LU­CIANO

D’ALES­SAN­DRO SE SIEN­TE EN CA­SA

La O (Cúcuta) - - En Privado -

En el 2009 Lu­ciano D’ales­san­dro se mu­dó a Co­lom­bia en bús­que­da de un mercado más só­li­do pa­ra su ca­rre­ra co­mo ac­tor.

Una par­ti­ci­pa­ción es­pe­cial en la se­rie ‘Los ca­ba­lle­ros las pre­fie­ren bru­tas’ y un pa­pel se­cun­da­rio en ‘Se­cre­tos de Fa­mi­lia’ mar­ca­ron es­te pri­mer en­sa­yo que se ex­ten­dió has­ta me­dia­dos del 2010.

Re­gre­só a Ve­ne­zue­la y en un se­gun­do in­ten­to em­pa­có ma­le­tas y se ins­ta­ló en Bo­go­tá a fi­na­les del 2014. Un lla­ma­do al cas­ting de ‘Ce­lia’ fue el co­mien­zo de la cre­cien­te tra­yec­to­ria co­mo ac­tor y pre­sen­ta­dor que Lu­ciano ha co­se­cha­do en es­tas tie­rras.

Co­lom­bia aho­ra es su fu­tu­ro más cer­cano; aun­que sa­be que por su con­di­ción de ac­tor es ca­si ciudadano del mun­do; así que no descartaría des­pla­zar­se a México o Es­ta­dos Uni­dos si se le ofre­ce un muy buen pro­yec­to.

Pe­ro por aho­ra su men­te es­tá en­fo­ca­da en las gra­ba­cio­nes de la se­gun­da tem­po­ra­da de ‘La ley del co­ra­zón’, la no­ve­la de RCN que le ha da­do gran pro­yec­ción en to­da la­ti­noa­mé­ri­ca.

Con su in­ter­pre­ta­ción de Pa­blo, un abo­ga­do ‘sal­va­dor de las cau­sas per­di­das’, el pú­bli­co fe­me­nino le ha con­ce­di­do la eti­que­ta de ga­lán. Las puer­tas pa­ra in­cur­sio­nar en el mo­de­la­je y la presentación se le abrieron de par en par.

El año pa­sa­do es­tu­vo con An­drea Ser­na al frente del Concurso Nacional de la Be­lle­za y lue­go con­du­jo el rea­lity ‘Pro­ta­go­nis­tas’. Es­to le con­tó D’ales­san­dro a la re­vis­ta La Ó:

¿Quién era Lu­ciano an­tes de ‘La ley del co­ra­zón’?

Un ac­tor apa­sio­na­do por su ca­rre­ra, con una his­to­ria y una ca­rre­ra. Ha si­do muy có­mi­co por­que des­pués de ‘La ley del co­ra­zón’ la gen­te se pre­gun­ta­ba “¿de dón­de sa­lió es­te ac­tor nue­vo?” y me to­ca­ba de­cir: “¿Vie­ron ‘Mi gorda be­lla’?” y mu­cha gen­te ahhh, el per­so­na­je de Román Fon­se­ca, el ma­lo. Sí, ese era yo.

¿Cuán­do su­po que es­ta no­ve­la era un éxito en Co­lom­bia?

A prin­ci­pios del 2017, cuan­do re­gre­sé de va­ca­cio­nes de Ve­ne­zue­la. Ese día se abrió la puer­ta del avión y una jo­ven del per­so­nal aé­reo ex­cla­mó “¡Pa­blo!”; y pen­sé: “No pue­do creer­lo” Des­de ese mo­men­to ya mi nom­bre no es Lu­ciano, sino es Pa­blo.

Tras un año en re­ce­so, vuel­ve al set jun­to con Lau­ra Lon­do­ño, Ma­bel Mo­reno, Iván López y Ro­dri­go Can­da­mil ¿Có­mo fue el el re­en­cuen­tro?

Ma­ra­vi­llo­so por­que es­tu­vi­mos com­par­tien­do por ca­si un año jun­tos en la pri­me­ra tem­po­ra­da y re­en­con­trar­nos fue bo­ni­to, tal cual co­mo en el co­le­gio. Hay un buen am­bien­te y esa amis­tad traspasa las pan­ta­llas. To­dos so­mos bue­nas on­das, el más se­rio soy yo (ri­sas). ¿Le sien­ta la eti­que­ta de ga­lán?

No sé si soy el ga­lán de Co­lom­bia, pe­ro sí hay un an­tes y des­pués. Prác­ti­ca­men­te no me lla­mo Lu­ciano sino Pa­blo Do­mín­guez. Es­ta no­ve­la me cam­bió la vi­da. Eso me lle­na el co­ra­zón y el al­ma. ¿Có­mo vi­ve su co­ti­dia­ni­dad?

Me he vuel­to más in­tro­ver­ti­do con mi vi­da. Pa­só más tiem­po en mi ca­sa pe­ro igual salgo en oca­sio­nes. Evi­to los lu­ga­res con­cu­rri­dos co­mo ir a un cen­tro co­mer­cial un sá­ba­do por la tar­de. Aho­ra soy más re­ser­va­do. ¿Prac­ti­ca al­gún de­por­te?

Me gus­ta mon­tar bi­ci­cle­ta y de vez en cuan­do jue­go fút­bol. Lo que sí ha­go siem­pre es ir al gim­na­sio y sa­lir a co­rrer.

¿De dón­de sur­gió ese gus­to por el fút­bol con­si­de­ran­do que Ve­ne­zue­la es un país con afi­ción ha­cia el béis­bol?

A mí siem­pre me gus­tó el fút­bol por­que mi pa­pá es ita­liano, soy fa­ná­ti­co de la Ju­ven­tus y aho­ra que te­ne­mos a Cristiano Ro­nal­do va­mos con to­do. En Co­lom­bia me gus­ta el Atlé­ti­co Nacional y el San­ta Fe. Am­bos tie­nen un ni­vel im­pre­sio­nan­te. ¿Có­mo man­tie­ne su vi­da sen­ti­men­tal en pri­va­do?

Des­de que es­ta­ba en Ve­ne­zue­la no to­co el te­ma si es­toy sa­lien­do o no con una chi­ca pa­ra que na­die pue­da opi­nar. Lo he apli­ca­do to­da la vi­da, no so­lo aho­ra por ‘La Ley’. Por los

PRÁC­TI­CA­MEN­TE NO ME LLA­MO LU­CIANO SINO PA­BLO DO­MÍN­GUEZ. ES­TA NO­VE­LA ME CAM­BIÓ LA VI­DA”. LU­CIANO D’ALES­SAN­DRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.