Ale­xan­dra Mon­to­ya,

una voz de in­ge­nio y crea­ti­vi­dad

La O (Cúcuta) - - Personaje -

Es re­co­no­ci­da por las icó­ni­cas imi­ta­cio­nes de Na­ta­lia Pa­ris, Pao­la Tur­bay, Sha­ki­ra, In­grid Be­tan­court, en­tre otras, pe­ro tam­bién por la crea­ción de di­ver­ti­dos per­so­na­jes co­mo ‘la bo­ya­cen­se’, ‘la ca­cha­ca’ o ‘la pa­to­ji­ta’.

Su in­ge­nio, crea­ti­vi­dad y hu­mor crí­ti­co, la han lle­va­do a crear más de cua­ren­ta vo­ces con las que no so­lo le ‘can­ta la ta­bla’ a unos cuan­tos po­lí­ti­cos, tam­bién mues­tra la reali­dad que se vi­ve en las es­fe­ras eco­nó­mi­cas y so­cia­les del país.

Ale­xan­dra Mon­to­ya, una de las vo­ces fe­me­ni­nas del programa ‘La Lu­ciér­na­ga’, de Ca­ra­col Ra­dio, ce­le­bra más de 20 años en los mi­cró­fo­nos ra­dia­les, don­de ha vis­to el cre­ci­mien­to, apren­di­za­je y re­co­no­ci­mien­to del ta­len­to in­na­to que tie­ne pa­ra imi­tar.

Se gra­duó co­mo co­mu­ni­ca­do­ra so­cial en la Uni­ver­si­dad Ex­ter­na­do de Co­lom­bia, una for­ma­ción que pen­sa­ba ser­vi­ría pa­ra tra­ba­jar en te­le­vi­sión, fren­te a las cá­ma­ras o de­trás de ellas, pe­ro no en las ca­bi­nas de ra­dio.

No lle­gó a ima­gi­nar­se que las vo­ces que ha­cía pa­ra imi­tar a sus pro­fe­so­res o com­pa­ñe­ros de cla­se se­rían de al­gún mo­do el en­tre­na­mien­to pa­ra el rum­bo que to­ma­ría su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Tam­bién re­co­no­ce que de pe­que­ña so­lía ha­blar con acen­tos de mu­jer pai­sa, es­pa­ño­la, ar­gen­ti­na o me­xi­ca­na, sin dar una tras­cen­den­cia ma­yor a lo que sig­ni­fi­ca­ba esa mo­du­la­ción. Y no pen­só que de es­to vi­vi­ría al­gún día.

En su vi­si­ta a Cú­cu­ta ha­bló de su pa­so por la ciu­dad, sus re­tos y los per­so­na­jes que la acom­pa­ñan en su ma­le­ta.

¿Se apren­de a ser imi­ta­dor o es al­go que vie­ne en su ge­né­ti­ca?

No sé si es ge­né­ti­co, pe­ro sí pue­do de­cir que hay mu­cho sen­ti­do del hu­mor en mi fa­mi­lia, ca­da uno con su es­ti­lo. Di­ga­mos que en las imi­ta­cio­nes, yo lo hi­ce en un mo­men­to es­pe­cial de mi vi­da y fun­cio­nó.

¿De qué se de­cla­ra una eter­na re­vo­lu­cio­na­ria?

Cuan­do de­bo des­ta­car el pa­pel de la mu­jer en un mo­men­to es­pe­cial, en eso me de­cla­ro una re­vo­lu­cio­na­ria. Es muy bo­ni­to cuan­do se des­ta­can la­bo­ral­men­te, re­ci­ben un pre­mio o exi­gen sus de­re­chos. Tam­bién es­tá la de­ci­sión de ser ma­dre sol­te­ra por­que es co­mo de­cir: us­te­des mu­je­res sa­ben có­mo pue­den ma­ne­jar su cuer­po y so­lo us­te­des to­man las de­ci­sio­nes.

La voz crí­ti­ca de sus per­so­na­jes, ¿han ca­mu­fla­do su crí­ti­ca fren­te a un te­ma de­ter­mi­na­do?

Cla­ro que sí por­que a tra­vés de las imi­ta­cio­nes hay anes­te­sia pa­ra de­cir mu­chas co­sas y di­ga­mos que es una for­ma di­rec­ta de lle­gar a don­de ne­ce­si­ta­mos que se oi­ga, ya sea por­que le cuen­ten o por­que la oyó. Eso ge­ne­ra un im­pac­to.

¿Al po­der de quién le ha te­mi­do a la ho­ra de imi­tar?

No. He imi­ta­do sin pen­sar en el po­der por­que he imi­ta­do con res­pe­to a de­ter­mi­na­das per­so­nas; en al­gún mo­men­to es­tu­ve con el ex­pre­si­den­te Er­nes­to Sam­per y con el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos, y su in­ves­ti­du­ra no fue im­pe­di­men­to pa­ra ha­cer una imi­ta­ción.

¿Cuál ha si­do la ver­dad más du­ra de con­tar a tra­vés de sus per­so­na­jes?

He­mos te­ni­do no­ti­cias muy di­fí­ci­les en es­tos 24 años que lle­va ‘La Lu­ciér­na­ga’ al ai­re, aun­que yo so­lo lle­vó 21. Por ejem­plo, uno fue ha­ce dos años, en Bo­go­tá, con los ni­ños del Co­le­gio Agus­ti­niano en el que una ma­qui­na­ria pe­sa­da ca­yó co­bre en el bus en el que se trans­por­ta­ban. En su mo­men­to, la muer­te de Jai­me Gar­zón, por el per­so­na­je que era y las con­di­cio­nes en que fue ase­si­na­do.

¿A quién ha si­do di­fí­cil ‘can­tar­le la ta­bla’?

No sé. Lo cier­to es que los per­so­na­jes que ha­ce­mos en el programa tie­nen la vir­tud de que pue­den con­tar mu­chas co­sas y a quie­nes no les gus­ta lo que ha­ce­mos pues se tie­nen que li­mi­tar a que la gen­te pue­da crear opi­nión o de­cir co­sas dis­tin­tas. Y lo que ha­ce­mos con el programa, a tra­vés de los per­so­na­jes, es una crí­ti­ca de lo que pa­sa en la vi­da del país.

¿Cuál es su ma­yor desafío?

Pro­fe­sio­nal­men­te quie­ro se­guir des­ta­cán­do­me en las imi­ta­cio­nes con nue­vas vo­ces y una voz no co­mo imi­ta­do­ra sino co­mo Ale­xan­dra Mon­to­ya. Co­mo per­so­na ten­go el desafío de ser una bue­na ma­dre en­se­ñán­do­le va­lo­res y prin­ci­pios a mi hi­jo.

¿A quién con­si­de­ra un maes­tro de la imi­ta­ción?

No he te­ni­do un maes­tro, pe­ro ad­mi­ro y es­toy eter­na­men­te agra­de­ci­da con vo­ces co­mo la de Gui­ller­mo Díaz Sa­la­man­ca, Al­ber­to Pie­drahi­ta Pacheco y Her­nán Pe­láez. Creo que esa es­cue­la con la que he po­di­do com­par­tir ha si­do un pri­vi­le­gio, por­que he po­di­do co­no­cer un po­qui­to de ellos en su dis­ci­pli­na y su ca­rác­ter, y de al­gu­na ma­ne­ra in­flu­ye­ron pa­ra for­mar­me en el te­ma pro­fe­sio­nal.

“Cú­cu­ta es una ciu­dad que de­be reír­se y ne­ce­si­ta reír­se, y qué bueno que sea con ‘La Lu­ciér­na­ga’ pa­ra con­tri­buir con ese grano de are­na”. -Ale­xan­dra Mon­to­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.