La his­to­ria­do­ra de ar­te

Que iba a ser in­ge­nie­ra

La O (Cúcuta) - - Belleza -

Su en­cuen­tro con el ar­te se dio de una for­ma ca­sual e ines­pe­ra­da. Es­tu­dia­ba in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca, iba en sex­to se­mes­tre, cuan­do de­ci­dió to­mar­se unas va­ca­cio­nes que se ex­ten­die­ron por dos años. Se con­vir­tió en una “va­ga de pla­ya”.

Mien­tras tan­to, su fa­mi­lia es­pe­ra­ba pa­cien­te­men­te que re­to­ma­ra sus es­tu­dios o de­fi­nie­ra su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal, pe­ro eso no su­ce­dió.

De ahí que su her­mano me­nor, Ga­briel Bo­ro­wiak, se dio a la ta­rea de bus­car en la Uni­ver­si­dad de Los An­des, en Mé­ri­da (Venezuela), una nue­va ofer­ta aca­dé­mi­ca que le per­mi­tie­ra a su her­ma­na re­gre­sar a las au­las.

Fue así co­mo Su­sa­na Quintero ate­rri­zó en su ca­rre­ra co­mo his­to­ria­do­ra de ar­te, con mi­les de pre­gun­tas y un es­pí­ri­tu in­quie­to por la in­ves­ti­ga­ción.

“Me di cuen­ta que la in­ge­nie­ría no era lo mío. Lle­gué a la his­to­ria del ar­te por­que mi her­mano me­nor, que es in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, se dio a la ta­rea de bus­car­me op­cio­nes y de­cir­me co­mo “us­ted de­be­ría ha­cer tal co­sa”. Así en­con­tré mi es­pa­cio y me que­dé”.

Hoy, esa anéc­do­ta es par­te del agra­de­ci­mien­to que tie­ne por ese ‘pe­que­ño orien­ta­dor’ que le en­tre­gó una vi­sión más am­plia de lo que que­ría ha­cer.

El ar­te se con­vir­tió no so­lo en una for­ma de vi­da, tam­bién en una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je, cons­truc­ción e in­ter­ven­ción, abrien­do el pa­no­ra­ma ha­cia nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas.

“Ten­go el pe­so só­li­do de lo aca­dé­mi­co, ese me lo en­tre­gó la uni­ver­si­dad, pe­ro so­bre­sa­le la ex­pe­rien­cia de li­ber­tad que me dio tra­ba­jar con un co­lec­ti­vo co­mo Dan­zat que mos­tra­ba el ar­te en dan­za, pintura, video e in­ter­ven­cio­nes de es­pa­cios pú­bli­cos”.

El pri­mer gran pro­yec­to, re­cuer­da, lo hi­zo con una be­ca de la Fun­da­ción Po­lar; or­ga­ni­zó la in­ter­ven­ción de ar­te en diez edi­fi­cios, en Mé­ri­da (Venezuela), y lo­gró la asis­ten­cia de más 100 per­so­nas en ca­da día de la ex­po­si­ción.

Tra­ba­jó co­mo cu­ra­do­ra de ar­te con­tem­po­rá­neo con di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes e in­clu­so or­ga­ni­zó dos ex­po­si­cio­nes pa­ra el Bri­tish Coun­cil; re­nun­ció cuan­do la si­tua­ción po­lí­ti­ca de su país se em­pe­zó a com­pli­car. Ate­rri­zó en Cú­cu­ta, de “una ma­ne­ra muy or­gá­ni­ca”,

te­nien­do en cuen­ta las re­la­cio­nes fron­te­ri­zas que han ca­rac­te­ri­za­do a los paí­ses de Co­lom­bia y Venezuela.

De su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, sien­do hi­ja de un ve­ne­zo­lano, An­to­nio Quintero, y una ucra­nia­na, Va­len­ti­na Bo­ro­wiak, ha apren­di­do no so­lo el ar­te, tam­bién el hu­mor, las cos­tum­bres y la idio­sin­cra­sia.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bla del mo­vi­mien­to cul­tu­ral que se es­tá dan­do en Cú­cu­ta, de su vi­da y sus sue­ños.

¿Ser his­to­ria­do­ra de ar­te fi­nal­men­te col­mó sus ex­pec­ta­ti­vas?

Sí. Creo que pue­do so­nar me­dio cur­si, pe­ro bien di­cen que el camino se ha­ce an­dan­do; así que por aho­ra voy dis­fru­tan­do del pa­seo. Me sien­to fe­liz de lo que es­toy ha­cien­do y no ten­go una me­ta, sim­ple­men­te quie­ro dis­fru­tar y ha­cer­lo ca­da vez me­jor.

¿Qué di­jo su fa­mi­lia al cam­biar la in­ge­nie­ría me­cá­ni­ca por la his­to­ria del ar­te?

En ca­sa res­pi­ra­ron ali­via­dos. Fue co­mo que “uy sí, que ha­ga al­go”, pe­ro lo que era muy gra­cio­so eran las ami­gas de mi mamá por­que me de­cían “ay Su­sa­na vol­vis­te a la uni­ver­si­dad y ya vas a ter­mi­nar”, ob­via­men­te la res­pues­ta era que ha­bía ini­cia­do otra ca­rre­ra, al de­cir que era his­to­ria del ar­te se es­cu­cha­ba un si­len­cio in­có­mo­do. La pre­gun­ta de to­dos era “có­mo se vi­ve de eso”.

Aho­ra, ¿cam­bió la pers­pec­ti­va de lo que to­dos pen­sa­ban de su pro­fe­sión?

Al prin­ci­pio, fue co­mo que por lo me­nos tie­ne tra­ba­jo, pe­ro cuan­do em­pe­za­ron a ver to­do lo que se mo­vía y que te­nía re­co­no­ci­mien­to pues ya em­pe­za­ron a de­cir “si tie­ne sen­ti­do lo que ha­ce y sir­ve pa’ al­go”. Aho­ra es­tán muy con­ten­tos y mi mamá es mi pri­me­ra ad­mi­ra­do­ra.

¿El ar­te pa­ga bien o pa­ga mal?

Yo creo que pa­ga bien por­que el pa­go es in­me­dia­to y la sa­tis­fac­ción de ver lo que se es­tá ha­cien­do pues no da pa­gos pos­fe­cha­dos.

Y us­ted, ¿qué tan­to tie­ne de ar­tis­ta?

Soy ab­so­lu­ta­men­te ne­ga­da pa­ra el di­bu­jo o la pintura, na­da de na­da. Yo es­cri­bo, es­tu­dio y mon­to ex­po­si­cio­nes; de ahí na­da más. No soy una mu­jer or­ques­ta.

De acuer­do a su ex­pe­rien­cia, ¿cree en el ar­te y la cul­tu­ra en Cú­cu­ta?

Sí. Por ejem­plo, el te­ma de ‘La Lu­na­da del Ro­sa­rio An­ti­guo’ em­pe­zó por un impulso de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro la gen­te se apro­pió de esa actividad que bus­ca in­te­grar­los con el ar­te con­tem­po­rá­neo. El año pa­sa­do, los ar­tis­tas nos con­ta­ban que la gen­te lle­ga­ba a pre­gun­tar qué iban a mos­trar. Lo mis­mo pa­sa con el Mu­seo Nor­te de San­tan­der, te­ne­mos un flu­jo cons­tan­te de pú­bli­co que quie­re sa­ber de ar­te.

¿Qué ha sig­ni­fi­ca­do tra­ba­jar en el Mu­seo de Nor­te de San­tan­der?

La ciu­dad de­man­da­ba un mu­seo y aho­ra ne­ce­si­ta­mos que crez­ca. Es­te año, es­ta­mos pre­pa­ran­do una ex­po­si­ción so­bre his­to­ria de la medicina y va­mos a con­tar va­rias historias del de­par­ta­men­to con un pro­yec­to de me­mo­ria his­tó­ri­ca en el que es­pe­ra­mos unir­nos a la re­pa­ra­ción sim­bó­li­ca de las víc­ti­mas. Es­te úl­ti­mo lo es­ta­mos tra­ba­jan­do con va­rias ins­ti­tu­cio­nes y es un te­ma apa­sio­nan­te.

¿Qué fal­ta pa­ra ter­mi­nar de con­so­li­dar ese uni­ver­so cul­tu­ral?

Ha­ce fal­ta una es­cue­la de ar­te. Hay ar­tis­tas muy bue­nos, pe­ro ade­más se ne­ce­si­ta cre­cer en otras áreas pa­ra en­ten­der que el ar­te no es so­lo la pro­duc­ción de ob­je­tos. Aquí hay bue­nos ar­tis­tas y mu­cha gen­te re­fle­xio­nan­do res­pec­to al te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.