EL RIN­CÓN DE...

AR­TU­RO ARIAS ANTUN

La O (Cúcuta) - - Moda -

Vi­ve en el mu­ni­ci­pio de Chi­ná­co­ta, en una ca­sa que, pa­ra él, sig­ni­fi­ca fe­li­ci­dad por es­tar ro­dea­da de na­tu­ra­le­za y por­que, ade­más, con­tie­ne pie­zas an­ti­guas que ha co­lec­cio­na­do a lo lar­go de su vi­da.

Al mé­di­co Ar­tu­ro Arias Antun le hu­bie­se en­can­tan­do aten­der a La Ó des­de ese es­pa­cio, su fa­vo­ri­to ca­da vez que tie­ne el tiem­po pa­ra re­la­jar­se, pe­ro su car­go co­mo coor­di­na­dor de la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos de la Clí­ni­ca Nor­te lo man­tie­ne ca­si que 12 ho­ras dia­rias en su fun­ción. Así no es­té de turno, de­be “orien­tar, pla­ni­fi­car, edu­car, ase­so­rar y ve­lar por­que la HUCI sea la me­jor”.

Sí, con H. Pa­ra él, las si­glas de Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos de­be ini­ciar con la H, “de hu­ma­ni­za­ción. Aun­que la le­tra es mu­da, te re­cuer­da que hay se­res hu­ma­nos cui­dan­do se­res hu­ma­nos que es­tán en­fer­mos. Y te re­cuer­da que hay que hu­ma­ni­zar la aten­ción de la sa­lud”, ex­pli­có.

Des­de su pues­to de tra­ba­jo, el mé­di­co ba­rran­qui­lle­ro, ra­di­ca­do en Cú­cu­ta des­de 1997, con­tó que por el es­pa­cio de su vi­vien­da, ha po­di­do ade­cuar­la a su gus­to; co­mo por ejem­plo, su jar­dín; que es el lu­gar don­de dis­fru­ta los do­min­gos al la­do de su es­po­sa, Ma­bel To­rres.

Los sá­ba­dos, el mé­di­co in­ten­si­vis­ta se desem­pe­ña co­mo ins­truc­tor de la FUCS (Fun­da­ción Uni­ver­si­ta­ria de Cien­cias de la Sa­lud) del Hos­pi­tal San Jo­sé de Bogotá, en don­de cum­ple con su pro­yec­to de que Cú­cu­ta pro­gre­se mé­di­ca­men­te.

“Lo que es­ta­mos pro­mo­vien­do es que cu­cu­te­ños bri­llan­tes se en­tre­nen en Bogotá con la FUCS y se es­pe­cia­li­cen en cui­da­dos in­ten­si­vos, y vuel­van a Cú­cu­ta en unos cua­tro años a ele­var el ni­vel edu­ca­ti­vo, in­ves­ti­ga­ti­vo y de sa­lud”, ase­gu­ró Arias Antun.

El pro­fe­sio­nal ma­ni­fes­tó que le fal­ta cum­plir otro pro­pó­si­to: “Con­ven­cer a los co­le­gas de que te­ne­mos que hu­ma­ni­zar el tra­to, ser más com­pa­si­vos(...) Pa­ra mí, el ca­ri­ño de los pa­cien­tes y sus fa­mi­lia­res, tie­ne más va­lor que un bi­lle­te de 100 pe­sos”.

Tie­ne cla­ro que lo­gre o no su de­sig­nio, en unos 4 años se re­ti­ra de su pro­fe­sión, a la que es­tá de­di­ca­do des­de ha­ce unos 35 años, pa­ra en­car­gar­se de vi­si­tar lu­ga­res his­tó­ri­cos y vi­vir “co­mo es” jun­to a su es­po­sa y a sus dos hi­jas: Ca­ro­li­na, de 22 años, y Ca­mi­la, de 19.

“Es­ta­mos tan equi­vo­ca­dos de la vi­da, por­que na­ce­mos, nos cria­mos y que­re­mos es­tu­diar, pro­gre­sar, ob­te­ner el me­jor car­go, te­ner la me­jor ca­sa y así te pa­sas to­da la vi­da tra­ba­jan­do. Lue­go quie­res dis­fru­tar la vi­da y pa­sear por el mun­do, pe­ro ya tie­nes 80 años y 2 ata­ques al co­ra­zón”, re­fle­xio­nó.

Fo­tos: Ma­rio Fran­co/la Ó y cor­te­sía

Lle­va cin­co años a car­go de la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos de la Clí­ni­ca Nor­te.

Es­ta es su área de tra­ba­jo. Di­ce que lo que más le apa­sio­na de su la­bor es el de­seo de ser­vir. “Mi le­ma es: ser­vi­mos co­mo una ma­dre, cuan­do su úni­co hi­jo es­tá en­fer­mo (San Ca­mi­lo de Le­lis)”.

Con­ser­va un te­lé­fono crea­do por Ale­xan­der Bell en 1875.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.