Co­lom­bia a tra­vés de su lente

Es el ‘Leo Ma­tiz’ de una ge­ne­ra­ción de fo­tó­gra­fos que re­co­rre la geo­gra­fía na­cio­nal des­de los años se­ten­ta. “Su obra es poe­sía”, co­mo di­ce el es­cri­tor Al­fre­do Mo­lano en el si­guien­te tex­to que ha­ce par­te del li­bro ¡País!

Jet-Set - - FLASH -

“Así co­mo

el pin­tor Gon­za­lo Ari­za nos en­se­ñó a ver la tie­rra tem­pla­da, Fer­nan­do Cano nos en­se­ña que la fo­to­gra­fía es mu­cho más que un re­gis­tro de lu­ces y som­bras, pla­nos y vo­lú­me­nes, án­gu­los y en­fo­ques. Hay tan­to de sus maes­tros de luz y de som­bras Leo Ma­tiz, Juan Rul­fo y Er­win Kraus, co­mo de sus con­tem­po­rá­neos, los re­tra­tos del al­ma que cap­tu­ra Jor­ge Ma­rio Mú­ne­ra o los bru­ta­les do­lo­res de nues­tra gen­te que re­co­ge por los ca­mi­nos Je­sús Abad Co­lo­ra­do, sin de­ber­le Cano lente a nin­guno.

Lo que yo sen­tí al mi­rar y re­mi­rar su obra es la poe­sía de la nie­bla cuan­do en­vuel­ve una cor­di­lle­ra o con­sien­te un río; los ca­pri­chos de la gua­dua, la al­ti­vez de una pal­ma de co­co­ra o la sa­via vi­tal de un ya­ru­mo; la ge­ne­ro­sa som­bra de un gi­gan­tes­co sa­mán, y la ner­vu­da de los re­tor­ci­dos bra­zos de un tru­pi­llo. Y más allá: ni­ños que sal­tan so­bre el tiem­po, no so­bre la are­na de una pla­ya bor­dea­da de un mar in­fi­ni­to; la len­ta y que­jum­bro­sa mar­cha lo­ma arri­ba ha­cia el pa­dre –ah, el pa­dre que tan­to apun­ta ca­da día–; los ojos quie­tos de una an­cia­na mi­ran­do ha­cia la na­da, mien­tras a sus pies, un pe­rro mon­ta una perra.

Fer­nan­do re­co­rre el país de la­do a la­do: de la ári­da –pe­ro no es­té­ril– Gua­ji­ra a la hú­me­da –ame­na­za­da– Ama­zo­nia. Y de arri­ba aba­jo: del pá­ra­mo, reino del frai­le­jón, has­ta las tie­rras ca­fe­te­ras don­de la gua­dua ba­rre el vien­to. Mi­ra no so­lo pai­sa­jes, sino hom­bres y mu­je­res, vie­jos que sien­ten vi­va la se­re­ni­dad de los años y mu­cha­chos fuer­tes ca­pa­ces de em­pu­jar una mon­ta­ña. Si se mi­ra bien, me­te el lente en los aden­tros que so­mos: co­ro­nas mor­tuo­rias ba­jo un pa­la­cio mu­ni­ci­pal; apu­ra­da obe­dien­cia al man­da­to de una fle­cha dis­pa­ra­da ha­cia nin­gu­na par­te; la vic­to­ria de un ca­ba­llo so­bre un rey en una par­ti­da de aje­drez en una zo­na ca­fe­te­ra; la son­ri­sa pa­lo­me­ra de un in­dí­ge­na del Cau­ca; el des­dén so­ber­bio con que los ar­hua­cos mi­ran al her­ma­ni­to me­nor –no­so­tros los mes­ti­zos– ma­tán­do­nos y ma­tán­do­los; los sol­da­dos des­can­san­do en un ce­men­te­rio; las ma­nos des­gas­ta­das por el tra­ba­jo apo­ya­das so­bre un aza­dón; las re­des que más que pes­car ca­zan al­ca­tra­ces o ga­vio­tas; las fies­tas con san­tos o sin san­tos, con cu­ras o sin ellos, la fies­ta al fin por don­de se des­ma­dra la pe­na: ¡El país!”•

El ar­tis­ta ha re­co­rri­do va­rias ve­ces el de­par­ta­men­to del Mag­da­le­na, pro­lí­fi­co en imá­ge­nes de per­so­nas plá­ci­das que vi­ven jun­to al mar.

Cano les en­tre­gó mil fo­to­gra­fías de su ar­chi­vo a un gru­po de cu­ra­do­res en­car­ga­dos de se­lec­cio­nar las 180 que apa­re­cen en el li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.