La rei­na de los

La O (Cúcuta) - - En Privad -

Por eso, des­de ya se con­cen­tra en lo que se­rá su pre­pa­ra­ción en Bo­go­tá, don­de es­ta­rá por va­rios me­ses asu­mien­do su rol co­mo re­pre­sen­tan­te de la be­lle­za.

“Ten­go cla­ro que pa­ra so­bre­sa­lir de las de­más can­di­da­tas es ne­ce­sa­rio te­ner se­gu­ri­dad en ca­da pa­so, pe­ro so­bre to­do ca­ris­ma y ale­gría pa­ra con­ta­giar al pú­bli­co”.

Aho­ra lu­ce tran­qui­la y op­ti­mis­ta fren­te a su gran re­to co­mo Se­ño­ri­ta Nor­te de San­tan­der, sin de­jar a un la­do el sen­ti­mien­to de que es­te año to­dos los nor­te­san­tan­de­rea­nos vuel­ven a so­ñar con la se­gun­da co­ro­na de la be­lle­za na­cio­nal.

Y aun­que se mues­tra con­fia­da en el buen pa­pel que desem­pe­ña­rá, no nie­ga que ten­drá una fuer­te com­pe­ten­cia con las re­pre­sen­tan­tes que siem­pre se han mos­tra­do co­mo fa­vo­ri­tas.

“Lo im­por­tan­te es no per­der la esen­cia de lo que soy; creo que eso es lo más im­por­tan­te pa­ra es­tar en el gru­po de las fa­vo­ri­tas”.

En en­tre­vis­ta con La Ó con­tó al­gu­nos de­ta­lles de su vi­da, de có­mo es­pe­ra lle­gar a Car­ta­ge­na y de su pa­pel co­mo rei­na.

Ce­le­brar el Día del Pa­dre es agra­de­cer el amor in­con­di­cio­nal, el ejem­plo y el apo­yo cons­tan­te de quie­nes día a día se des­ve­lan por la fe­li­ci­dad de sus hi­jos.

Es va­lo­rar su es­fuer­zo pa­ra que na­da fal­te en ca­sa, pe­ro so­bre to­do es re­co­no­cer que sus con­se­jos opor­tu­nos han lo­gra­do trans­cen­der en la for­ma­ción que han da­do a sus hi­jos.

Por eso, hoy ex­ten­de­mos nues­tra fe­li­ci­ta­ción a los pa­dres y ha­ce­mos un re­co­no­ci­mien­to a su la­bor con dos his­to­rias que evi­den­cian una re­la­ción de com­pren­sión y com­pa­ñía.

Asi­mis­mo, ellos de­mues­tran que tie­nen un la­zo más fuer­te que el de pa­dres e hi­jos, pues son com­pa­ñe­ros de ne­go­cios, com­par­ten sus pa­sa­tiem­pos y prac­ti­can los mis­mos de­por­tes.

de pron­to frus­tra. Ló­gi­co, que uno tra­ta de orien­tar­los, res­pal­dar­los”.

A Juan Pa­blo nun­ca le in­cul­có el fút­bol. Lo lle­va­ba a los par­ti­dos so­la­men­te pa­ra sa­lir a po­sar a la can­cha. De­jó que cre­cie­ra y es­co­gie­ra. Y en efec­to, ju­gó fút­bol, pe­ro com­pi­tió co­mo te­nis­ta y es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción de ho­te­le­ría y tu­ris­mo. Hoy se ha con­ver­ti­do en su mano de­re­cha en los res­tau­ran­tes. Mien­tras que su hi­ja Da­nie­la ter­mi­na co­mu­ni­ca­ción so­cial.

Hoy se sien­te sa­tis­fe­cho con la de­ci­sión de su hi­jo pues siem­pre se pre­gun­ta­ba en ma­nos de quién que­da­ría el ne­go­cio que le­van­tó du­ran­te 35 años, con tan­to es­fuer­zo. A su hi­jo lo ad­mi­ra por su es­pí­ri­tu in­ves­ti­ga­dor y ca­da día tra­ta de es­tar al día.

Lón­de­ro ate­rri­zó en el ne­go­cio de la pa­rri­lla por­que el fút­bol no era ren­ta­ble cuan­do ju­gó en el De­por­ti­vo Pe­rei­ra, ni en el In­de­pen­dien­te Me­de­llín, ni mu­cho me­nos en el Cú­cu­ta De­por­ti­vo, a pe­sar de ha­ber de­ja­do 205 go­les en los dis­tin­tos ar­cos. Ha­bía que sos­te­ner a la fa­mi­lia y era lo úni­co que ha­bía vis­to en ca­sa de sus abue­los y de su pa­dre en Ar­gen­ti­na. Apren­dió a co­no­cer de ma­du­ra­ción, de tér­mino, pe­ro de co­ci­na, na­da. Y esa he­ren­cia la ha he­re­da­do su hi­jo que hoy atien­de Lon­de­ro’s Ex­press.

Lo más di­fí­cil de su rol de pa­pá es la épo­ca en que le to­có criar. “No, no es que sea más di­fí­cil edu­car al hi­jo a la hi­ja. La di­fe­ren­cia es la épo­ca. An­tes, era más fá­cil. Aho­ra es más com­pli­ca­do.

Con su hi­jo exis­ten más di­fe­ren­cias que co­sas en co­mún. Por ejem­plo, a los dos les gus­ta el fút­bol, pe­ro Hu­go Ho­ra­cio es hin­cha del Ri­ver Pla­te y Juan Pa­blo, del Bo­ca Ju­nior. Su hi­jo es se­gui­dor del del Me­de­llín mien­tras que él siem­pre la va al Na­cio­nal. Lón­de­ro jue­ga golf y Juan Pa­blo, te­nis.

El Día del Pa­dre en la fa­mi­lia Lón­de­ro Delgado pa­sa ca­si que inad­ver­ti­do. Se acos­tum­bra a sa­lu­dar­se bien tem­prano y em­pe­zar la ru­ti­na en los ne­go­cios. Los re­ga­los tam­po­co abun­dan. “Ten­go po­ca ini­cia­ti­va pa­ra re­ga­lar”, ase­gu­ra Lón­de­ro, mien­tras que Juan Pa­blo ati­na siem­pre a in­ver­tir en ro­pa ca­sual y de­por­ti­va pa­ra su pa­pá. “Es lo que más usa”.

“Mi pa­pá fue fle­xi­ble”

Juan Pa­blo Lón­de­ro Delgado de­fi­ne a su pa­pá co­mo ho­nes­to, sin­ce­ro y de­di­ca­do. Lo ad­mi­ra por su en­tre­ga, por su per­se­ve­ran­cia y con­si­de­ra que eso lo ha he­cho exi­to­so en su res­tau­ran­te. Pe­ro a pe­sar de no ha­ber si­do tan con­sen­ti­dor, sí fue muy fle­xi­ble, so­bre to­do en la épo­ca de es­tu­dian­te.

No ha sen­ti­do nin­gún va­cío en su vi­da por la pro­fe­sión que tu­vo su pa­dre co­mo ju­ga­dor, pe­ro re­cuer­da que cuan­do te­nía unos sie­te años se ves­tía de ar­que­ro y sa­lía a la can­cha a acom­pa­ñar a su pa­pá que ju­ga­ba en el De­por­ti­vo Pe­rei­ra.

Tam­bién ju­gó fút­bol en el co­le­gio, en el equi­po de la li­ga, al­can­zó a es­tar en la se­lec­ción nor­te y com­pi­tió en unos in­ter­co­le­gia­dos na­cio­na­les. Pe­ro el te­nis le lla­mó más la aten­ción y com­pi­tió du­ran­te cin­co años en di­fe­ren­tes tor­neos. En el es­ta­dio Ge­ne­ral San­tan­der tam­bién acom­pa­ñó a su pa­pá y se que­da­ba pa­tean­do la­tas con los de­más ni­ños que iban al par­ti­do.

Aho­ra que es pa­pá de Mariana, de 13 y Pa­blo de 11 años, le ha cam­bia­do la pers­pec­ti­va de la vi­da. “Es muy in­tere­san­te, de mu­cha res­pon­sa­bi­li­dad, to­do gi­ra al­re­de­dor de ellos. Y la es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar es fun­da­men­tal has­ta pa­ra el éxi­to de los ne­go­cios”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.