Juan Fran­cis­co Yá­ñez,

La O (Cúcuta) - - Especial -

in­no­van­do grano a grano

Ha­ce par­te de una nueva ge­ne­ra­ción fa­mi­liar que de­ci­dió lle­var la tra­di­ción de un gru­po em­pre­sa­rial ha­cia un mo­men­to de opor­tu­ni­dad e in­no­va­ción. Hoy, no so­lo tie­ne el pro­pó­si­to de tra­ba­jar por la re­gión, sino el ejem­plo de su fa­mi­lia al con­so­li­dar una fá­bri­ca ru­di­men­ta­ria de café en una em­pre­sa só­li­da y de lar­ga tra­yec­to­ria lla­ma­da ‘Café Ga­la­vis’. Juan Fran­cis­co Yá­ñez Del­ga­do, ac­tual ge­ren­te de la mar­ca ‘Café Ga­la­vis’, tie­ne cla­ro que los nuevos tiem­pos tam­bién ne­ce­si­tan gran­des cam­bios; por eso res­ca­ta el tra­ba­jo he­cho por sus an­te­ce­so­res con el sa­bor de un buen café, y lo trans­for­ma pa­ra abrir nuevos mer­ca­dos ha­cia el in­te­rior del país. Así ini­ció el re­to de pre­sen­tar la lí­nea de cho­co­la­te y de café ins­tan­tá­neo, dos pro­duc­tos que sal­drán con la mar­ca ‘ Café Ga­la­vis’ e in­ten­tan abar­car otras fa­ce­tas del con­su­mi­dor. “Sin du­da el te­ma del con­tra­ban­do afec­tó mu­chí­si­mo a la em­pre­sa, al punto que nos to­có or­ga­ni­zar­la pa­ra que no pe­li­gra­ra el te­ma eco­nó­mi­co. Des­de el 2013 em­pe­za­mos a re­cu­pe­rar el mer­ca­do lo­cal de ‘Café Ga­la­vis’ y nos he­mos rein­ven­ta­do con otros pro­duc­tos, dan­do un po­co de va­lor agre­ga­do que es lo que fi­nal­men­te ha­ce la di­fe­ren­cia”.

Esa es­truc­tu­ra­ción si­guió con el me­jo­ra­mien­to de los pro­ce­sos y la ma­qui­na­ria, te­nien­do en cuen­ta que sus an­te­ce­so­res tra­ba­ja­ron por ser más efi­cien­tes, ge­ne­ran­do me­nos cos­tos y un ma­yor ni­vel de com­pe­ten­cia con las de­más mar­cas de to­do el país.

Sin em­bar­go, aún no de­ja de ser preo­cu­pan­te que te­mas como el con­tra­ban­do ter­mi­nen cam­bian­do las con­di­cio­nes co­mer­cia­les.

“No­so­tros no sa­be­mos lo que pa­sa al otro la­do de la fron­te­ra con Ve­ne­zue­la, si allá re­ga­lan el café que no­so­tros pro­du­ci­mos o si lo co­bran más ca­ro. Por eso, es­ta­mos con la po­lí­ti­ca de mi­rar ha­cia el mer­ca­do in­terno y el de otros paí­ses. No hay du­da que así como he­mos te­ni­do años que nos ha ser­vi­do mu­cho pues tam­bién han ve­ni­do otros que ca­si aca­ban con las em­pre­sas”.

Y aun­que la pro­pues­ta está en apos­tar­le a otros mer­ca­dos, no de­ja de la­do la fi­lo­so­fía con la que ini­ció Lino Ga­la­vis Ca­rrie­do es­ta im­por­tan­te em­pre­sa, y es la de ele­var los ni­ve­les de ca­li­dad del grano y los pro­ce­sos de pro­duc­ción.

Aho­ra, cer­ca­nos a cum­plir los cien años de la mar­ca, asu­men la res­pon­sa­bi­li­dad que lle­van al des­ta­car que como re­gión hay mu­cho por ofre­cer a ni­vel pro­duc­ti­vo y em­pre­sa­rial.

¿Y el café pa­ra ex­por­tar?

Ya lo­gra­ron el re­gis­tro ex­por­ta­dor de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ca­fe­te­ros; aho­ra ini­cia la tra­ve­sía pa­ra en­con­trar la mar­ca di­fe­ren­cia­do­ra que lo­gre po­si­cio­nar a ‘Café Ga­la­vis’ en el mun­do.

De­bi­do a los cam­bios de áni­mo na­tu­ra­les que vi­ve la mu­jer en es­ta eta­pa, es ne­ce­sa­rio que el hom­bre se acer­que de for­ma ama­ble, ca­ri­ño­sa y ser­vi­cial.

La mu­jer de­be apren­der a ex­pre­sar sus emo­cio­nes des­de la ter­nu­ra y no des­de la fu­ria o la ra­bia. Si se le es di­fí­cil ha­cer­lo ver­bal­men­te, es acon­se­ja­ble que re­cu­rra a men­sa­jes por ce­lu­lar o con pe­que­ñas no­tas que pue­de de­jar en el es­pe­jo, la ca­ma o la me­sa del co­me­dor.

Pa­ra re­co­brar la con­fian­za en sí mis­ma lue­go del par­to, la mu­jer de­be to­mar de 10 a 15 mi­nu­tos dia­rios y a so­las pa­ra re­co­no­cer­se y au­to­eva­luar­se, pa­ra em­pren­der un ca­mino a la su­pera­ción emo­cio­nal.

Hay que ser agra­de­ci­dos el uno con el otro y pro­cu­rar re­ga­lar­se mo­men­tos a so­las, ya sea a tra­vés de una ce­na o una ca­mi­na­ta en el par­que.

El bebé de­be dormir fue­ra de la ca­ma de los pa­dres, es de­cir que los pri­me­ros seis me­ses se acon­se­ja que lo ha­ga en una cu­na en la mis­ma ha­bi­ta­ción de los papás.

Si lo cree ne­ce­sa­rio, la pa­re­ja pue­de bus­car ayu­da de un psi­có­lo­go clí­ni­co o de un se­xó­lo­go. Tam­bién pue­de con­sul­tar li­te­ra­tu­ra so­bre el te­ma como el li­bro ‘Res­pues­ta se­xual hu­ma­na’, de los au­to­res Wi­lliam Mas­ters y Vir­gi­nia John­son; o ‘Ma­nual ilus­tra­do de te­ra­pia se­xual’, de de He­len Ka­plan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.