MI­GUEL URI­BE A LA AL­CAL­DÍA DE BO­GO­TÁ.

Co­men­zó la ca­rre­ra por el se­gun­do car­go más im­por­tan­te del país. La con­tien­da no se­rá fá­cil. El nie­to del ex­pre­si­den­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay se ve­ría ca­ra a ca­ra con com­pe­ti­do­res cur­ti­dos co­mo Clau­dia Ló­pez y An­to­nio Navarro Wolff.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El nie­to del ex­pre­si­den­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay y úni­co hi­jo va­rón de la pe­rio­dis­ta in­mo­la­da Dia­na Tur­bay Quin­te­ro, re­nun­ció al car­go de Se­cre­ta­rio de Go­bierno de la ca­pi­tal, y es­tá en so­na­je­ro de can­di­da­tos.

En el año 2012 lle­gó al Con­ce­jo de Bo­go­tá. Aca­ba­ba de cum­plir 25 años y to­da­vía no se ha­bía gra­dua­do co­mo abo­ga­do de la Uni­ver­si­dad de los Andes. En ese en­ton­ces, al­gu­nos de sus nue­vos com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, que lo do­bla­ban en edad y en ex­pe­rien­cia le­gis­la­ti­va, le die­ron una bien­ve­ni­da po­co afa­ble y cor­tés. Aun­que era jo­ven y pri­mí­pa­ro no lo con­si­de­ra­ron co­mo par­te del mo­vi­mien­to de re­no­va­ción po­lí­ti­ca que se to­ma­ba el país. El nom­bre de Mi­guel Uri­be Tur­bay en­con­tró re­sis­ten­cia en los sec­to­res go­bier­nis­tas del mo­men­to, que re­cri­mi­na­ron sus per­ga­mi­nos fa­mi­lia­res. Fue uno de los nie­tos mi­ma­dos del ex­pre­si­den­te Ju­lio Cé­sar Tur­bay Aya­la y úni­co hi­jo va­rón de la pe­rio­dis­ta in­mo­la­da Dia­na Tur­bay Quin­te­ro. Su pa­dre, Mi­guel Uri­be Lon­do­ño, fue con­ce­jal de Bo­go­tá y se­na­dor por el Par­ti­do Con­ser­va­dor en 1990. Uri­be Tur­bay, con 31 años, re­nun­ció ha­ce po­co al car­go de se­cre­ta­rio de go­bierno de la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca, el más im­por­tan­te des­pués del al­cal­de, En­ri­que Pe­ña­lo­sa, y por don­de pa­sa­ron ver­da­de­ros sa­bue­sos de la po­lí­ti­ca co­mo An­to­nio Navarro Wolff y Cla­ra Ló­pez. Su sor­pre­si­va de­ci­sión lo lle­vó de in­me­dia­to al so­na­je­ro de pre­can­di­da­tos pe­ña­lo­sis­tas que se dispu­tarán la si­lla prin­ci­pal del Pa­la­cio Lié­vano, in­clu­yen­do a dos de sus ami­gos, quie­nes lo apo­ya­ron en su ca­rre­ra ini­cial ha­cia el con­ce­jo ca­pi­ta­lino, Da­vid Lu­na y Car­los Fer­nan­do Ga­lán, uno de los hi­jos de Luis Car­los Ga­lán Sar­mien­to. Na­die des­car­ta una po­si­ble alian­za en­tre es­tos re­pre­sen­tan­tes de los di­fe­ren­tes par­ti­dos. Aun­que no ha de­fi­ni­do su can­di­da­tu­ra, el bo­go­tano vol­vió a en­fren­tar­se al fan­tas­ma de las crí­ti­cas a su cor­ta edad, so­lo que es­ta vez re­sul­ta­ron me­nos in­si­dio­sas gra­cias a la vic­to­ria de Iván Du­que, de 42 años, quien pe­se a los obs­tácu­los se con­vir­tió en uno de los pre­si­den­tes más jó­ve­nes del país. “Co­noz­co a Bo­go­tá más que la gen­te ma­yor. Lle­vo sie­te años de tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo y ge­ren­cial por un mo­de­lo de ciu­dad com­pe­ti­ti­va. En la se­cre­ta­ría ges­tio­na­mos la pri­me­ra lí­nea del me­tro y bus­ca­mos el cu­po de

Ca­da fin de se­ma­na re­co­rre el cen­tro his­tó­ri­co de Bo­go­tá. Lo re­co­mien­da por su vi­gor gas­tro­nó­mi­co y cul­tu­ral.

en­deu­da­mien­to pa­ra desatra­sar trein­ta obras que ve­nían del go­bierno an­te­rior”, di­ce. Al tiem­po que ob­te­nía una bue­na ca­li­fi­ca­ción del pro­gra­ma Bo­go­tá Có­mo Va­mos, in­di­ca­dor de la per­cep­ción ciu­da­da­na fren­te a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, Uri­be Tur­bay sal­ta­ba a los ti­tu­la­res de la pren­sa ro­sa gra­cias a sus ape­lli­dos. La fiesta de su bo­da con Ma­ría Clau­dia Ta­ra­zo­na, ma­dre de tres ni­ñas, pa­re­cía una cum­bre po­lí­ti­ca y em­pre­sa­rial. “Soy muy fe­liz al la­do de mi her­mo­sa fa­mi­lia. No des­car­ta­mos en­car­gar un be­bé nues­tro, pe­ro no se­rá por aho­ra”, afir­ma. En ple­na se­cre­ta­ría de go­bierno vol­vió a ji­ne­tear el ca­ba­llo de ba­ta­lla con­tra el exal­cal­de Gus­ta­vo Pe­tro, co­mo lo ha­bía he­cho en el Con­ce­jo, don­de cues­tio­nó la cri­sis por el ma­ne­jo de las ba­su­ras, que se­gún él le cos­tó a la ciu­dad 200.000 mi­llo­nes de pe­sos. Tam­bién lo re­cuer­dan por en­fren­tar­se al ex­bur­go­maes­tre cuan­do mo­di­fi­có el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial. En ese mo­men­to, Pe­tro abrió una de las dis­cu­sio­nes más ál­gi­das an­te el anun­cio de cons­truir hos­pi­ta­les, uni­ver­si­da­des y com­ple­jos de vi­vien­da so­cial en cual­quier ba­rrio, in­clu­so en los de es­tra­to seis. “Hay sec­to­res po­pu­lis­tas que mar­ti­llan so­bre el odio, el re­sen­ti­mien­to y la po­la­ri­za­ción. Les ha fun­cio­na­do pa­ra pro­yec­tar­se an­te el elec­to­ra­do”, ase­gu­ra. En los pró­xi­mos co­mi­cios ha­bría can­di­da­tos de pi­sa­da fuer­te y con más ex­po­si­ción me­diá­ti­ca de la ta­lla de Clau­dia Ló­pez, quien sa­lió for­ta­le­ci­da co­mo fór­mu­la vi­ce­pre­si­den­cial de Ser­gio Fa­jar­do y ges­to­ra de la con­sul­ta po­pu­lar an­ti­co­rrup­ción. “Mu­chos so­lo se de­di­can a ha­blar. Po­cos tie­nen ex­pe­rien­cia de tra­ba­jo por la ciu­dad. So­lo quie­ren la al­cal­día co­mo un tram­po­lín pre­si­den­cial”, afir­ma el ex­con­ce­jal. El co­lum­nis­ta Ro­dri­go Lo­zano Vi­la es­cri­bió en Se­ma­na.com: “Pe­ro el la­do dé­bil de Uri­be es su cer­ca­nía con Pe­ña­lo­sa, quien a pe­sar de su bue­na ges­tión no cuen­ta con mu­cha po­pu­la­ri­dad”. No obs­tan­te, el jo­ven se ha pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar es­te ti­po de cues­tio­na­mien­tos: “En­con­tra­mos una ciu­dad des­ba­ra­jus­ta­da por la an­te­rior ad­mi­nis­tra­ción. Po­cos sa­ben que se han re­pa­ra­do 700 ki­ló­me­tros de ma­lla vial, que cons­tru­yó dos es­cue­las y pro­yec­ta otras trein­ta. Ade­más, in­ter­vino 700 par­ques y de­ja­rá lis­tos los hos­pi­ta­les de Us­me y San­ta Cla­ra”, afir­ma. Aun­que no lo con­fir­ma, hay quie­nes di­cen que Mi­guel Uri­be es­tá en cam­pa­ña y en plan de re­des­cu­bri­mien­to de los atrac­ti­vos de Bo­go­tá. Lo han vis­to en bi­ci­cle­ta por la re­ser­va na­tu­ral de Pa­tios, de pa­seo en la Que­bra­da La Vie­ja, co­mo usua­rio de Trans­mi­le­nio y en el res­tu­ran­te La Puer­ta Fal­sa, uno de los más an­ti­guos de la ciu­dad. Pron­to cum­pli­rá con dos ac­ti­vi­da­des que nun­ca ha­bía rea­li­za­do: su­bir a pie Mon­se­rra­te y pro­bar las mor­ci­llas del pi­que­tea­de­ro Do­ña Se­gun­da, en la Pla­za del 12 de oc­tu­bre. Nun­ca pu­do lu­char con­tra su ve­na po­lí­ti­ca.•

Con su her­ma­na Ma­ría Ca­ro­li­na Ho­yos, su ma­má Dia­na Tur­bay y do­ña Ni­dia Quin­te­ro, la abue­la in­con­di­cio­nal.

El jo­ven po­lí­ti­co ado­ra la mú­si­ca. A los 5 años, cuan­do fue ase­si­na­da Dia­na Tur­bay, apren­dió a to­car el piano; lue­go, la gui­ta­rra y, más tar­de, el acor­deón.

En 2016 se ca­só con Ma­ría Clau­dia Ta­ra­zo­na. Ella tie­ne tres hi­jas, pe­ro la pa­re­ja quie­re más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.