Dió de­ci e entr ser

La O (Cúcuta) - - En Privado -

Siem­pre res­pi­ró, sin­tió y vi­vió el ar­te de di­fe­ren­tes for­mas. Su ma­dre, Ol­ga Lu­cía Vélez, es pin­to­ra, y su pa­dre, Pe­pe Cá­ce­res, ha si­do con­si­de­ra­do uno de los me­jo­res to­re­ros de Co­lom­bia.

Re­co­no­ce que en el co­le­gio no tu­vo un buen ren­di­mien­to, pe­ro sí una gran crea­ti­vi­dad pa­ra so­bre­sa­lir en ac­ti­vi­da­des ar­tís­ti­cas que com­bi­na­ban el teatro, la dan­za y la pintura.

Aun­que in­ten­tó se­guir los pa­sos de su pa­dre, en­tran­do al rue­do pa­ra ca­po­tear los to­ros, no lo­gró aco­mo­dar­se a ese es­ti­lo de vi­da que pa­re­cía ha­ber he­re­da­do.

Por eso, de­jó a un la­do el ca­po­te, el tra­je de luces y las pla­zas, e ini­ció su ca­rre­ra en la ac­tua­ción, don­de has­ta aho­ra ha lo­gra­do con­ven­cer con su ta­len­to y su in­ter­pre­ta­ción.

Se­bas­tián Es­la­va no es­tá le­jos de con­ver­tir­se en el nue­vo galán de las te­le­no­ve­las co­lom­bia­nas, pe­ro ese es un te­ma que po­co pa­re­ce in­tere­sar­le; por aho­ra pre­fie­re que se le re­co­noz­ca por ser el ac­tor y el con­ta­dor de historias.

En diez años, ha pa­sa­do por pro­duc­cio­nes co­mo ‘Francisco, el ma­te­má­ti­co’, ‘Aquí no hay quien vi­va’, ‘La viu­da ne­gra’ ‘Mamá tam­bién’, ‘Ni­ños ri­cos po­bres pa­dres’, en­tre otras, que le han per­mi­ti­do ex­plo­rar di­fe­ren­tes fa­ce­tas ac­to­ra­les.

“Quie­ro lle­gar le­jos en mi ca­rre­ra, pe­ro di­ga­mos que me ha que­da­do un po­co com­pli­ca­do en al­gu­nos ca­sos por­que he te­ni­do que es­tar ba­jo la som­bra de mi pa­dre, Pe­pe Cá­ce­res, quien fue una per­so­na re­co­no­ci­da en Co­lom­bia. Siem­pre es­tá el co­men­ta­rio de que si voy a lle­gar a ser co­mo mi pa­dre o no; y eso pa­ra mí ha si­do uno de los gran­des obs­tácu­los que he te­ni­do que ir su­peran­do”.

Aho­ra, experiment­a la reali­dad del país co­mo pro­ta­go­nis­ta de ‘ La ni­ña’, la se­rie más vis­ta por los co­lom­bia­nos, re­fle­xio­na so­bre el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do que tie­ne el mun­do de los re­in­ser­ta­dos, la fir­ma de la paz y la im­por­tan­cia de edu­car a los ni­ños.

Re­co­no­ce que an­tes de per­so­ni­fi­car a Ma­nuel Mon­sal­ve, un pa­ra­mi­li­tar que de­ci­de re­gre­sar a la vi­da ci­vil, no se in­tere­sa­ba mu­cho en la reali­dad del país ni lo que ha sig­ni­fi­ca­do ese pa­sa­do de vio­len­cia de mu­chos co­lom­bia­nos.

Pe­ro su per­cep­ción cam­bió cuan­do co­no­ció a va­rios re­in­ser­ta­dos, en­tre ellos un ex­pa­ra­mi­li­tar; en­ten­dió que las historias de vi­da van más allá, es de­cir, mu­chos de ellos sien­do ni­ños fue­ron re­clu­ta­dos for­zo­sa­men­te, otros hu­ye­ron de sus ca­sas por el mal­tra­to o por­que cre­ye­ron que iban a en­con­trar la pro­tec­ción de una fa­mi­lia.

“Nor­mal­men­te, no­so­tros juz­ga­mos a las per­so­nas y las til­da­mos de ‘bue­nas’ o ‘ma­las’ so­lo por ha­ber co­no­ci­do una pe­que­ña par­te de sus vi­das, y mos­trar ese otro la­do de la gen­te fue lo que me hi­zo cam­biar mi per­cep­ción”.

De pron­to, esa gue­rra que se libra en zo­nas ru­ra­les con cien­tos de víc­ti­mas se hi­zo más cer­ca­na con per­so­nas de car­ne y hue­so, a las que co­no­ció, en­ten­dió y acep­tó.

“Mi ex­pe­rien­cia ha si­do de cre­ci­mien­to, por­que me doy cuen­ta de que no he vi­vi­do na­da pa­re­ci­do a ellos y cuan­do pien­so en mi personaje y lo que tie­ne que vi­vir, veo que lo que me pa­sa no es tan gra­ve”.

En en­tre­vis­ta con La Ó ha­bló de su in­ter­pre­ta­ción, sus pro­yec­tos, su pa­dre y el por qué fi­nal­men­te de­ci­dió no ser to­re­ro.

Es­te es su pri­mer pro­ta­gó­ni­co, ¿cree que se arries­gó de­ma­sia­do con una his­to­ria que des­pier­ta la crí­ti­ca y la con­tro­ver­sia?

No, creo que es un personaje que qui­sie­ra ha­cer cual­quier ac­tor. Ade­más, es­ta­mos en un mo­men­to crí­ti­co y la te­le­vi­sión pue­de ha­cer que la gen­te cam­bie un po­co la per­cep­ción que tie­ne de las per­so­nas que es­tán re­gre­san­do a la vi­da ci­vil. En es­te ca­so, mi personaje es un pa­ra­mi­li­tar que se re­in­te­gra a la so­cie­dad y tie­ne que lu­char con to­do su pa­sa­do pa­ra acep­tar­lo o de­jar­lo ir de al­gu­na for­ma.

¿Qué pa­pel cree que jue­ga en es­ta se­rie, don­de se po­ne a prue­ba la ca­pa­ci­dad de acep­tar y per­do­nar?

Mi es­pe­ran­za es­tá en que la gen­te real­men­te en­tien­da lo que es­ta­mos con­tan­do, y que oja­lá re­fle­xio­nen so­bre có­mo se es­tá tra­tan­do a la gen­te que sa­le del mun­do de la gue­rra, y que mu­chas ve­ces le he­mos ce­rra­do la puer­ta so­lo por su his­to­ria de vi­da.

En Co­lom­bia se desa­rro­lla una gue­rra que afec­ta a to­dos, ¿có­mo cree que se de­be ex­pli­car o edu­car a los ni­ños?

Mi po­si­ción es fren­te a lo que de­ben ha­cer los pa­dres con los ni­ños, creo que lo más im­por­tan­te es ser ejem­plo. Si hay un buen ejem­plo en los ho­ga­res, no im­por­ta lo que ocu­rra al­re­de­dor y más que ce­rrar la co­mu­ni­ca­ción pa­ra que no se­pan de la vio­len­cia o de la gue­rra de nues­tro país, es ne­ce­sa­rio ha­blar­les pa­ra que lo en­tien­dan.

Ha­blar de la rein­ser­ción es tam­bién la acep­ta­ción, ¿es­tá pre­pa­ra­do pa­ra com­par­tir con esas per­so­nas que quie­ren una se­gun­da opor­tu­ni­dad?

Las per­so­nas que atra­vie­san por es­te pro­ce­so vi­ven unas frus­tra­cio­nes que no­so­tros no nos ima­gi­na­mos, sen­ci­lla­men­te por­que lo he­mos te­ni­do to­do en la vi­da. Así que de­be­mos tra­tar de acep­tar to­do lo que sen­ti­mos y no tra­tar de cul­par­los, así co­mo ellos no pue­den cul­par a na­die de su si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.