Drea ovar

Des­de que soy Se­ño­ri­ta Co­lom­bia:

La O (Cúcuta) - - En Privad -

Le­jos de la pos­tu­ra tra­di­cio­nal de una rei­na que son­ríe, sa­lu­da y po­sa pa­ra las cá­ma­ras, se en­cuen­tra una mu­jer que de­fien­de el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, la adop­ción gay y los diá­lo­gos de paz. A un la­do que­da el pro­to­co­lo de una en­tre­vis­ta e ini­cia una con­ver­sa­ción so­bre el des­per­tar que de­ben te­ner los co­lom­bia­nos en la to­le­ran­cia, la acep­ta­ción y el per­dón.

Con­tra­rio a lo que mu­chos pue­den pen­sar, es­ta cho­coa­na de 22 años no pre­su­me las ven­ta­jas que tie­ne al lle­var el tí­tu­lo de Se­ño­ri­ta Co­lom­bia, tam­po­co ha­ce mu­cho én­fa­sis en la be­lle­za ni se preo­cu­pa por las crí­ti­cas so­bre su pe­so, sus me­di­das o su co­lor de piel.

An­drea To­var, quien ha­ce dos se­ma­nas es­tu­vo en Cú­cu­ta, de­mos­tró que no so­lo so­bre­sa­le por sus 1.79 me­tros de es­ta­tu­ra, tam­bién por su com­pro­mi­so en la la­bor so­cial con jó­ve­nes y ni­ños en con­di­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad.

“Mi lle­ga­da a Cú­cu­ta no so­lo de­mues­tra que el Con­cur­so Na­cio­nal de la Be­lle­za es­tá com­pro­me­ti­do con las cau­sas so­cia­les, sino que no­so­tras co­mo re­pre­sen­tan­tes del país tam­bién es­ta­mos com­pro­me­ti­das pa­ra apo­yar es­ta la­bor”.

En su re­co­rri­do por la ciu­dad vi­si­tó di­fe­ren­tes fun­da­cio­nes que se be­ne­fi­cia­rán con los fon­dos del des­fi­le ‘Mo­da y be­lle­za con un pro­pó­si­to’, even­to en el que par­ti­ci­pó jun­to con la vi­rrei­na na­cio­nal, Da­nie­la He­rre­ra, la pri­me­ra y se­gun­da prin­ce­sa, Ale­jan­dra Ochoa y María Ca­mi­la So­lei­be, res­pec­ti­va­men­te.

Y, aun­que re­co­rre el país co­mo em­ba­ja­do­ra so­cial, re­co­no­ce que su tra­ba­jo con la co­mu­ni­dad vie­ne des­de ha­ce va­rios años con ini­cia­ti­vas en las que re­cau­da ali­men­tos, úti­les es­co­la­res y ro­pa.

Pe­ro es qui­zás la cam­pa­ña ‘Cho­có, con to­dos sus cua­der­nos’ la que ha lle­ga­do a ins­ti­tu­cio­na­li­zar­se sien­do una “ini­cia­ti­va a la que se han uni­do otros cho­coa­nos en la re­co­lec­ción de úti­les es­co­la­res. Es­te año se en­tre­ga­ron 5.000 cua­der­nos, y lo que que­re­mos con es­to es dar­les una opor­tu­ni­dad a los ni­ños que quie­ren sa­lir ade­lan­te”.

Sin em­bar­go, más allá de ese sen­ti­do so­cial que lle­va en su san­gre, la be­lla cho­coa­na no ha te­ni­do un ca­mino fá­cil co­mo Se­ño­ri­ta Co­lom­bia de­bi­do a las cons­tan­tes crí­ti­cas, que se mul­ti­pli­can en las re­des so­cia­les ca­ta­lo­gán­do­la co­mo la ‘rei­na de las ci­ru­gías’.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su vi­da, su par­ti­ci­pa­ción en Miss Uni­ver­so y las crí­ti­cas so­bre su pe­so.

En una rei­na siem­pre se ve la po­si­ción co­rrec­ta al ha­blar de te­mas que to­can la sen­si­bi­li­dad de una so­cie­dad con­ser­va­do­ra co­mo lo es el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio o la adop­ción de ni­ños por pa­re­jas gay, ¿cuál es su po­si­ción?

No­so­tros de­be­mos res­pe­tar lo que la gen­te quie­re por­que ni el amor ni el co­ra­zón tie­nen eti­que­ta. La pre­fe­ren­cia no nos qui­ta va­lo­res ni prin­ci­pios y un ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio es so­lo la de­ci­sión de dos per­so­nas de es­tar jun­tas pa­ra for­mar un ho­gar.

En la adop­ción tam­bién hay que res­pe­tar las di­fe­ren­cias y dar­les la opor­tu­ni­dad tan­to a los ni­ños co­mo a esas fa­mi­lias, pe­ro con cier­tas re­glas que ga­ran­ti­cen su bue­na edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.