­cas ami­gas blan­cas (...). Era cau­ta, me afe­rra­ba a lo que co­no­cía. Cues­ta ver­ba­li­zar lo que a ve­ces se cap­ta en el am­bien­te, los ma­ti­ces dis­cre­tos y crue­les del no en­ca­jar, los in­di­cios su­ti­les que te ad­vier­ten que no te arries­gues, que bus­ques a tu gen­te y per­ma­nez­cas don­de es­tás”. Lue­go de Prin­ce­ton, y de nue­vo gra­cias a su te­són, se gra­duó de le­yes en un al­ma ma­ter tan­to o más es­ti­ra­da, Har­vard, y ob­tu­vo un pues­to en el bu­fet Sid­ley & Aus­tin, en Chica­go, a co­mien­zos de los no­ven­ta. Un día se anun­ció la lle­ga­da a la em­pre­sa de un nue­vo co­la­bo­ra­dor, Ba­rack Oba­ma, cu­yas fo­tos cau­sa­ron sen­sa­ción en­tre las mu­je­res, mien­tras que a Mi­che­lle le pa­re­ció un bi­cho ra­ro. Ella era su men­to­ra y el pri­mer en­cuen­tro no fue afor­tu­na­do, pues él lle­gó tar­de, al­go que de­tes­ta­ba. En úl­ti­mas, apren­dió a ad­mi­rar su se­gu­ri­dad. “Era se­rio sin to­mar­se en se­rio. Era li­ge­ro de tra­to, pe­ro po­de­ro­so de pen­sa­mien­to”, co­men­ta. Se hi­cie­ron no­vios y em­pe­za­ron a dor­mir jun­tos, em­pe­ro, en me­dio de una ce­na, él di­jo que el ma­tri­mo­nio no le pa­re­cía gran co­sa y ella se pu­so fu­rio­sa. En ese mo­men­to, un me­se­ro lle­gó con lo que pa­re­cía ser el pos­tre, pe­ro al des­ta­par­lo apa­re­ció una ca­ja de ter­cio­pe­lo que con­te­nía el ani­llo con el cual Ba­rack le pro­po­nía que se ca­sa­ran. “Él me tra­mó y lue­go me di­jo: ‘Bueno, es­to de­be­ría ca­llar­te’”. Mi­che­lle no siem­pre fue cam­peo­na de los índices de acep­ta­ción. Es más, sin­tió que era no­ci­va pa­ra su es­po­so cuan­do as­pi­ra­ba a can­di­da­to pre­si­den­cial por el Par­ti­do De­mó­cra­ta, en 2008. Por pri­me­ra vez, un afro­des­cen­dien­te lle­ga­ba tan le­jos en la po­lí­ti­ca grin­ga, de mo­do que le to­ca­ba tra­ba­jar más du­ro que los de­más y en ello

“Los lo­da­za­les de in­ter­net lo cues­tio­nan to­do so­bre mí, in­clu­so si soy una mu­jer o un hom­bre”.

arras­tra­ba a su es­po­sa, quien de­bía en­fren­tar las ideas so­bre las mu­je­res de su ra­za mol­dea­das por la vi­sión blan­ca. To­do se com­pli­có cuan­do unas de­cla­ra­cio­nes de Mi­che­lle pro­vo­ca­ron que fue­ra til­da­da de “mu­jer ne­gra mal­hu­mo­ra­da”. Hoy ano­ta al res­pec­to: “A ve­ces, he sen­ti­do la ten­ta­ción de pre­gun­tar­les a mis de­trac­to­res qué par­te de es­ta fra­se les mo­les­ta­ba más, ¿mal­hu­mo­ra­da, ne­gra o mu­jer?”. Con el tiem­po, se ga­nó al pue­blo y sub­vir­tió el rol de las pri­me­ras da­mas, una po­si­ción que “me ele­vó y em­pe­que­ñe­ció, a ve­ces al mis­mo tiem­po”. “Los lo­da­za­les de in­ter­net lo cues­tio­nan to­do so­bre mí, in­clu­so si soy una mu­jer o un hom­bre. Un con­gre­sis­ta se bur­ló de mi tra­se­ro. He sen­ti­do do­lor y ra­bia, pe­ro ca­si siem­pre he in­ten­ta­do to­már­me­lo con hu­mor”, con­fie­sa. No obs­tan­te, fue­ron más las gra­ti­fi­ca­cio­nes en los ocho años que go­ber­nó su es­po­so, co­mo la cá­li­da re­la­ción que cul­ti­vó con la rei­na Isa­bel de In­gla­te­rra des­de su pri­mer en­cuen­tro en 2009. Mi­che­lle es­ta­ba pa­ra­li­za­da por co­no­cer­la, pe­ro su ma­jes­tad rom­pió el hie­lo. “Eres muy al­ta”, le di­jo, a lo que le res­pon­dió que su cal­za­do le agre­ga­ba unos cen­tí­me­tros. “Esos za­pa­tos son mo­les­tos, ¿no?”, vol­vió a de­cir la rei­na. Mi­che­lle le con­tó que le do­lían los pies e Isa­bel afir­mó que a ella tam­bién. “Da­ba igual que a ve­ces la rei­na se pu­sie­ra una co­ro­na de dia­man­tes (...). So­lo éra­mos dos mu­je­res can­sa­das y opri­mi­das por nues­tros za­pa­tos”, re­cuer­da.

“He si­do au­pa­da co­mo la mu­jer más po­de­ro­sa del mun­do y tam­bién re­ba­ja­da a la ca­te­go­ría de ‘mu­jer ne­gra mal­hu­mo­ra­da’”, es­cri­be Mi­che­lle, de 54 años.

Los Án­ge­les, 28 de agos­to de 2008. Los Oba­ma du­ran­te la Con­ven­ción De­mó­cra­ta, que le des­pe­jó a Ba­rack el ca­mino a la pre­si­den­cia. Mi­che­lle re­ve­la que sus hi­jas, Sas­ha y Ma­lia, fue­ron con­ce­bi­das por fer­ti­li­za­ción in vi­tro.

FO­TO: LOOK PRESS AGENCY

Mi­che­lle se ne­gó a son­reír en la po­se­sión de Do­nald Trump, en enero de 2017, en pro­tes­ta por los de­va­neos ra­cis­tas y mi­só­gi­nos del mag­na­te. De azul, Me­la­nia Trump, su su­ce­so­ra.

La po­se­sión pre­si­den­cial en 2009. Dos mi­llo­nes de per­so­nas vi­to­rea­ron a la pri­me­ra pa­re­ja pre­si­den­cial afro­ame­ri­ca­na de Es­ta­dos Uni­dos. “Nues­tra ra­za nos obli­gó a es­for­zar­nos el do­ble que los de­más”, ano­ta Mi­che­lle.

Se ca­sa­ron en Chica­go el 2 de oc­tu­bre de 1992. Fue una bo­da ele­gan­te pa­ra 300 in­vi­ta­dos, en su ma­yor par­te de la co­pio­sa fa­mi­lia de la no­via. En Prin­ce­ton, don­de es­tu­dió be­ca­da, una uni­ver­si­ta­ria se ne­gó a com­par­tir ha­bi­ta­ción con ella por el co­lor de su piel.

El pri­mer en­cuen­tro de los Oba­ma con la rei­na Isa­bel II de In­gla­te­rra, en 2009. Mi­che­lle es­ta­ba asus­ta­da de co­no­cer a la mo­nar­ca, pe­ro es­ta rom­pió el hie­lo ha­blan­do de lo can­sa­das que es­ta­ban por sus za­pa­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.