De mo­da

Cú­cu­ta se vis­te

La O (Cúcuta) - - Moda -

Un es­ti­lo prác­ti­co e in­for­mal em­pie­za a ser par­te del día a día de los cu­cu­te­ños que por es­tos días se adap­tan a las fuer­tes tem­pe­ra­tu­ras de la ciu­dad.

Por es­ta ra­zón, las pren­das ver­sá­ti­les con tex­tu­ras en lino y te­las muy suel­tas, son una ex­ce­len­te op­ción pa­ra quie­nes bus­can co­mo­di­dad y ele­gan­cia.

La ex­pe­rien­cia de los di­se­ña­do­res cu­cu­te­ños, traen las nue­vas pro­pues­tas de es­ta tem­po­ra­da que tam­bién van mar­ca­das por el gus­to de la mo­da.

“La mo­da de­be ir en­fo­ca­da a nues­tro ambiente. Al ser Cú­cu­ta una ciu­dad muy ca­lu­ro­sa, se pro­po­ne una ten­den­cia que man­ten­ga la ele­gan­cia ne­ce­sa­ria pa­ra cual­quier ho­ra del día”, pun­tua­li­za An­gé­li­ca Pa­tri­cia Ba­rre­ra (Va­lent­ta), di­se­ña­do­ra de ro­pa in­fan­til.

El jue­go de co­lo­res ade­más es­tá en­fo­ca­do ha­cia la en­tra­da de la épo­ca pri­ma­ve­ral, don­de los to­nos pas­tel co­mo el ro­sa o el azul, se­rán los pro­ta­go­nis­tas.

Por es­tos días, tam­bién se pro­po­ne ate­rri­zar la mo­da in­ter­na­cio­nal con co­lo­res ins­pi­ra­dos en el ve­rano, tra­yen­do el mo­ra­do, el blan­co, el fuc­sia, el ver­de, en­tre otros, co­mo una re­co­men­da­ción pa­ra quie­nes deseen ser más irre­ve­ren­tes.

“Mi re­co­men­da­ción es dar ma­yor re­le­van­cia al pro­pio es­ti­lo e irra­diar nues­tra per­so­na­li­dad. Ac­tual­men­te la mo­da es li­bre y el ob­je­ti­vo es im­pac­tar des­de es­te ambiente cucuteño que es ins­pi­ra­dor e in­cen­ti­var a nues­tra ciu­dad en es­tas ten­den­cias in­ter­na­cio­na­les que tam­bién pro­po­nen co­lor, ve­rano y mu­cha mo­da”, agre­ga la di­se­ña­do­ra Mart­ha Aven­da­ño.

Cal­za­do y ac­ce­so­rios

En te­mas de cal­za­do lle­gan los to­nos lu­mi­no­sos y pá­li­dos co­mo el mal­va, el ro­sa, el la­van­da y los gri­ses fríos, que se com­ple­men­tan pa­ra for­mar una bue­na com­bi­na­ción de ele­gan­cia y dis­tin­ción.

Sin em­bar­go, más allá de la mo­da se re­co­mien­da “es­co­ger el cal­za­do te­nien­do co­mo prio­ri­dad la co­mo­di­dad; na­da co­mo te­ner un día agi­ta­do y que tus pies no su­fran. Se de­be te­ner en cuen­ta que el he­cho de que sean con­for­ta­bles no quie­re de­cir que no ten­gan es­ti­lo”, pun­tua­li­za Jes­si­ca Ca­ba­lle­ro, di­se­ña­do­ra de cal­za­do.

Y co­mo el com­ple­men­to per­fec­to, es in­dis­pen­sa­ble lle­var ac­ce­so­rios co­mo un com­ple­men­to que dé fuer­za al es­ti­lo de ca­da día.

“Siem­pre hay un ac­ce­so­rio pa­ra ca­da oca­sión que per­mi­te mar­car la di­fe­ren­cia, pe­ro so­bre to­do se de­be te­ner en cuen­ta que real­ce la be­lle­za y el es­plen­dor de la mu­jer”, agre­ga Ma­ri­bel Ochoa (Oli Ac­ce­so­rios).

Ce­ci­lia de Mon­dra­gón: Su ex­pe­rien­cia trae la ele­gan­cia y el se­llo so­fis­ti­ca­do de la no­che en di­se­ños ex­clu­si­vos.

Jhon Jai­ro Or­tiz: Su co­lec­ción de al­ta cos­tu­ra, es­tá ela­bo­ra­da a mano res­ca­tan­do téc­ni­cas de tres dé­ca­das atrás.

Ser­gio Pé­rez: De­ta­lles, si­lue­tas bá­si­cas en­ri­que­ci­das con cor­tes, bor­da­dos y apli­ca­cio­nes, ha­cen de sus pro­pues­tas pie­zas úni­cas.

Alex Fe­rré: Pre­sen­ta su cos­tu­ra de van­guar­dia, res­ca­tan­do la de­li­ca­de­za de la mu­jer. Te­las sua­ves, caí­das de­li­ca­das que re­sal­tan el ro­man­ti­cis­mo.

Zuly Ni­ño: Lle­ga con una pro­pues­ta de mo­da en man­tas, se­das, pe­dre­ría ar­te­sa­nal y pin­tu­ras en te­la.

Son jó­ve­nes, cu­rio­sos y apa­sio­na­dos por la tec­no­lo­gía. Pre­fie­ren co­mu­ni­car­se con sus ami­gos y fa­mi­lia­res a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les co­mo what­saap, fa­ce­book e ins­ta­gram. Nun­ca de­jan un men­sa­je de voz en el buzón de lla­ma­das. Y si se tra­ta de fe­li­ci­tar a al­guien por su cum­plea­ños, op­tan por en­viar un au­dio, un ví­deo o una ima­gen.

La Ge­ne­ra­ción Z ha dis­fru­ta­do del in­ter­net no so­lo pa­ra so­cia­li­zar, sino tam­bién pa­ra ser au­to­di­dac­ta, crea­ti­va y cer­ca­na a to­do ti­po de in­for­ma­ción; sien­do la cu­rio­si­dad su prin­ci­pal mo­tor a la ho­ra de in­da­gar y to­mar de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les en su vi­da.

En Cú­cu­ta, la Ge­ne­ra­ción Z no se de­ja in­fluen­ciar por una va­lla pu­bli­ci­ta­ria tra­di­cio­nal o por un co­mer­cial de te­le­vi­sión en un canal na­cio­nal, si se tra­ta de com­prar un pro­duc­to o con­tra­tar un ser­vi­cio; es­tos jó­ve­nes pre­fie­ren pa­sar ho­ras en in­ter­net vien­do ca­tá­lo­gos en tien­das vir­tua­les o le­yen­do fo­ros con opi­nio­nes so­bre un ar­tícu­lo es­pe­cí­fi­co an­tes de ad­qui­rir­lo. Es­tán acos­tum­bra­dos a “to­do, aho­ra mis­mo, en to­das par­tes”.

Si to­ca de­fi­nir­los en te­rre­nos la­bo­ra­les, más allá del suel­do, ellos se ven atraí­dos por una em­pre­sa que es­té a la van­guar­dia, que in­vier­ta en nue­vas tec­no­lo­gías y que les per­mi­ta ex­plo­tar su la­do crea­ti­vo; es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son las men­cio­na­das por Va­len­ti­na Res­tre­po, una estudiante de co­mu­ni­ca­ción so­cial de la Uni­ver­si­dad Fran­cis­co de Paula San­tan­der, que es­tá desa­rro­llan­do sus prác­ti­cas pro­fe­sio­na­les en un medio de co­mu­ni­ca­ción de la re­gión.

Ella tie­ne 21 años y for­ma par­te de los 2.000 mi­llo­nes de jó­ve­nes na­ci­dos en­tre 1995 y 2010, que cre­cie­ron en la era de in­ter­net, que vi­ven y res­pi­ran en en­tor­nos di­gi­ta­les y son co­no­ci­dos co­mo la Ge­ne­ra­ción Z.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.