MA­RÍA PAU­LI­NA ES­PI­NO­SA: DE LA PO­LÍ­TI­CA A LA PIN­TU­RA.

Jet-Set - - CONTENIDO -

Des­pués de una des­ta­ca­da tra­yec­to­ria en car­gos pú­bli­cos, ‘Pum Pum’ ex­plo­ra su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca, re­tra­tan­do, en­tre otros per­so­na­jes, al pre­si­den­te Iván Du­que.

Una de las mu­je­res más ague­rri­das en la po­lí­ti­ca de los años se­ten­ta y ochen­ta vi­ve en­tre Bo­go­tá, Ma­drid y Car­ta­ge­na, don­de se re­en­con­tró con la pa­sión por las ar­tes. Sus óleos se mue­ven en el uni­ver­so de los com­po­si­to­res cé­le­bres y Mi­guel de Cer­van­tes; so­lo hi­zo un al­to pa­ra re­tra­tar al pre­si­den­te Iván Du­que.

Cuan­do se ins­cri­bió en la aca­de­mia de ar­te del ayun­ta­mien­to de Chin­chón, a una ho­ra de Ma­drid, la di­rec­to­ra Car­men Spí­no­la le hi­zo la mis­ma pre­gun­ta que les for­mu­la a to­das las prin­ci­pian­tes: “¿Qué quie­re pin­tar?”. Ma­ría Pau­li­na Es­pi­no­sa res­pon­dió con el mis­mo des­par­pa­jo de los ha­bi­tan­tes de la co­mar­ca ibé­ri­ca: “Un au­to­rre­tra­to, y oja­lá ves­ti­da de mon­ja por­que es lo úni­co que me fal­ta ha­cer en la vi­da”. De esa ma­ne­ra ha­cía alu­sión a su lar­ga ex­pe­rien­cia la­bo­ral co­mo fi­lán­tro­pa, fun­cio­na­ria de car­gos pú­bli­cos, di­plo­má­ti­ca y has­ta ofi­cial de la Fuer­za Aé­rea Co­lom­bia­na. “Hi­ce de to­do, pe­ro me can­sé. Por eso so­la­men­te pien­so en pin­tar, ro­dea­da de nue­vos ami­gos y con ca­li­dad de vi­da”, pun­tua­li­zó la exem­ba­ja­do­ra de Co­lom­bia en Ecua­dor.

La vo­ca­ción ar­tís­ti­ca em­pe­zó a desa­rro­llar­la con dis­ci­pli­na y de­di­ca­ción ha­ce unos cin­co años, cuan­do pin­tó una de­ce­na de óleos en el mar­co de la ce­le­bra­ción de los 400 años de la muer­te de Mi­guel de Cer­van­tes. Por esos días le­yó el li­bro Vi­da y so­cie­dad en tiem­pos del Qui­jo­te, de Al­fre­do Al­var Ez­que­rra. Tam­bién sa­có tiem­po pa­ra crear al­gu­nos re­tra­tos de per­so­na­jes de la vi­da pú­bli­ca na­cio­nal, co­mo el del pre­si­den­te Iván Du­que, hi­jo de su ami­ga Ju­lia­na Már­quez Tono. “Lo hi­ce por­que su ros­tro me pa­re­ce fres­co e in­con­ta­mi­na­do de la po­lí­ti­ca. Le di­je a Ju­lia­na que lo col­ga­ra don­de qui­sie­ra, en su ca­sa o en el des­pa­cho de la Ca­sa de Na­ri­ño”, afir­mó la ar­tis­ta bo­go­ta­na.

A pro­pó­si­to, aún no se ha acos­tum­bra­do a que le den el tra­to de ar­tis­ta, y eso que su ho­ja de vi­da in­clu­ye una ex­po­si­ción de sus bo­de­go­nes flo­ri­dos en Ecua­dor y otra con los cua­dros cer­van­ti­nos en el Cen­tro de For­ma­ción de la Coope­ra­ción Es­pa­ño­la, en Car­ta­ge­na. En oc­tu­bre lle­va­rá es­tas obras al país ve­cino, en el que hi­zo una de­ce­na de ami­gos que la es­pe­ra pa­ra co­no­cer un po­co más de su fa­ce­ta ar­tís­ti­ca.

Pe­ro, ¿de quién he­re­dó la pa­sión por la pin­tu­ra? Pa­ra sa­ber­lo hay que in­ter­nar­se en las ra­mas más pro­fun­das de su ár­bol ge­nea­ló­gi­co, por allá en la épo­ca de las cam­pa­ñas in­de­pen­den­tis­tas, cuan­do uno de sus an­te­pa­sa­dos, el pin­tor Jo­sé Ma­ría Es­pi­no­sa, creó la ico­no­gra­fía más re­pre­sen­ta­ti­va de Si­món Bo­lí­var. “Jo­sé Ma­ría fue muy in­flu­yen­te en mi fa­mi­lia. A la ho­ra de la so­bre­me­sa, nues­tros abue­los y pa­dres se en­car­ga­ban de con­tar­nos sus proezas y nos ha­bla­ban de su gran ta­len­to pa­ra ha­cer re­tra­tos. Par­te de su obra de gran for­ma­to se en­cuen­tra en el Mu­seo Na­cio­nal”, afir­mó ‘Pum Pum’. Pe­ro en una lí­nea de in­fluen­cia más di­rec­ta, apren­dió a amar el ar­te gra­cias a su abue­la pa­ter­na, Ro­sa Ma­ría Pon­ce de Léon de Es­pi­no­sa: una mu­jer elo­cuen­te, de ade­ma­nes fi­nos, ca­tó­li­ca y crea­do­ra de la igle­sia del Es­pí­ri­tu San­to en Bo­go­tá, ubi­ca­da en­fren­te de la Uni­ver­si­dad Dis­tri­tal. La da­ma, con­de­co­ra­da por el papa Pío

Pa­ra re­tra­tar al pre­si­den­te Iván Du­que, la pin­to­ra Ma­ría Pau­li­na Es­pi­no­sa ana­li­zó va­rias fo­to­gra­fías que fue­ron pu­bli­ca­das en los me­dios des­de an­tes de la cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.