FRANK SINATRA TAM­BIÉN ERA UN GRAN PIN­TOR.

La re­cien­te subas­ta de te­so­ros del can­tan­te, en la cual Sot­heby’s re­co­gió una mi­llo­na­da, cau­só asom­bro al des­cu­brir su obra pic­tó­ri­ca se­cre­ta, en la que imi­ta­ba a maes­tros co­mo Mon­drian y Roth­ko. Se ad­vier­te aquí la in­fluen­cia de Ells­worth Kelly.

Jet-Set - - CONTENIDO -

El la­do ar­tís­ti­co me­nos co­no­ci­do del ex­tra­or­di­na­rio can­tan­te bri­lló en una mi­llo­na­ria subas­ta de Sot­heby’s, con pie­zas que re­ve­lan la in­fluen­cia de Mon­drian y Roth­ko.

Vein­te años des­pués

de su muer­te, ‘La Voz’ no de­ja de sor­pren­der y ser no­ti­cia. La más re­cien­te mues­tra de ello es que, en Nue­va York, la ca­sa Sot­heby’s subas­tó 123 lo­tes de su pa­tri­mo­nio, en­tre obras de ar­te, jo­yas, do­cu­men­tos, li­bros, fo­tos, ro­pa y otros re­cuer­dos, cu­yo re­cau­do fi­nal de 9,2 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún AP, ca­si do­bla lo es­ti­ma­do ini­cial­men­te.

Co­mo lo su­gie­re el tí­tu­lo de la ven­ta, Lady Blue Eyes: Pro­perty of Bar­ba­ra and Frank Sinatra, se tra­ta­ba de ob­je­tos que am­bien­ta­ron la vi­da

ín­ti­ma del ar­tis­ta y su úl­ti­ma es­po­sa, Bar­ba­ra, en sus lu­jo­sas ca­sas de Palm Springs, Los Án­ge­les y Ma­li­bú. Pie­zas co­mo los dia­man­tes y ru­bíes que le re­ga­ló a Bar­ba­ra, las ca­jas Fa­ber­gé, la lám­pa­ra Tif­fany o los cua­dros de Pi­cas­so que ador­na­ron sus sa­lo­nes re­fle­jan el in­ma­cu­la­do sen­ti­do del es­ti­lo de Sinatra, uno de los gran­des can­tan­tes de la his­to­ria y ac­tor de la era do­ra­da de Holly­wood.

En am­bas fa­ce­tas, Frank se pro­di­gó al pú­bli­co sin mi­ra­mien­tos, pe­ro re­ser­vó pa­ra el ám­bi­to más pri­va­do la de pin­tor. Jus­ta­men­te una de las gran­des sor­pre­sas de la subas­ta fue sa­car a la luz una pe­que­ña pe­ro di­cien­te se­lec­ción de obras fir­ma­das por él. La im­pre­sión que cau­sa­ron los nue­ve cua­dros en­tre quie­nes participaron en la pu­ja fue ma­yús­cu­la, así que Sot­heby’s se que­dó cor­ta al cal­cu­lar que se ven­de­rían por 120.000 dó­la­res, cuan­do la ci­fra fi­nal fue de más de 400.000 dó­la­res.

Pin­tar era un ac­to tan pri­va­do pa­ra Sinatra que Bar­ba­ra so­lo des­cu­brió que lo ha­cía, con asom­bro, lue­go de su bo­da, en 1976. Lien­zos y pin­ce­les, con­ta­ba ella, ocu­pa­ban gran par­te de su tiem­po li­bre, en el ate­lier lleno de luz que ins­ta­ló en su man­sión de Ran­cho Mi­ra­ge, Ca­li­for­nia, don­de rei­na­ba su me­ticu­losi­dad ca­rac­te­rís-

ti­ca, de mo­do que ja­más ha­bía des­or­den. So­lo una vez, re­cor­da­ba Bar­ba­ra, fue tes­ti­go de un mo­men­to al es­ti­lo de Jack­son Po­llock, pin­tor re­cor­da­do por su en­re­ve­sa­da téc­ni­ca. “Fui a su es­tu­dio y lo en­con­tré me­tien­do los de­dos en los ta­rros de pin­tu­ra y arro­ján­do­la so­bre la te­la. Creo que Frank ni si­quie­ra no­tó que yo es­ta­ba allí y ver­lo per­di­do en el mun­do de su crea­ti­vi­dad me hi­zo con­cluir que el ar­te era otra suer­te de te­ra­pia pa­ra él”, re­la­tó la se­ño­ra Sinatra, fa­lle­ci­da en 2017.

Aun­que man­te­nía ocul­ta su pa­sión por la pin­tu­ra, el le­gen­da­rio ar­tis­ta era muy se­rio al res­pec­to. Se­gún la ga­le­ris­ta y ex­per­ta en ar­te abs­trac­to es­ta­dou­ni­den­se Mi­che­le Quinn, “Sinatra em­pe­zó pin­tan­do pa­ya­sos, pe­ro en los años ochen­ta se to­mó mu­cho más en se­rio es­ta ex­pre­sión y ex­plo­ró va­rios es­ti­los. Pa­ra los no­ven­ta, su tra­ba­jo es­ta­ba muy in­fluen­cia­do por los co­lo­res bri­llan­tes y las for­mas abs­trac­tas de Mark Roth­ko, Ro­bert Man­gold y Ells­worth Kelly”.

Pe­ro los pa­ya­sos siem­pre vol­vían a sus lien­zos. Dos de ellos aca­ban de ser ne­go­cia­dos por Sot­heby’s. “Él los lla­ma­ba sus au­to­rre­tra­tos, por­que, creo, se iden­ti­fi­ca­ba con sus más­ca­ras, que nun­ca re­fle­ja­ban tris­te­za o mal­dad”, re­la­tó Bar­ba­ra.

Pa­ra otro ex­per­to y cro­nis­ta de ar­te, Phi­llip Bar­cio, el can­tan­te fue un pin­tor pro­lí­fi­co, pe­ro nun­ca se plan­teó de­jar la mú­si­ca pa­ra de­di­car­se a ello de tiem­po com­ple­to. “Tam­po­co re­cla­ma­ba que sus lo­gros pic­tó­ri­cos fue­ran bri­llan­tes, be­llos o, in­clu­so, ori­gi­na­les. A ve­ces, has­ta se bur­la­ba de

Era muy me­ticu­loso pa­ra pin­tar y ja­más ha­bía des­or­den en su ta­ller, ubi­ca­do en Ran­cho Mi­ra­ge, Ca­li­for­nia.

ellos en sus con­cier­tos. Y ad­mi­tía de­lan­te de su fa­mi­lia y ami­gos que sus tra­ba­jos imi­ta­ban los de otros pin­to­res”, ano­ta Bar­cio, pa­ra quien el Sinatra pin­tor “co­pia­ba los es­ti­los de sus ar­tis­tas pre­fe­ri­dos en par­te co­mo un ho­me­na­je a su ge­nio y en par­te por el sim­ple he­cho de que le gus­ta­ban las obras que ellos ha­cían y que­ría ver qué re­sul­ta­ba si tra­ta­ba de co­piar­las. Pa­só años co­pian­do a los gran­des cul­to­res abs­trac­tos del si­glo XX so­lo por­que era di­ver­ti­do”.

Qui­zá uno de los ca­sos más ob­vios de es­ta imi­ta­ción sea el del óleo que evo­ca a Mon­drian, ven­di­do en el re­ma­te de Sot­heby’s, del cual Bar­cio opi­na que, an­tes que una co­pia, es una va­ria­ción de las cé­le­bres crea­cio­nes geo­mé­tri­cas en co­lo­res pri­ma­rios del ar­tis­ta ho­lan­dés. “Es al­go equi­pa­ra­ble a los co­vers o ver­sio­nes de can­cio­nes que el pro­pio Sinatra gra­ba­ba”, con­clu­ye el es­pe­cia­lis­ta, pa­ra quien, en úl­ti­mas, to­da la in­for­ma­ción es­tá en la obra mis­ma: “Si el es­pec­ta­dor tie­ne una ex­pe­rien­cia que trasciende el tí­tu­lo o la in­ten­ción, en­ton­ces la crea­ción co­bra vi­da pro­pia; so­bre­vi­ve y cre­ce por en­ci­ma de su crea­dor”. Y eso es lo que pa­re­ce ha­ber su­ce­di­do con las pin­tu­ras de Sinatra en la subas­ta, en la cual al­can­za­ron un pre­cio que en­vi­dia­rían mu­chos pro­fe­sio­na­les. •

Sinatra re­co­no­cía que imi­ta­ba a sus pin­to­res fa­vo­ri­tos, a mo­do de ho­me­na­je, pe­ro tam­bién de ex­pe­ri­men­ta­ción.

Sinatra em­pe­zó pin­tan­do pa­ya­sos cuan­do jo­ven. En los años ochen­ta co­men­zó a ex­plo­rar otros es­ti­los; en los no­ven­ta ya pro­fe­sa­ba ple­na de­vo­ción por los ar­tis­tas abs­trac­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.