CA­TA­LI­NA ZU­LUA­GA Y JOHAN­NA OR­TIZ SE PU­SIE­RON LA CA­MI­SE­TA.

La ac­tual em­ba­ja­do­ra de la mo­da co­lom­bia­na en el mun­do y la fas­hion sty­list que ha tra­ba­ja­do con las ca­sas de lu­jo fran­ce­sas Ni­na Ric­ci y Bal­main au­na­ron fuer­zas y crea­ti­vi­dad pa­ra re­co­lec­tar fon­dos a fa­vor de la Fun­da­ción Nu­trin­fan­til.

Jet-Set - - CONTENIDO -

La di­se­ña­do­ra y la fas­hion sty­list se unie­ron en un pro­yec­to con gran ge­ne­ro­si­dad y ta­len­to pa­ra apo­yar a la Fun­da­ción Nu­trin­fan­til.

A co­mien­zos de 2017 Ca­ta­li­na Zu­lua­ga Ma­ya pa­sa­ba sus días co­mo ma­dre pri­me­ri­za en Sant Ger­va­si-la Bo­na­no­va, un ex­clu­si­vo sec­tor de Bar­ce­lo­na en el que lle­va­ba un po­co más de un año de­di­ca­da a su hi­jo, Jo­sé Ma­ría, y al tra­ba­jo a dis­tan­cia en las co­lec­cio­nes de Lo­bo.ro­sa, la mar­ca de ba­tas y pi­ja­mas que creó con la di­se­ña­do­ra de ac­ce­so­rios Mer­ce­des Sa­la­zar. Con el áni­mo de im­pul­sar in­ter­na­cio­nal­men­te la fir­ma, de­ci­dió re­gre­sar a Co­lom­bia y lo­gró su ob­je­ti­vo: lle­gó a Bar­neys, la fa­mo­sa tien­da por de­par­ta­men­tos con se­de en Nue­va York. Ade­más, re­to­mó su tra­ba­jo co­mo con­sul­to­ra de mo­da y fas­hion sty­list, dos de las fa­ce­tas más co­no­ci­das de la di­se­ña­do­ra gra­dua­da en el Stu­dio Be­rçot, en Pa­rís, y el Is­ti­tu­to Ma­ran­go­ni de Mi­lán.

Pe­ro en su co­ra­zón ha­bía un no­ble pro­yec­to que la emo­cio­na­ba aún más y que po­día ayu­dar­le a im­pul­sar sus con­tac­tos en la in­dus­tria de la mo­da: re­cau­dar fon­dos pa­ra los pro­gra­mas de la Fun­da­ción Nu­trin­fan­til, que apo­ya a las co­mu­ni­da­des vul­ne­ra­bles de Fun­za y Mos­que­ra, en Cun­di­na­mar­ca.

Co­no­ció la or­ga­ni­za­ción gra­cias a su ma­má, Mart­ha Luz Ma­ya, que lue­go de una vi­da de tra­ba­jo en com­pa­ñías de head­hun­ting de­ci­dió po­ner­se al ser­vi­cio de los de­más. Fue Mart­ha Li­gia Ra­mí­rez, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la fun­da­ción, quien la in­vi­tó a for­mar par­te de su jun­ta di­rec­ti­va. Ca­ta­li­na se com­pro­me­tió co­mo em­ba­ja­do­ra del pro­yec­to y ape­nas pu­so un pie en el país con­vo­có a su gran ami­go, el di­se­ña­dor co­lom­biano Es­te­ban Cor­tá­zar, pa­ra que crea­ra una pie­za de fá­cil ven­ta. En tiem­po ré­cord, Es­te­ban di­se­ñó una ca­mi­se­ta es­tam­pa­da con la fra­se “Ba­rri­ga lle­na, co­ra­zón con­ten­to”, que se ven­dió co­mo pan ca­lien­te en la Fe­ria Bu­ró a fi­na­les de 2017. “La mo­da es una in­dus­tria apa­sio­nan­te y po­de­ro­sa. Es muy gra­ti­fi­can­te crear un puen­te gran­de y ge­ne­ro­so con la Fun­da­ción Nu­trin­fan­til”, di­ce emo­cio­na­da.

Es­te año re­pli­có el exi­to­so mo­de­lo, pe­ro dio un pa­so ade­lan­te: con­tac­tó a la di­se­ña­do­ra que por es­tos días ha pues­to a Co­lom­bia en el ra­dar de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos y al­gu­nos co­no­ce­do­res de la mo­da en el mun­do, la ca­le­ña Johan­na Or­tiz, pa­ra que crea­ra una pren­da que pu­die­ra ven­der­se en la edi­ción de di­ciem­bre del mis­mo even­to. Johan­na acep­tó de in­me­dia­to y, pe­se a que de­bía pre­pa­rar la co­lec­ción que iba a pre­sen­tar du­ran­te la Se­ma­na de la Mo­da de Pa­rís, coor­di­nó a su equi­po de Ca­li pa­ra te­ner listas cien ca­mi­se­tas. No so­lo do­nó el di­se­ño, una t-shirt bei­ge con mo­ños ne­gros en los hom­bros y la fra­se “Ins­pi­ra son­ri­sas”, sino que pu­so la mano de obra, una par­te de los ma­te­ria­les y cien pie­zas más pa­ra ven­der en su tien­da del cen­tro co­mer­cial El Re­ti­ro, en Bo­go­tá. “Me sien­to muy agra­de­ci­da con Johan­na y su equi­po por­que se pu­sie­ron la ca­mi­se­ta. Ella le dio tan­ta im­por­tan­cia a la ini­cia­ti­va co­mo lo ha­ce con ca­da una de sus co­lec­cio- nes. Eso la ha­ce más gran­de de lo que ya es”, des­ta­có Ca­ta­li­na du­ran­te el even­to de lan­za­mien­to, en Ca­fé Bar Uni­ver­sal.

La em­ba­ja­do­ra del di­se­ño Ma­de in Co­lom­bia en el ex­te­rior no qui­so crear una ca­mi­se­ta que la gen­te com­pra­ra so­lo con el fin de ayu­dar. “Por eso la per­so­na­li­cé con el vo­lu­men que dan los mo­ños ne­gros, que sim­bo­li­zan gran­des son­ri­sas. La obli­ga­ción de los adul­tos es apor­tar pa­ra que es­tos ni­ños, que son las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, crez­can fe­li­ces”, con­clu­ye la crea­do­ra ca­le­ña.

Lo re­cau­da­do por la ven­ta de las ca­mi­se­tas se­rá pa­ra el pro­gra­ma FXB de Nu­trin­fan­til, cu­ya fi­na­li­dad es sa­car de la po­bre­za ex­tre­ma a cien­tos de per­so­nas de Pla­na­das, en los lí­mi­tes del río Bo­go­tá, al oc­ci­den­te de la ciu­dad, en el mu­ni­ci­pio de Mos­que­ra. Ca­da año, la or­ga­ni­za­ción aco­ge en­tre 110 y 120 fa­mi­lias y las ase­so­ra du­ran­te tres años en di­fe­ren­tes as­pec­tos: em­po­de­ra­mien­to eco­nó­mi­co, nu­tri­ción, edu­ca­ción, sa­lud y vi­vien­da. ¿El ob­je­ti­vo úl­ti­mo? Ayu­dar­les a ar­mar un pro­yec­to pro­duc­ti­vo que les per­mi­ta ser au­to­sos­te­ni­bles y ga­ran­ti­ce su es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo.

Lady Ga­ga apa­re­ció en la más re­cien­te edi­ción de la re­vis­ta The Holly­wood Re­por­ter lu­cien­do un di­se­ño de la co­lom­bia­na Johan­na Or­tiz.

A Ca­ta­li­na Zu­lua­ga y Johan­na Or­tiz las unió la pa­sión por la mo­da co­lom­bia­na, pe­ro tam­bién su in­te­rés por ayu­dar.

Ca­ta­li­na y su ma­má, Mart­ha Luz Ma­ya, de­ja­ron par­te de sus ac­ti­vi­da­des pro­fe­sio­na­les pa­ra de­di­car­se a la fun­da­ción, crea­da ha­ce 17 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.