Azú­car,

Un enemi­go si­len­cio­so pa r a l a s a l u d

La O (Cúcuta) - - Salud -

Tal vez ha es­cu­cha­do a los mé­di­cos de­cir que el consumo ex­ce­si­vo de azú­car pue­de ser per­ju­di­cial, y us­ted sin du­da ha op­ta­do por otros sus­ti­tu­tos que cum­plan la mis­ma fun­ción en­dul­zan­te; sin em­bar­go, es­tos tam­bién pue­den re­sul­tar con­tra­pro­du­cen­tes.

In­ves­ti­ga­cio­nes han lle­va­do a los es­pe­cia­lis­tas a con­cluir que es el azú­car, y no la grasa, el cul­pa­ble del au­men­to de pe­so, el da­ño en el me­ta­bo­lis­mo y el au­men­to en la pre­sión ar­te­rial, en­tre otras do­len­cias.

Es el ca­so de Lo­re­na, una jo­ven de 18 años, es­tu­dian­te de ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas. Ama los dul­ces, to­ma 2 o 3 va­sos de ga­seo­sas al día y agre­ga ade­re­zos a sus co­mi­das.

Ella mi­de 1,62 me­tros y su pe­so cor­po­ral es de 70 ki­los, 15 por en­ci­ma del que de­be­ría te­ner, se­gún la ta­bla de pe­so re­co­men­da­da por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Aún cons­cien­te de su so­bre­pe­so, no vio ne­ce­sa­ria una va­lo­ra­ción mé­di­ca has­ta que co­men­zó a su­frir de fa­ti­ga, sed in­con­tro­la­ble, vi­sión bo­rro­sa y cos­qui­lleo en sus ex­tre­mi­da­des.

El diag­nós­ti­co: dia­be­tes ti­po 1 e hí­ga­do gra­so. Has­ta ese mo­men­to en­ten­dió que de­bía cam­biar sus há­bi­tos de vi­da: dis­mi­nuir el consumo de ga­seo­sas y em­pa­que­ta­dos, pro­duc­tos con al­tos ni­ve­les de azú­car y que han dis­pa­ra­do sus ni­ve­les de glu­co­sa en el or­ga­nis­mo.

Al te­ra­peu­ta ho­lís­ti­co Ti­to Al­ber­to Quintero es­te ti­po de tes­ti­mo­nios se le ha vuel­to re­cu­rren­te.

“El azú­car se usa co­mo adi­ti­vo en los ali­men­tos y su consumo ex­ce­si­vo pue­de ac­ti­var las mis­mas áreas del ce­re­bro co­mo lo pue­de ha­cer una dro­ga co­mo la co­caí­na. En la po­bla­ción cu­cu­te­ña ve­mos que hay una in­ci­den­cia al­ta de mu­je­res con so­bre­pe­so por el abu­so de azú­car, de­bi­do al es­trés, a los ma­los há­bi­tos ali­men­ti­cios y la an­sie­dad”, re­ve­la.

Acla­ra que aun­que el azú­car se ob­tie­ne de la ca­ña, que es de origen na­tu­ral, el pro­ble­ma re­cae en el agre­si­vo pro­ce­so quí­mi­co pa­ra re­fi­nar­la, ya que pier­de sus mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas.

Por su par­te, la nu­tri­cio­nis­ta Dassy Peña ex­pli­ca, se­gún las re­co­men­da­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, que “el lí­mi­te de consumo de azú­ca­res li­bres o agre­ga­dos (dis­tin­tos a los que con­tie­nen na­tu­ral­men­te fru­tas y ver­du­ras) de­be es­ta­ble­cer­se al­re­de­dor del 10% de la in­ges­ta to­tal dia­ria. Pe­ro lo ideal se­ría un 5%, que equi­va­le a 25 gra­mos, es de­cir, unas seis cu­cha­ra­di­tas de café”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.