PER­SO­NA­JE

La ve­rra­que­ra y el te­són de una

La O (Cúcuta) - - Portada -

Liliana Sa­la­zar, nun­ca me he sen­ti­do dis­cri­mi­na­da al ha­blar de deportes

Mien­tras cre­cía en el cam­po, sal­tan­do en­tre ma­to­rra­les, es­qui­van­do ar­bus­tos y ju­gan­do al fút­bol con sus ve­ci­nos de la ve­re­da Co­va­ría, en el mu­ni­ci­pio de Cha­ra­lá, a tres ho­ras de Bu­ca­ra­man­ga (San­tan­der); Luz­mi­la Gon­zá­lez ja­más lle­gó a pen­sar que hoy se­ría una de las jue­zas de lí­nea más re­co­no­ci­das de La­ti­noa­mé­ri­ca, y la que ma­yor cre­di­bi­li­dad ha ga­na­do en el fút­bol co­lom­biano.

Es­tá más que or­gu­llo­sa de ha­ber na­ci­do en la zo­na ru­ral de San­tan­der, im­preg­na­da por el olor a ca­fé, pa­ne­la, y ca­ña de azú­car, pues fue allí don­de co­men­zó a ges­tar­se uno de los pri­me­ros amo­res de su vi­da.

Sin preo­cu­par­se mu­cho por las di­men­sio­nes del te­rreno don­de ju­ga­ban o por la for­ma de las ar­que­rías, Luz­mi­la vi­vió su in­fan­cia di­vir­tién­do­se de­trás de un ba­lón y ha­llan­do en el fút­bol, jun­to con sus ami­gos, una dis­trac­ción a las pe­sa­das la­bo­res que con­lle­van la agri­cul­tu­ra y el tra­ba­jo del cam­po.

To­do lo que fue­ra de­por­te y ac­ti­vi­dad fí­si­ca la enamo­ra­ba. Par­ti­ci­pó de cuan­to cam­peo­na­to in­ter­ve­re­dal pu­do, y co­rrien­do los 100 me­tros pla­nos re­pre­sen­tó a San­tan­der en las Olim­pia­das de Ho­ga­res Cam­pe­si­nos.

En Cha­ra­lá, el afán por las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas no da­ba tre­gua y fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió aban­do­nar el aro­ma ve­ge­tal de la ve­re­da Co­va­ría, pa­ra tras­la­dar­se al asfalto de la rui­do­sa ca­pi­tal san­tan­de­rea­na.

Que­rien­do pro­gre­sar y bus­can­do un ma­yor cre­ci­mien­to in­te­lec­tual, ade­más de no re­pe­tir la his­to­ria de sus pa­dres –el mis­mo ci­clo de vi­da de mu­chas fa­mi­lias cam­pe­si­nas cu­yos hi­jos es­tán obli­ga­dos a de­di­car­se a los tra­ba­jos del cam­po, por fal­ta de opor­tu­ni­da­des de es­tu­dio y em­pleo- sa­lió a pro­bar suer­te a una ciu­dad don­de prác­ti­ca­men­te no co­no­cía a na­die.

“Tris­te­men­te lo di­go, aunque no es des­hon­ra ser del cam­po, pe­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca era muy apre­mian­te, con mu­chí­si­mas ne­ce­si­da­des. Sa­lí a es­tu­diar con ga­nas de bus­car re­cur­sos pa­ra ayu­dar a mi fa­mi­lia”, re­cuer­da con or­gu­llo la san­tan­de­rea­na, fa­ná­ti­ca del mu­te, el ca­bro, la pe­pi­to­ria y la co­mi­da tí­pi­ca de su re­gión.

Hoy ase­gu­ra, vic­to­rio­sa por los lo­gros al­can­za­dos, que su ca­mino pa­ra lle­gar al ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal es­tu­vo más lleno de es­pi­nas que de ro­sas.

En Bu­ca­ra­man­ga em­pe­zó a tra­ba­jar cui­dan­do una ni­ña en una ca­sa de fa­mi­lia, y más tar­de fue em­plea­da en una pa­pe­le­ría, ade­más, se de­di­có a va­li­dar el ba­chi­lle­ra­to.

Así trans­cu­rrie­ron los pri­me­ros años le­jos de su ca­sa, sin em­bar­go, las la­bo­res en el cam­po se­guían des­per­tán­do­le pa­sio­nes y fue así como re­sol­vió ma­tri­cu­lar­se en una ca­rre­ra agro­pe­cua­ria, a dis­tan­cia, en la Uni­ver­si­dad In­dus­trial de San­tan­der (UIS).

El pe­sa­do rit­mo de te­ner que tra­ba­jar to­do el día y lue­go sa­lir a es­tu­diar le du­ro tres se­mes­tres. Cuan­do se re­ti­ró, no lo pen­só dos ve­ces y se ins­cri­bió en una tec­no­lo­gía de­por­ti­va bus­can­do re­en­con­trar­se con su pri­mer amor: el fút­bol.

“Des­pués de ma­tri­cu­lar­me en la téc­ni­ca de­por­ti­va sen­tía que ne­ce­si­ta­ba al­go más, ade­más me es­ta­ba quedando tiem­po” sos­tie­ne Luz­mi­la, que en la ac­tua­li­dad re­gis­tra apro­xi­ma­da­men­te 150 ac­tua­cio­nes como asis­ten­te de lí­nea en el fút­bol pro­fe­sio­nal.

Tie­ne cer­ca de 150 ac­tua­cio­nes como asis­ten­te, y ha re­pre­sen­ta­do a Co­lom­bia en cam­peo­na­tos mun­dia­les de di­fe­ren­tes ca­te­go­rías.

Ha­cía de­por­te a dia­rio con sus com­pa­ñe­ras de es­tu­dio y un día en­tre­nan­do con una ami­ga en el Es­ta­dio de Atle­tis­mo La Flo­ra, le sur­gió la idea de ir al es­ta­dio Alfonso Ló­pez a ver ju­gar al Atlé­ti­co Bu­ca­ra­man­ga.

UN PAR­TI­DO QUE LE CAMBIÓ LA VI­DA

Como una alar­ma en la me­mo­ria, sal­tan a su men­te todos los re­cuer­dos de aquel par­ti­do que la im­pul­só a de­cli­nar­se por una de las pro­fe­sio­nes más di­fí­ci­les que pue­de es­co­ger una mu­jer.

Co­rría el año 2001, y qui­zá por aza­res del des­tino el com­pro­mi­so que ha­bía es­co­gi­do Luz­mi­la pa­ra ir a ob­ser­var ten­dría un con­di­men­to par­ti­cu­lar.

Bu­ca­ra­man­ga re­ci­bía al Deportes Quin­dío, y la ter­na ar­bi­tral la en­ca­be­za­ba una da­ma. Se tra­ta­ba de la cal­den­se Mart­ha Liliana To­ro, pre­cur­so­ra y res­pon­sa­ble, en gran par­te, de que hoy las mu­je­res co­lom­bia­nas ten­gan un lu­gar den­tro de un de­por­te tan mar­ca­do por el ma­chis­mo como es el fút­bol.

Mart­ha Liliana de­bu­tó en abril de 1998 en el tor­neo de la B, en el par­ti­do en­tre El Cón­dor y Coope­ra­mos To­li­ma.

“En el par­ti­do que vi a Mart­ha Liliana di­ri­gir la in­sul­ta­ron y, lo que es peor, los in­sul­tos ve­nían de mu­je­res que era lo más tris­te y lo que me cau­só más im­pre­sión. Des­de ese mo­men­to me pro­me­tí de­mos­trar que las mu­je­res sí so­mos ca­pa­ces y te­ne­mos las cua­li­da­des pa­ra ha­cer un buen tra­ba­jo y es­ca­lar sin ne­ce­si­dad que nos in­sul­ten”.

El re­sul­ta­do fi­nal de ese par­ti­do iba a que­dar como una anéc­do­ta más. Lo ver­da­de­ra­men­te res­ca­ta­ble, era apro­ve­char esa vo­ca­ción que le ha­bía des­per­ta­do ob­ser­var a Mart­ha Liliana ser víc­ti­ma de in­sul­tos ma­chis­tas y ofen­sas in­jus­ti­fi­ca­das.

Va­rias se­ma­nas des­pués de su ex­pe­rien­cia en el es­ta­dio, oyó en una emi­so­ra lo­cal una pro­pa­gan­da que avi­sa­ba de la aper­tu­ra de inscripcio­nes en el Co­le­gio de Ár­bi­tros de San­tan­der, pa­ra hom­bres y mu­je­res, que so­ña­ban con la po­si­bi­li­dad de lle­gar al pro­fe­sio­na­lis­mo.

“VINO A SER ÁR­BI­TRO, NO A BUS­CAR MA­RI­DO”

Si las mu­je­res que se in­vo­lu­cran con el fút­bol tie­nen que so­por­tar ofen­sas ma­chis­tas, a Luz­mi­la la re­ci­bie­ron con una ver­da­de­ra ‘jo­ya’.

Cuan­do de­ci­dió pre­sen­tar su hoja de vi­da acu­dió al co­le­gio de ár­bi­tros un lu­nes por la no­che, y en ese mo­men­to se en­con­tra­ban en asam­blea de afi­lia­dos.

El pre­si­den­te de la agre­mia­ción era Jo­sé Ma­ría Rodríguez, que, de en­tra­da, le dis­pa­ró la si­guien­te fra­se, que de­be­ría que­dar en­mar­ca­da como sím­bo­lo pa­trio del ma­chis­mo de­por­ti­vo: “le voy a de­cir dos co­sas. La pri­me­ra es que, si vie­ne, es a ser ár­bi­tra y no a bus­car ma­ri­do. Y se­gun­do, el com­por­ta­mien­to de las mu­je­res de­be ser muy se­rio y dis­tan­te con los ár­bi­tros, por­que aquí us­ted les da la mano a los hom­bres y le co­gen el co­do, y más”.

Las ad­ver­ten­cias de Rodríguez no fue­ron más que un im­pul­so pa­ra Luz­mi­la, que apro­bó el cur­so de tres me­ses con uno de los me­jo­res pun­ta­jes, in­clu­so en­tre los hom­bres.

Con­ver­ti­da ya en una ex­pe­ri­men­ta­da jue­za de lí­nea, re­cuer­da con lu­jo de de­ta­lles el di­fí­cil de­but que tu­vo en las ca­te­go­rías in­fan­ti­les de la li­ga san­tan­de­rea­na.

Su pri­mer par­ti­do fue 16 de ju­nio de 2002, y cuen­ta, aho­ra con ri­sas, que los pa­pás de los ni­ños por po­co se le aba­lan­zan a gol­pes, re­pro­chán­do­le sus de­ci­sio­nes ar­bi­tra­les.

Luz­mi­la Gon­zá­lez ac­tuó por pri­me­ra vez en la se­gun­da di­vi­sión en 2006, y tres años des­pués hi­zo su de­but en la A en el par­ti­do en­tre Deportes Quin­dío y Deportes To­li­ma.

En 2009 re­pre­sen­tó a Co­lom­bia en Bra­sil, en la pri­me­ra ver­sión de la Co­pa Li­ber­ta­do­res Fe­me­ni­na. En 2010 asis­tió a la Co­pa Amé­ri­ca Fe­me­ni­na en Ecua­dor. En 2011 re­pre­sen­tó a Co­lom­bia en el tor­neo Es­pe­ran­zas de Tou­lon. En 2012 par­ti­ci­pó del Su­r­ame­ri­cano Fe­me­nino Sub 20, en Uru­guay, y lue­go fue al Mun­dial Fe­me­nino Sub 20 de Ja­pón.

En 2013 tu­vo par­ti­ci­pa­ción en los Jue­gos Bo­li­va­ria­nos, y en el Su­r­ame­ri­cano Sub 17 de Pa­ra­guay. En 2014 es­tu­vo en el Su­r­ame­ri­cano Sub 20 de Bra­sil, y en Doha (Qa­tar) en una ca­pa­ci­ta­ción den­tro del pro­ce­so mun­dia­lis­ta que reali­zó pa­ra la Co­pa del Mundo Fe­me­ni­na de Ca­na­dá 2015, pe­ro las­ti­mo­sa­men­te no al­can­zó a en­trar den­tro de las es­co­gi­das.

El año pa­sa­do es­tu­vo en el Su­r­ame­ri­cano Fe­me­nino Sub 20 de Bra­sil.

La pu­jan­za, ve­rra­que­ra y ca­li­dez de las san­tan­de­rea­nas son cua­li­da­des que es­tán más que re­pre­sen­tas en Luz­mi­la Gon­zá­lez, una mu­jer fir­me y ‘pa­ra­da so­bre la ra­ya’.

“Tris­te­men­te lo di­go, aunque no es des­hon­ra ser del cam­po, pe­ro la si­tua­ción eco­nó­mi­ca era muy apre­mian­te, con mu­chí­si­mas ne­ce­si­da­des. Sa­lí a es­tu­diar con ga­nas de bus­car re­cur­sos pa­ra ayu­dar a mi fa­mi­lia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.