Ejem­plo de vida, ma­dre y es­po­sa! De mi ma­dre de­bo re­co­no­cer su tem­ple, te­na­ci­dad y cons­tan­cia por el tra­ba­jo.

Car­los Iván Már­quez Pé­rez, Nin­fa Pé­rez, Ana Il­se Bau­tis­ta Jai­mes y Car­la Már­quez Bau­tis­ta.

La O (Cúcuta) - - PersoNaje -

Ha­blar de mi ma­dre, Do­ña Nin­fa Pé­rez, re­pre­sen­ta la me­jor opor­tu­ni­dad pa­ra con­tar que “Mi Amá” o “La ma­má Nin­fa” como le de­ci­mos en fa­mi­lia, es un ser her­mo­so, en­can­ta­dor e ins­pi­ra­dor no so­lo pa­ra mí, sino pa­ra to­dos los que for­ma­mos par­te de es­ta fa­mi­lia.

Y no se equi­vo­co mi pa­dre, que ya se en­cuen­tra en el cie­lo, al es­co­ger­la como su com­pa­ñe­ra de vida, su mo­tor, su com­ple­men­to per­fec­to. Ja­más ol­vi­da­ré cuan­do mi pa­dre que­ri­do en­to­na­ba las le­tras ins­pi­ra­do­ras de Os­car Gol­den y le can­ta­ba a mi ma­dre “Re­cli­na ni­ña tu fren­te so­bre mí, que aquí rei­na un fres­co am­bien­te y en las mon­ta­ñas se sien­te un per­fu­me de ale­lí”

Ade­más, ella siem­pre fue su mu­sa, y eso lo su­pe cuan­do él mu­rió, por­que tu­ve la opor­tu­ni­dad de leer al­gu­nos frag­men­tos de poe­sías que él le ha­bía de­di­ca­do a mi ma­má en su épo­ca de ju­ven­tud, cuan­do la vi­si­ta­ba don­de mis abue­los en la fin­ca “La Re­don­da”. Es­cri­tos que dis­cre­ta­men­te lle­ga­ron a su re­mi­ten­te y que guar­da­ban con­si­go los más pro­fun­dos sen­ti­mien­tos de amor y res­pe­to.

El pa­sa­do mes de fe­bre­ro “mi Amá” cum­plió 91 años, con or­gu­llo pue­do de­cir que se man­tie­ne be­lla, con­ser­va­da y con muy buena sa­lud. Gran par­te de su vida se en­cuen­tra es­cri­ta en Du­ra­nia, don­de sus pa­sos han de­ja­do hue­lla en mu­chas ge­ne­ra­cio­nes. Su vo­ca­ción y for­ma­ción de maes­tra de pri­ma­ria per­mi­tió que por sus au­las pa­sa­ran de­ce­nas de hom­bres y mu­je­res de du­ra­nen­ses que hoy gra­cias a sus en­se­ñan­zas apren­die­ron a leer, es­cri­bir, su­mar, res­tar… pero lo más im­por­tan­te, fo­men­tó prin­ci­pios y va­lo­res en ca­da uno de sus alum­nos, in­clu­yén­do­nos a no­so­tros quie­nes re­cor­da­mos sus lec­cio­nes de la Ur­ba­ni­dad de Ca­rre­ño. Hoy “Do­ña Nin­fa”, como le dicen en mi pue­blo, go­za del ca­ri­ño y res­pe­to de pro­fe­sio­na­les, mi­li­ta­res, al­tos fun­cio­na­rios y mu­cha gen­te que la co­no­ce y que ha te­ni­do la ex­pe­rien­cia de com­par­tir sus en­se­ñan­zas.

De mi ma­dre tambien de­bo re­co­no­cer su tem­ple, te­na­ci­dad y cons­tan­cia por el tra­ba­jo, ja­más la he vis­to ha­cién­do­le el qui­te a una res­pon­sa­bi­li­dad y eso sí que ha mar­ca­do mi vida y aho­ra la de mi hi­ja; por­que ella sem­bró en mí el com­pro­mi­so por el tra­ba­jo y la dis­ci­pli­na como el me­jor vehícu­lo pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos. Pre­mi­sa que ha si­do una cons­tan­te en mi exis­ten­cia, por eso quie­nes me co­no­cen o com­par­ten con­mi­go sa­ben que el tra­ba­jo es mi prin­ci­pal ob­se­sión.

Ho­la que­ri­dos lec­to­res, ya que es­ta vez la in­vi­ta­ción fue pa­ra ha­blar de mi ma­má em­pe­ce­mos por con­tar­les có­mo está cons­ti­tui­da mi fa­mi­lia; ten­go dos her­ma­nas que in­ten­to man­te­ner a sal­vo de mis mi­ro­nes ami­gos, un pa­pá que se le­van­ta sil­ban­do o can­tan­do ca­si to­dos los días de su vida , un lo­ro que se lla­ma Tay­lor, por Tay­lor Swift, aun­que sos­pe­cha­mos que es ma­cho pero tal vez bas­tan­te con­fun­di­do a es­tas al­tu­ras; un ga­to que fue ama­man­ta­do por una pe­rro, sí…pe­rro, no perra, pero esa es otra his­to­ria. Tres pe­rros, uno de ellos Ot­to, el más in­quie­to que es re­ga­ña­do y con­sen­ti­do cons­tan­te­men­te por una se­ño­ra de 1.50 de es­ta­tu­ra, ojos bo­ni­tos y pelo castaño, a la que le gus­ta la cer­ve­za muy fría y la so­pa muy ca­lien­te...el nom­bre de esa se­ño­ra es Gra­cie­la y es mi ma­má. A Gra­cie­la le de­ci­mos Che­la, ma­mi, mi­ta, má, pero per­mí­tan­me ha­blar­les de cuan­do le de­ci­mos Da­nie­la, y no es que le cam­bie­mos el nom­bre por­que sí, Da­nie­la es el nom­bre un per­so­na­je de una ni­ña que mi ma­má in­ter­pre­ta con su voz, des­de que ten­go me­mo­ria. Ella pue­de pa­sar de los man­da­tos de Che­la a la ma­gia y la dul­zu­ra de la pe­que­ña Da­nie­la con la mis­ma o ma­yor fa­ci­li­dad que yo lo ha­go en ra­dio des­de ha­ce 15 años. Des­de que ten­go uso de ra­zón he con­ta­do con Che­la y con Da­nie­la como com­pa­ñía. Che­la me de­cía que me to­ma­ra la so­pa, pero Da­nie­la me in­vi­ta­ba he­la­dos, Che­la me di­ce que me ama, pero a Da­nie­la le cai­go mal y se re­fie­re a mí como la tía Liss, la se­ño­ra esa. Mi ma­má es de las per­so­nas me­nos pla­nas o abu­rri­das que co­noz­co, es de las que exi­ge y re­pren­de pero tam­bién la que va con­mi­go a ka­rao­ke y mien­te so­bre su nom­bre y fe­cha de cum­plea­ños o la mía pa­ra que nos den co­sas gra­tis. Cla­ro se­ría más co­rrec­to, ne­gar que mien­te, que re­ga­ña y que es hu­ma­na, pa­ra sim­ple­men­te de­cir que mi ma­má es la me­jor ma­má del mun­do, po­dría ir a lo cli­ché y de­cir que es la mu­jer que más ad­mi­ro y a la que le agra­dez­co y le de­bo to­do lo que soy…. pero aun­que to­do eso es ver­dad me que­da­ría cor­ta.

Pa­ra las ni­ñas que te­ne­mos la for­tu­na de con­tar con un pa­dre pre­sen­te y com­pro­me­ti­do, es él quien se con­vier­te en el sú­per hé­roe per­so­nal de sus hi­jas y su es­po­sa, pero pue­do de­cir sin te­mor a equi­vo­car­me que mi ma­má es la he­roí­na de su es­po­so y de sus hi­jas.

Po­dría de­cir tam­bién que sé lo que sig­ni­fi­ca el com­pro­mi­so por ella (¿se­rá por eso que le hu­yo?), de­cir que sé gra­cias a su voz que siem­pre vi­ve en mí y de su ejem­plo, que la fa­mi­lia está pri­me­ro y que si uno quie­re que fun­cio­ne tie­ne que dar­se por com­ple­to, to­dos los días, de­jan­do a un la­do a ve­ces in­clu­so su or­gu­llo, sus pro­pias ne­ce­si­da­des y ce­der aun cuan­do sa­be que tie­ne la ra­zón.

Mi ma­má, como la ma­yo­ría de las nor­te­san­tan­de­rea­nas es man­do­na, no les voy a men­tir, pero tam­bién es chis­to­sa, di­ver­ti­da, ar­tís­ti­ca, es­pon­tá­nea, leal, sa­bia, aten­ta y gua­pí­si­ma.

A mi ma­má, apar­te de que la amo, me cae bien y con los años nos he­mos he­cho muy ami­gas ,pero no de las que van de com­pras y cri­ti­can a otras ami­gas por gor­das, ella no juz­ga, es de las que aun­que le­jos se las arre­gla pa­ra ha­cer­se sen­tir cer­ca, acon­se­ja, en­tien­de y aun­que nos ve equi­vo­ca­dos sim­ple­men­te es­pe­ra a que vol­va­mos oja­lá no muy las­ti­ma­dos, pa­ra lim­piar­nos las he­ri­das y re­cor­dar­nos lo va­lio­sos, lo ca­pa­ces que so­mos, lo dig­nos de ser ama­dos, y que digno, que gran­de, que im­por­tan­te es ser ama­do así, como ellas nos aman, como mi ma­má me ama.

Pa­ra un even­to de no­che:

Pa­ra Yuly lo más im­por­tan­te en un tra­je de no­che es el mo­de­lo y no tan­to que ten­ga que ser de co­lor negro. “Si su for­ma es ele­gan­te apli­ca y que­das bien en el even­to. No soy fa­ná­ti­ca del negro, me pa­re­ce que con otros co­lo­res tam­bién se lu­ce bien, siem­pre y cuan­do el mo­de­lo del ves­ti­do sea el apro­pia­do”.

Ves­ti­do, za­pa­tos y co­llar: Ca­ro­li­na Mon­dra­gón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.